Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

22
Oct 2011
Opiniones

Ordenadores de sobremesa y ergonomía

El otro día Quique hablaba en su interesante artículo Escritorio afuera sobre la convergencia futura entre interfaces de usuario de móviles y ordenadores de sobremesa. Permítanme razonar un poco desde otro punto de vista, la ergonomía. El artículo es largo así que tome su copa, ponga su música, siéntese y lea.

La ergonomía es, según el Diccionario de la Real Académia Española, el estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina. De un modo menos pretencioso diremos que estudia la forma más cómoda y productiva en la que un ser humano emplee cualquier máquina, en general para aumentar la productividad.

Si un diseñador diseña una máquina que debe usarse en una posición incómoda que aunque produce mucho hace que el trabajador sufra de dolores musculares y termine pidiendo bajas la productividad no es buena, así que un estudio ergonómico sobre el problema hará que hombre y máquina se integren mejor, el sufra menos y la productividad suba.

Esto se viene aplicando a los ordenadores desde el principio. ¿Cual es la forma más ergonómica de usar un dispositivo de sobremesa? Como Quique introducía el otro día nuestro sistema de emplear un ordenador con ratón y pantalla con ventanas etcetera fue diseñado en Xerox PARC, el Xerox Alto, en 1972/1973 desde entonces Apple primero y Microsoft después (o viceversa) copiaron el concepto y usamos de ese modo los ordenadores de sobremesa. Evidentemente el uso de pantalla y teclado moderno viene desde la época de las IBM Selectric (1961) y otras máquinas y teletipos, copiando en cualquier caso los de las máquinas de escribir que datan de 1868 (identificables como tales) y la pantalla de ordenador apareció comercialmente en 1981 (el monitor que no la TV, claro).

En todo ese tiempo hemos usado los ordenadores igual. Han aparecido nuevas enfermedades achacables a su uso como el síndrome de túnel carpiano, y otras enfermedades como lumbalgias y problemas cervicales. Los departamentos de RRHH de las empresas, de prevención de riesgos y organismos oficiales, constantemente luchan con los usuarios empresariales para que adopten una posición correcta en sus mesas antes sus equipos. Los expertos en ergonomía aliados con los oftalmólogos, reumatólogos y traumatólogos sacan periódicamente recomendaciones sobre como sentarnos y poner el cuerpo ante el ordenador.

La realidad es que ningún trabajador adopta una posición tan «natural» ante la pantalla, pero lo que si que es cierto es que muchas de esas recomendaciones, los que usamos mucho los ordenadores, las adoptamos. Ahora mismo por ejemplo, cumplo la de los brazos en 90 grados, el borde superior de la pantalla a la altura de los ojos, los brazos sobre los reposabrazos y las muñecas casi, casi, están horizontales.

Pero lo que no han hecho los diseñadores de ordenadores ni los expertos en ergonomía en todo este tiempo es modificar ni recomendar que se diseñen los ordenadores de otro modo, o al menos no lo han hecho de una forma suficientemente mediática.

Quiere decir esto que no hay alternativas. Por supuesto que las hay. Tomemos el ejemplo de películas de ciencia ficción, donde generalmente encontramos métodos alternativos de uso de las computadoras. La primera que nos viene a la memoria es «Minority Report». En esa película el agente Anderton usaba un interface gestual sobre pantallas puede que holográficas pero desde luego virtuales. El agente se situaba en medio de una sección de esfera donde aparecían las pantallas virtuales y gracias a unos sensores en manos y dedos haciendo grandes gestos movía las ventanas, abría ficheros, etc…

¿Alguien se imagina estar 8 horas al día de píe en medio de una sección esférica haciendo movimientos de ballet para mover las ventanas? Y de hecho no vemos como teclea, bueno si, intuimos que con un interface de voz. Volveré sobre los interfaces de voz. Espero que no llegue a darse este futuro… y por varios motivos, como nos contaron en la película.

Otros interfaces alternativos podemos verlos en las actuales consolas. La primera fue Nintendo Wii que mediante un mando con cámara de vídeo infraroja y unos leds infrarojos encima de la pantalla detectaba el movimiento del mando. Yo he usado este sistema para incluso teclear, y al igual que el IU de Minority Report resulta cansado al cabo de un rato. De hecho Nintendo vendió y vende su consola como un gran elemento para realizar ejercicios físicos.

Posteriormente Sony y Microsoft sacaron sus interfaces «distintos». Sony mediante una cámara de vídeo que detecta el movimiento del mando gracias a una especie de Chupa Chus de colores que montan en su punta. Microsoft, mucho más sofisticado, con una doble cámara que detecta literalmente los movimientos de todo nuestro cuerpo. Nota: Vease que en este caso la realidad supera a la ficción pues el sistema de Microsoft no necesita guantes especiales ni detectores en las manos para interactuar con nosotros y en Minority Report si.

Todos estos interfaces mencionados tienen el inconveniente de precisar mucho espacio para funcionar, cosa que en las oficinas y en algunas casas no tenemos, y muchos de ellos tienen el inconveniente de usar el reconocimiento de voz como entrada. ¿Es la voz un método de entrada más conveniente que el teclado?

Aunque los sistemas de entrada por voz tienen un tiempo ya y están bastante extendidos en ordenadores y consolas (yo lo usé por primera vez en la PS2 en el juego SOCOM Navy SEAL) la realidad es que debido a la presentación del iPhone 4S y del asistente por voz Siri se han vuelto más mediáticos.

Pese a que Apple pretenda venderlo como novedoso, yo vengo dictándole a mi Galaxy S2 desde el día que lo compré. Resulta cómodo cuando vas en coche o simplemente caminando dictarle al Whatsapp el mensaje que quieres enviar. ¿Pero es este un método bueno (asumiendo fiabilidad del 100%) en una oficina o en casa? Dificilmente. De entrada tenemos el problema de la privacidad. En ocasiones no queda otro remedio que escribir en el Whatsapp (el ejemplo que puse) el mensaje debido a su contenido o por estar en un entorno donde se exige silencio, una reunión por ejemplo. Y la privacidad y el volumen son el problema.

En una oficina de atención al cliente donde hay teleoperadoras estas llevan siempre cascos biaurales, no porque necesiten oir al cliente en estereo sino porque no deben distraerse oyendo las conversaciones de otras operadoras. Además se las emplaza en cubículos que hacen que el sonido de sus voces no se propague libremente. Por último los micrófonos requieren de canceladores de ruido para que no se mezclen las conversaciones. Pese a todo los centros de atención al cliente son sitios ruidosos y el confort del empleado vs al espacio que ocupa es lamentable debido a los cubículos.

¿Quiere usted estar hablándole a su PC 8 horas al día metido en un cubículo de 2 metros cuadrados? Espero que no. Los operadores de centro de atención al cliente tampoco en cuanto pueden van a otras actividades.

¿Qué nos deja esto? ¿Solo podemos tratar de interactuar con nuestras máquinas para meter datos usando el teclado? No, no podría decir esto y menos con el amigo Chulilla delante. Tenemos desde el año 2003 la tinta electrónica. Microsoft sacó un sistema de reconocimiento de escritura para su invento de los TabletPC en fecha tan temprana como 2003 con su Windows XP TabletPC Edition 2003. He sido usuario de tinta electrónica desde entonces pues ya XP reconocía a la perfección mi escritura tanto en inglés como castellano. Pero la realidad es que escribo mucho más deprisa y en un teclado que a mano. No se si solo soy yo. Creo que en general, alguien que haya dedicado cierto tiempo a escribir en un teclado termina por escribir mucho más rápido que con su propia letra aun haciéndola ilegible, que es mi caso. La tinta-e y el reconocimiento de escritura está genial para esos casos en los que estamos en una reunión tomando notas o en posiciones, de pié en medio de una obra, donde no podemos teclear a dos manos cómodamente. Si no me creen pruébenlo. Es una delicia. Pero en un escritorio, estar todo el día interactuando con el PC mediante nuestra escritura manuscrita creo que no. Solo de pensar el tener que haber escrito todo este texto a mano hace que me duelan hasta los dedos de los pies.

Entonces seguramente ya hemos resuelto la mitad de la ecuación. De momento, y hasta que saquen un sistema aun por descubrir incluso en la ciencia ficción, el mejor método de introducir información en un ordenador de sobremesa parece que es el teclado.

Vamos por la otra mitad. El ratón. Desde su aparición ha sido el método de posicionamiento predilecto. Aun sigue siendo el más empleado. Y en este caso alternativas hay. La primera que apareció fue el trackball que básicamente consistía en un ratón tradicional al que damos la vuelta y dejamos expuesta la bola. De ese modo nuestros dedos se mueven sobre la bola haciéndola moverse y con ello el puntero en pantalla. Yo fui un usuario convencido del trackball de Microsoft. El mio fue el primero, que sacó al mercado Microsoft en marzo de 1991 y se llamó Microsoft Ballpoint. Mediante un mecanismo de tuercas se acoplaba a un lado del teclado y mediante un cable se conectaba a la toma del ratón.

Por lo que sea los BallPoint y trackball en general entraron en desuso aunque aun empresas como Logitech y otros los siguen fabricando. La principal ventaja es que no precisábamos realizar movimientos con la mano y desplazar el ratón por la superficie siempre escasa de nuestros escritorios. Pero como digo no es muy popular.

Actualmente en mi iMac uso el Magic TrackPad que no deja de ser un trackpad como en el de la mayoría de los ordenadores portátiles, pero pensado para la sobremesa y de un tamaño mayor (los trackpad de Apple en los portátiles tienden a ser enormes en cualquier caso). De ese modo podemos mover el cursor sobre la pantalla deslizando el dedo sobre el trackpad y admite gestos como el de pinza para hacer zoom y otro largo etcetera. Aun es pronto para decir si sustituirá a los ratones, pero al fin y al cabo en los portátiles han sustituido a los ratones portátiles, los ingenios como el Ballpoint y a los molestos «clitomouse», pequeños joysticks gomosos en el centro del teclado del portátil que movíamos con el dedo indice o medio. Nota: Por favor si no entiende lo de «clitomouse» hágaselo mirar.

Y llegamos pues, después de unas 1700 palabras introductoras (¿alguien leyó hasta aquí?), a la alternativa que propone Microsoft en Windows 8 al uso del ratón. La pantalla táctil. Las pantallas táctiles no son ni con mucho novedosas. Llevan tiempo entre nosotros de una u otra forma. Actualmente son muy populares gracias a los smartphones. Pero la pregunta aquí es si en el entorno del escritorio, en un ordenador de sobremesa es una buena idea la pantalla táctil. Como ya apunté cuando hable del ejemplo de Minority Report, creo que no.

Por favor, sentado ante su ordenador de sobremesa, en la misma posición en la que teclea, levante su brazo derecho y apuntando con el indice toque cualquier palabra de este artículo en su pantalla. ¡No haga trampas! No separe la espalda del respaldo de la silla. Mantenga ahí el brazo, apuntando, si quiere haga pequeños círculos rodeando la palabra elegida. Siga sin bajarlo mientras lee. Por cierto ¿llega usted a tocar la pantalla con el dedo sin, como digo, hacer trampas? En muchos casos no. ¿Sigue con su dedo apuntando a la palabra? ¿Por qué no? ¿Se cansó? Fin de la argumentación.

Así esta imagen no deja de ser un gran producto de marketing pero un autentico «pain in the neck» que dicen los anglosajones.

Ya en su día en una keynote el finado Steve Jobs habló del iPad y de las pantallas táctiles en los ordenadores de sobremesa. Vino a decir que si bien las pantallas táctiles era una gran idea para dispositivos como el iPad no los veía en los actuales ordenadores de sobremesa y apuntaba a que la distancia a la que solemos poner las pantallas es superior a la de nuestros brazos y que mantener el brazo extendido hacia delante suspendido en el aire un buen rato era cualquier cosa menos cómoda. No negó que en algún momento las introdujeran, pero dijo que de hacerlo no sería con la posición actual de la pantalla.

En el vídeo que puse de mi hija usando nuestro HP TouchSmart 600 PC en esta otra entrada con Windows 8 se la vé como se acerca a la pantalla y juega, pero al igual que pasa con la Nintendo Wii o con el EyeToy de Sony o el Kinetic de Microsoft, es una experiencia que cansa.

Bien es cierto que este PC all-in-one táctil puede ser puesto cerca del cuerpo en posición atril y con un angulo de unos 40 grados y hace su uso táctil un poco más comodo para los brazos, pero ¿podemos estar 8 horas así? Una vez más los traumatólogos y los expertos en ergonomía nos dirán que no. Sentado normalmente ante el ordenador, baje el cuello hasta que la barbilla toque sobre su pecho. ¿Nota ese tirón en la base del cráneo y seguramente en sus vertebras cervicales? Mala idea estar así ocho horas al día. De hecho la gente que lleva poco tiempo escribiendo a máquina y necesita mirar constantemente el teclado sufre bastante más estando ante un ordenador que por ejemplo los administrativos ya más avezados que solo miran el teclado normalmente al poner tildes y otro tipo de signos en la escritura.

De modo que, al menos en este caso, el visionario Jobs tenía razón y ergonómicamente usar una pantalla táctil en los actuales escritorios y aun poniendo la pantalla en otra posición es una solución menos productiva y más dañina para la salud que el modo actual de interactuar con nuestros equipos.

Así que si eliminamos las entradas por gestos, pantallas táctiles, interfaces de voz, y otras formas aun más exóticas de interactuar con nuestros ordenadores de sobremesa, por todo lo expuesto, auguro un largo y fructífero futuro a nuestros teclados y a nuestros, ya sean ratones o trackpads en nuestros ordenadores tanto domésticos como de oficina.

Y eso que no he hablado de lo iracunda que se pone mi mujer al comprobar que la niña o yo probando Windows 8 le hemos llenado de huellas la pantalla del ordenador HP. Creo que el «momento CSI» que se produce en nuestros amados tablets y smartphones es más que suficiente para argumentar esto.

Muchas gracias si han llegado hasta aquí leyendo este artículo.

Por Mahjong | 13 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)