Acerca de...
El equipo
Encuestas
WinTablets

Encuesta

Si las WINTABLETs no pudiesen ejecutar aplicaciones de escritorio, ¿las seguirías usando?

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

22
Oct 2011
Opiniones

Ordenadores de sobremesa y ergonomía

El otro día Quique hablaba en su interesante artículo Escritorio afuera sobre la convergencia futura entre interfaces de usuario de móviles y ordenadores de sobremesa. Permítanme razonar un poco desde otro punto de vista, la ergonomía. El artículo es largo así que tome su copa, ponga su música, siéntese y lea.

La ergonomía es, según el Diccionario de la Real Académia Española, el estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina. De un modo menos pretencioso diremos que estudia la forma más cómoda y productiva en la que un ser humano emplee cualquier máquina, en general para aumentar la productividad.

Si un diseñador diseña una máquina que debe usarse en una posición incómoda que aunque produce mucho hace que el trabajador sufra de dolores musculares y termine pidiendo bajas la productividad no es buena, así que un estudio ergonómico sobre el problema hará que hombre y máquina se integren mejor, el sufra menos y la productividad suba.

Esto se viene aplicando a los ordenadores desde el principio. ¿Cual es la forma más ergonómica de usar un dispositivo de sobremesa? Como Quique introducía el otro día nuestro sistema de emplear un ordenador con ratón y pantalla con ventanas etcetera fue diseñado en Xerox PARC, el Xerox Alto, en 1972/1973 desde entonces Apple primero y Microsoft después (o viceversa) copiaron el concepto y usamos de ese modo los ordenadores de sobremesa. Evidentemente el uso de pantalla y teclado moderno viene desde la época de las IBM Selectric (1961) y otras máquinas y teletipos, copiando en cualquier caso los de las máquinas de escribir que datan de 1868 (identificables como tales) y la pantalla de ordenador apareció comercialmente en 1981 (el monitor que no la TV, claro).

En todo ese tiempo hemos usado los ordenadores igual. Han aparecido nuevas enfermedades achacables a su uso como el síndrome de túnel carpiano, y otras enfermedades como lumbalgias y problemas cervicales. Los departamentos de RRHH de las empresas, de prevención de riesgos y organismos oficiales, constantemente luchan con los usuarios empresariales para que adopten una posición correcta en sus mesas antes sus equipos. Los expertos en ergonomía aliados con los oftalmólogos, reumatólogos y traumatólogos sacan periódicamente recomendaciones sobre como sentarnos y poner el cuerpo ante el ordenador.

La realidad es que ningún trabajador adopta una posición tan “natural” ante la pantalla, pero lo que si que es cierto es que muchas de esas recomendaciones, los que usamos mucho los ordenadores, las adoptamos. Ahora mismo por ejemplo, cumplo la de los brazos en 90 grados, el borde superior de la pantalla a la altura de los ojos, los brazos sobre los reposabrazos y las muñecas casi, casi, están horizontales.

Pero lo que no han hecho los diseñadores de ordenadores ni los expertos en ergonomía en todo este tiempo es modificar ni recomendar que se diseñen los ordenadores de otro modo, o al menos no lo han hecho de una forma suficientemente mediática.

Quiere decir esto que no hay alternativas. Por supuesto que las hay. Tomemos el ejemplo de películas de ciencia ficción, donde generalmente encontramos métodos alternativos de uso de las computadoras. La primera que nos viene a la memoria es “Minority Report”. En esa película el agente Anderton usaba un interface gestual sobre pantallas puede que holográficas pero desde luego virtuales. El agente se situaba en medio de una sección de esfera donde aparecían las pantallas virtuales y gracias a unos sensores en manos y dedos haciendo grandes gestos movía las ventanas, abría ficheros, etc…

¿Alguien se imagina estar 8 horas al día de píe en medio de una sección esférica haciendo movimientos de ballet para mover las ventanas? Y de hecho no vemos como teclea, bueno si, intuimos que con un interface de voz. Volveré sobre los interfaces de voz. Espero que no llegue a darse este futuro… y por varios motivos, como nos contaron en la película.

Otros interfaces alternativos podemos verlos en las actuales consolas. La primera fue Nintendo Wii que mediante un mando con cámara de vídeo infraroja y unos leds infrarojos encima de la pantalla detectaba el movimiento del mando. Yo he usado este sistema para incluso teclear, y al igual que el IU de Minority Report resulta cansado al cabo de un rato. De hecho Nintendo vendió y vende su consola como un gran elemento para realizar ejercicios físicos.

Posteriormente Sony y Microsoft sacaron sus interfaces “distintos”. Sony mediante una cámara de vídeo que detecta el movimiento del mando gracias a una especie de Chupa Chus de colores que montan en su punta. Microsoft, mucho más sofisticado, con una doble cámara que detecta literalmente los movimientos de todo nuestro cuerpo. Nota: Vease que en este caso la realidad supera a la ficción pues el sistema de Microsoft no necesita guantes especiales ni detectores en las manos para interactuar con nosotros y en Minority Report si.

Todos estos interfaces mencionados tienen el inconveniente de precisar mucho espacio para funcionar, cosa que en las oficinas y en algunas casas no tenemos, y muchos de ellos tienen el inconveniente de usar el reconocimiento de voz como entrada. ¿Es la voz un método de entrada más conveniente que el teclado?

Aunque los sistemas de entrada por voz tienen un tiempo ya y están bastante extendidos en ordenadores y consolas (yo lo usé por primera vez en la PS2 en el juego SOCOM Navy SEAL) la realidad es que debido a la presentación del iPhone 4S y del asistente por voz Siri se han vuelto más mediáticos.

Pese a que Apple pretenda venderlo como novedoso, yo vengo dictándole a mi Galaxy S2 desde el día que lo compré. Resulta cómodo cuando vas en coche o simplemente caminando dictarle al Whatsapp el mensaje que quieres enviar. ¿Pero es este un método bueno (asumiendo fiabilidad del 100%) en una oficina o en casa? Dificilmente. De entrada tenemos el problema de la privacidad. En ocasiones no queda otro remedio que escribir en el Whatsapp (el ejemplo que puse) el mensaje debido a su contenido o por estar en un entorno donde se exige silencio, una reunión por ejemplo. Y la privacidad y el volumen son el problema.

En una oficina de atención al cliente donde hay teleoperadoras estas llevan siempre cascos biaurales, no porque necesiten oir al cliente en estereo sino porque no deben distraerse oyendo las conversaciones de otras operadoras. Además se las emplaza en cubículos que hacen que el sonido de sus voces no se propague libremente. Por último los micrófonos requieren de canceladores de ruido para que no se mezclen las conversaciones. Pese a todo los centros de atención al cliente son sitios ruidosos y el confort del empleado vs al espacio que ocupa es lamentable debido a los cubículos.

¿Quiere usted estar hablándole a su PC 8 horas al día metido en un cubículo de 2 metros cuadrados? Espero que no. Los operadores de centro de atención al cliente tampoco en cuanto pueden van a otras actividades.

¿Qué nos deja esto? ¿Solo podemos tratar de interactuar con nuestras máquinas para meter datos usando el teclado? No, no podría decir esto y menos con el amigo Chulilla delante. Tenemos desde el año 2003 la tinta electrónica. Microsoft sacó un sistema de reconocimiento de escritura para su invento de los TabletPC en fecha tan temprana como 2003 con su Windows XP TabletPC Edition 2003. He sido usuario de tinta electrónica desde entonces pues ya XP reconocía a la perfección mi escritura tanto en inglés como castellano. Pero la realidad es que escribo mucho más deprisa y en un teclado que a mano. No se si solo soy yo. Creo que en general, alguien que haya dedicado cierto tiempo a escribir en un teclado termina por escribir mucho más rápido que con su propia letra aun haciéndola ilegible, que es mi caso. La tinta-e y el reconocimiento de escritura está genial para esos casos en los que estamos en una reunión tomando notas o en posiciones, de pié en medio de una obra, donde no podemos teclear a dos manos cómodamente. Si no me creen pruébenlo. Es una delicia. Pero en un escritorio, estar todo el día interactuando con el PC mediante nuestra escritura manuscrita creo que no. Solo de pensar el tener que haber escrito todo este texto a mano hace que me duelan hasta los dedos de los pies.

Entonces seguramente ya hemos resuelto la mitad de la ecuación. De momento, y hasta que saquen un sistema aun por descubrir incluso en la ciencia ficción, el mejor método de introducir información en un ordenador de sobremesa parece que es el teclado.

Vamos por la otra mitad. El ratón. Desde su aparición ha sido el método de posicionamiento predilecto. Aun sigue siendo el más empleado. Y en este caso alternativas hay. La primera que apareció fue el trackball que básicamente consistía en un ratón tradicional al que damos la vuelta y dejamos expuesta la bola. De ese modo nuestros dedos se mueven sobre la bola haciéndola moverse y con ello el puntero en pantalla. Yo fui un usuario convencido del trackball de Microsoft. El mio fue el primero, que sacó al mercado Microsoft en marzo de 1991 y se llamó Microsoft Ballpoint. Mediante un mecanismo de tuercas se acoplaba a un lado del teclado y mediante un cable se conectaba a la toma del ratón.

Por lo que sea los BallPoint y trackball en general entraron en desuso aunque aun empresas como Logitech y otros los siguen fabricando. La principal ventaja es que no precisábamos realizar movimientos con la mano y desplazar el ratón por la superficie siempre escasa de nuestros escritorios. Pero como digo no es muy popular.

Actualmente en mi iMac uso el Magic TrackPad que no deja de ser un trackpad como en el de la mayoría de los ordenadores portátiles, pero pensado para la sobremesa y de un tamaño mayor (los trackpad de Apple en los portátiles tienden a ser enormes en cualquier caso). De ese modo podemos mover el cursor sobre la pantalla deslizando el dedo sobre el trackpad y admite gestos como el de pinza para hacer zoom y otro largo etcetera. Aun es pronto para decir si sustituirá a los ratones, pero al fin y al cabo en los portátiles han sustituido a los ratones portátiles, los ingenios como el Ballpoint y a los molestos “clitomouse”, pequeños joysticks gomosos en el centro del teclado del portátil que movíamos con el dedo indice o medio. Nota: Por favor si no entiende lo de “clitomouse” hágaselo mirar.

Y llegamos pues, después de unas 1700 palabras introductoras (¿alguien leyó hasta aquí?), a la alternativa que propone Microsoft en Windows 8 al uso del ratón. La pantalla táctil. Las pantallas táctiles no son ni con mucho novedosas. Llevan tiempo entre nosotros de una u otra forma. Actualmente son muy populares gracias a los smartphones. Pero la pregunta aquí es si en el entorno del escritorio, en un ordenador de sobremesa es una buena idea la pantalla táctil. Como ya apunté cuando hable del ejemplo de Minority Report, creo que no.

Por favor, sentado ante su ordenador de sobremesa, en la misma posición en la que teclea, levante su brazo derecho y apuntando con el indice toque cualquier palabra de este artículo en su pantalla. ¡No haga trampas! No separe la espalda del respaldo de la silla. Mantenga ahí el brazo, apuntando, si quiere haga pequeños círculos rodeando la palabra elegida. Siga sin bajarlo mientras lee. Por cierto ¿llega usted a tocar la pantalla con el dedo sin, como digo, hacer trampas? En muchos casos no. ¿Sigue con su dedo apuntando a la palabra? ¿Por qué no? ¿Se cansó? Fin de la argumentación.

Así esta imagen no deja de ser un gran producto de marketing pero un autentico “pain in the neck” que dicen los anglosajones.

Ya en su día en una keynote el finado Steve Jobs habló del iPad y de las pantallas táctiles en los ordenadores de sobremesa. Vino a decir que si bien las pantallas táctiles era una gran idea para dispositivos como el iPad no los veía en los actuales ordenadores de sobremesa y apuntaba a que la distancia a la que solemos poner las pantallas es superior a la de nuestros brazos y que mantener el brazo extendido hacia delante suspendido en el aire un buen rato era cualquier cosa menos cómoda. No negó que en algún momento las introdujeran, pero dijo que de hacerlo no sería con la posición actual de la pantalla.

En el vídeo que puse de mi hija usando nuestro HP TouchSmart 600 PC en esta otra entrada con Windows 8 se la vé como se acerca a la pantalla y juega, pero al igual que pasa con la Nintendo Wii o con el EyeToy de Sony o el Kinetic de Microsoft, es una experiencia que cansa.

Bien es cierto que este PC all-in-one táctil puede ser puesto cerca del cuerpo en posición atril y con un angulo de unos 40 grados y hace su uso táctil un poco más comodo para los brazos, pero ¿podemos estar 8 horas así? Una vez más los traumatólogos y los expertos en ergonomía nos dirán que no. Sentado normalmente ante el ordenador, baje el cuello hasta que la barbilla toque sobre su pecho. ¿Nota ese tirón en la base del cráneo y seguramente en sus vertebras cervicales? Mala idea estar así ocho horas al día. De hecho la gente que lleva poco tiempo escribiendo a máquina y necesita mirar constantemente el teclado sufre bastante más estando ante un ordenador que por ejemplo los administrativos ya más avezados que solo miran el teclado normalmente al poner tildes y otro tipo de signos en la escritura.

De modo que, al menos en este caso, el visionario Jobs tenía razón y ergonómicamente usar una pantalla táctil en los actuales escritorios y aun poniendo la pantalla en otra posición es una solución menos productiva y más dañina para la salud que el modo actual de interactuar con nuestros equipos.

Así que si eliminamos las entradas por gestos, pantallas táctiles, interfaces de voz, y otras formas aun más exóticas de interactuar con nuestros ordenadores de sobremesa, por todo lo expuesto, auguro un largo y fructífero futuro a nuestros teclados y a nuestros, ya sean ratones o trackpads en nuestros ordenadores tanto domésticos como de oficina.

Y eso que no he hablado de lo iracunda que se pone mi mujer al comprobar que la niña o yo probando Windows 8 le hemos llenado de huellas la pantalla del ordenador HP. Creo que el “momento CSI” que se produce en nuestros amados tablets y smartphones es más que suficiente para argumentar esto.

Muchas gracias si han llegado hasta aquí leyendo este artículo.

Por Mahjong | 13 Comentarios | Enlaza esta entrada

13 Comentarios

Exteban
Enviado el 22/10/2011 a las 12:31 | Permalink

¡Pedazo de articulo!
Muy bueno, muy bien argumentado, y lo que es mejor, me ha amenizado la espera del autobús y parte del trayecto.
Es un tema en el que suelo meditar de vez en cuándo, y coincido absolutamente contigo. A veces cuesta aceptar que en interfaces domésticos, acertaron a la primera.

Para mi el interface perfecto (aparte del mental :-) ) sería la… ¡mirada! Y no es tan descabellado como parece.
Con un sistema de cámaras, es posible calcular lo que esta mirando una persona en todo momento. Dicho sistema se utiliza, por ejemplo, para estudiar el nivel de atención de los conductores en la carrterera.
Mirar a donde va el puntero o los dedos es algo que se hace inconscientemente. ¿Para que mover la mano entonces?
Se podría poner una especie de mini-kinect sobre el monitor que escrutara nuestros ojos. En la mano tendríamos un mando con dos o tres botones para hacer click izqdo y drcho.
Miramos el icono de la aplicación, clicamos y listo. Miramos en cerrar ventana, clicamos y listo. Miramos un fichero, click secundario y a copiar. El mando no tendría que estar sobre la mesa necesariamente, podríamos tenerlo en la mano, y esta descansar sobre nuestro regazo. ¿Habría algo mas ergonómico, fácil y que requiera poca energía?
Lo dicho, una entrada de las buenas.

    Enviado el 23/10/2011 a las 09:07 | Permalink

    He visto sistemas de ese estilo para gente con tetraplejias, pero no parece más rápido, de momento, que teclear. Es que el problema es que quizás excepto hablar poco hay más rápido que teclear.

      Exteban
      Enviado el 23/10/2011 a las 09:30 | Permalink

      ¡He, yo solo hablaba de sustituir el raton, de teclear, que se encarge otro! ;-)
      Por mas vueltas que le de, el teclado me parece el mejor sistema disponible…

Enviado el 22/10/2011 a las 12:57 | Permalink

Me uno a las felicitaciones. Es un repaso estupendo a los tenemos, y efectivamente plantea un límite importante para el PC: ¿Cómo puede evolucionar la interfaz si los métodos de input no van a cambiar a corto plazo?

Por otra parte, estos mismos métodos de input son los que nos permiten a la inmensa mayoría de los profesionales que utilizamos un PC interactuar de forma eficiente con nuestras aplicaciones de productividad. Se mire como se mire, el trabajo mínimamente intensivo con un ordenador exige hoy en día tanto PC como teclado y ratón, o llegado el caso algún dispositivo adicional.

No estoy del todo de acuerdo con el retrato que haces de la voz. Llevo usando el dictado de voz de forma ininterrumpida desde hace bastantes años, porque me supone una ventaja muy importante para mi trabajo. Cuando acaba una sesión de observación participante, o una entrevista un grupo de discusión, tengo que llevar a cabo un registro de lo que ha pasado, de lo que se ha dicho y de lo que se ha hecho. Tengo que hacerlo lo antes posible, lo más en caliente posible, para que mi memoria responda. Para eso, la ventaja que me ofrece el dictado de voz y la tremenda velocidad que se consigue con él (contando con las correcciones que tienes que hacer a los fallos, que son entre el uno y el 4% de las palabras dictadas, según datos del fabricante), me supone no sólo un ahorro de tiempo sino también uno resultados más ricos y detallados de lo que podría hacer cuando uso un teclado, y evidentemente soy un usuario rápido del teclado.

El dictado de voz sirve también para los usuarios que tienen que generar textos mínimamente grandes en movilidad, o para textos bastante normalizados y que no exigen una muy alta concentración por parte del usuario. Dos de los nichos más conocidos a este respecto son los médicos y los abogados. Además, toda las personas que tienen algún tipo de discapacidad que les dificulta o directamente impiden el uso del teclado agradecen la existencia de soluciones de dictado de voz moderna. Por ejemplo, yo ahora lo estoy usando para responderte porque llevo una semana con la muñeca fastidiada y me cuesta muchísimo usar el teclado. Si no dispusiera de dictado de voz, esta semana habría pasado las de Caín para trabajar.

Una de las limitaciones es la que comentas: es complicado, aunque no imposible, dictar de manera prolongada en presencia de otros compañeros. Otra de las limitaciones es que los fallos que comete el software de dictado de voz son mucho más insidiosos que los fallos cometidos con el teclado, porque el software introduce palabras correctas aunque diferentes a los que tú le has dictado.

Con todo, pienso que la voz es la revolución pendiente de los ordenadores. Fíjate que ha bastado que sea Apple quien la meta para que se empiece a hablar de nuevo de ella. Por más que tenga limitaciones, es tan natural para nosotros como el teclado.

La solución definitiva pasaría por perfeccionar los actuales micrófonos militares que permiten la subvocalización. Estos micrófonos se pueden emplear hablando realmente bajo, y al estar conectados a la laringe de todas maneras permiten una calidad de recepción en teoría adecuada. Si se mejorara esta tecnología, se podría emplear en espacios de trabajo sin molestar a otros compañeros, y lo único que quedaría por mejorar sería el aislamiento sonoro parcial del empleado para facilitar su concentración de manera que pudiera dictar los textos con mayor comodidad.

En cualquier caso, estoy convencido de que no se ha dicho la última palabra respecto al dictado de voz

    Quique
    Enviado el 22/10/2011 a las 14:31 | Permalink

    Escapa un poco al debate pero me ha llamado la atención que para registrar “en caliente” prefiere el reconocimiento de vos. A mí me pasa exactamente al revés, me siento más libre y con una capacidad de registro más “en caliente” cuando utilizo un teclado.
    Quizás tenga que ver que yo comencé mecanografía a los 10 o 11 años y es tan intuitivo para mí como conducir (que comencé a los 12 años).

    Y esto lleva a un debate profundo. Mucho se ha hablado sobre que utilizar los dedos sobre una pantalla es lo más intuitivo que existe porque se apoya en nuestro comportamiento más primitivo e infantil. Jlchullia en Tinta-e dice lo mismo sobre el lápiz que comenzamos a usar desde etapas iniciales de nuestra vida. Aquí se aplican muy bien los conceptos de socialización primaria y secundaria de Berger y Luckman. De hecho, quizás aprendemos a dominar el lápiz antes que el lenguaje, lo que no es un tema menor.

    Y ya que toque el tema del lenguaje. Es una cosa que damos por super natural e intuitiva. Una cosa que hace a nuestra existencia humana y nuestra capacidad de desarrollo social. Ahora bien, es una cosa que se alcanza a dominar tras un largo período de socialización tanto primaria como secundaria que lleva años. Desde esta perspectiva, el reconocimiento de vos es el más antinatural y anti-intuitivo de todos los sistemas de interacción hombre-máquina que puedan imaginarse.
    Tan “natural” y tan difícil a la vez.

    Para finalizar, me pregunto ¿es tan “intuitivo” usar los dedos sobre una pantalla?

Enviado el 22/10/2011 a las 13:17 | Permalink

Pues sí, un excelente repaso el que hace Mahjong.

Yo lo de la voz, salvo casos concretos como los que describe Juan en los que es muy útil, o en momentos puntuales en movilidad (con los problemas de intimidad que describe Mahjong), no lo acabo de ver como un interfaz útil para el gran público.

¿Sabéis donde sí lo encuentro (o encontraría, porque no es algo que exista, salvo quizás algunas excentricidades de quien puede permitírselo, en la actualidad) muy útil? Pues en el caso de la domótica. Esas casas con un ordenador doméstico (iba a decir “de a bordo” por la costumbre) que vemos en las películas donde sólo tienes que decir “enciende la luz”, “baja las persianas”, “pon la tele en tal canal”, todo ello sin hablar a un micrófono concreto, sino mientras te mueves (o permaneces sentado) libremente.

E incluso en ese caso ya veis que le encuentro más utilidad como forma de dar instrucciones que como transcriptor, aunque por supuesto también serviría para ello.

Quique
Enviado el 22/10/2011 a las 13:50 | Permalink

Excelente artículo.

Por las dudas aclaro que en mí artículo me refiero a la interfaz gráfica de usuario conocida como “metáfora de escritorio” (escritorio con sus ventanas, menúes, etc.). No me refiero a las computadoras de escritorio.

Respecto a la ergonomía superior de las computadoras de escritorio con sus teclados y ratones, estoy mayormente de acuerdo. En este sentido, creo que los grandes touchpad como el de Apple son un gran camino a seguir ya que soporta gestos imposibles de aplicar en un ratón tradicional.
De hecho, Microsoft promete que su Metro será plenamente funcional con teclado y ratón tradicional. Además, la metáfora del escritorio tradicional continuará estando disponible.
Microsoft necesita que esa promesa se cumpla porque casi nadie tiene computadoras con pantallas táctiles. Y la mayoría continuará con computadoras sin pantallas táctiles.
Es un tema a probar esto a lo largo de los próximos meses.

Ahora bien, no coincido plenamente conque no es ergonómico utilizar una computadora como si fuera un tablero de dibujo. A imagen y semejanza de como muchas personas utilizan sus tablet. Y, más importante aún, a imagen y semejanza de como durante décadas los ingenieros y dibujantes diseñaron el siglo XX, comenzando con el Ford T, el Douglas C-10 y Blancanieves.
Yo creo que cuando se trata de trabajar con planos y dibujos el tablero de dibujo tradicional continúa siendo bastante ergonómico y productivo. Incluso más que la configuración de computadora de escritorio tradicional.
¿Suficientemente ergonómico como para trabajar 8 horas seguidas? bueno, en realidad ningún especialista recomienda trabajar en una computadora de escritorio, incluso en condiciones optimas de ergonomía, durante tanto tiempo seguido.
Hay que recordar entre las recomendaciones de ergonomia unos 10 o 15 minutos de descanso cada una o dos horas.

Ahora bien, hay otro tema aquí. Metro, básicamente pensado para computadoras táctiles, ¿es igual o más intuitivo y productivo que la metáfora de escritorio tradicional? ¿o estamos frente a una involución de algún tipo?
Soy de los que cree que esta evolución de estas interfaces de usuario son un paso adelante, incluso para las computadoras de escritorio con pantallas de 30″ o más.

Enviado el 22/10/2011 a las 16:13 | Permalink

Felicidades por este excelente artículo. Yo realmente me uno a Mahjong en su critica a los escritorios con Touch. Yo simplemente no veo la ergonomía ahí. Si me dicen un board, un Tablet, pero en un escritorio no lo veo.

Enviado el 23/10/2011 a las 09:00 | Permalink

Estoy con vosotros en que la voz es, de todo lo expuesto, la mejor alternativa, pero si habéis trabajado en una empresa grande sabeis el ruido de fondo, bastante molesto, que se genera solo por la gente hablando por teléfono. Evidentemente con cascos y un microfono con cancelador de ruidos no hace falta hablar muy alto, pero aun así hay temas confidenciales que prefeririamos teclear.

Yo como digo uso mucho el dictado con el android. Y si no hay ruido de fondo, la verdad es que funciona genial. Incluso con ruido de fondo, un pub ruidoso por ejemplo, acercando bastante el teléfono a la boca entiende más del 50% de lo que digo, cosa que probablemente un interlocutor humano no es capaz de hacer. Pero como digo el tema de la privacidad es importante.

Así que me mantengo en mi conclusión, al teclado y al ratón (o variantes tipo touchpad), en los ordenadores de sobremesa les queda una larga y fructifera vida, y en movilidad, es evidente que ya desaparecieron, dejando como remanente los teclados on-screen, pero que se usan cuando tenemos que tener privacidad.

Gracias a todos, me encanta que os haya gustado el artículo. Quique, entendí tu artículo, solo fue una forma de arrancar el mio. Jejeje.

Enviado el 23/10/2011 a las 09:05 | Permalink

Ah y hace dos años tuve la oportunidad de jugar con un microfono de laringe pues a veces colaboro con la Armada y los otros niños me dejan jugar con sus juguetes.

La verdad es que la sensación es un poco rara y cuesta ajustarlo entre el no me oyen y el Dios mio me están estrangulando. Pero la verdad es que puedes hablar muy bajito pues no necesitas proyectar la voz, lo que llaman subvocalizar. El problema es que el cerebro humano es más eficiente de momento que los reconocedores de voz, y seguramente tu interlocutor entienda más que los ordenadores.

De momento, claro.

JLFT
Enviado el 27/10/2011 a las 08:16 | Permalink

El futuro pasa por trabajar desde casa, tumbado en el sofá, con los ojos cerrados y teniendo conversaciones sesudas con HAL. Por cierto, HAL leia los labios lo cual puede solucionar nuestro problema en entornos ruidosos.

Como para esto faltan muchos años y mucha inversión, voy a dar otra solución que quizás sea más realista.

Me gusta la idea de un TrackPad grande, así que imaginemos esto. Usamos dos iPads (con Android funciona igual), un iPad1 lo pegamos con cinta a nuestro monitor de toda la vida, y un iPad2 lo ponemos sobre la mesa sustituyendo teclado y ratón.

Ejercicio 1 – Teclado: En el iPad1 abrimos un libro y en el iPad2 abrimos el teclado virtual y simulamos que estamos escribiendo el libro.

Ejercicio 2 – escritura manual: En el iPad1 abrimos un bloc de notas preparado para escritura manual y en el iPad2 lo mismo y escribidos las notas de la reunión (todo el mundo mira al papel mientras escribe a mano, aquí podemos mirar al papel o a la pantalla indistintamente).

Ejercicio 3 – Ratón y/o pantalla táctil gestual: En el iPad1 abrimos la aplicación de fotos, y el iPad2 lo mismo y nos ponemos a ver, ampliar y retocar nuestras fotos.

Resultado: el iPad2 lo hemos mirado sólo para buscar el corchete de cierre durante el ejercicio 1, y para modificar la caligrafía en el ejercicio 2.

Si el agrandamos el iPad1 hasta las 22 pulgadas, ósea, lo cambiamos por un monitor normal; y el iPad2 lo hacemos lo suficientemente grande para que quepan más de 100 teclas del tamaño del dedo de un adulto, tenemos un entorno de trabajo aceptable y creíble ¿no? (ok, yo también prefiero el clack-clack de un teclado mecánico).

Ahora, pensar en que nos vamos a una reunión, nos levantamos de la mesa, cogemos el iPad2 que tenemos sobre la mesa y hacemos durante la reunión lo mismo que en nuestra mesa, pero con la incomodidad de hacerlo todo en 11 pulgadas.

¿Algún inconveniente tecnológico insalvable?

Esto me lleva a una última reflexión fuera del tema de la ergonomía, el futuro pasa por tener un entorno gráfico en el PC de sobremesa, el tablet y el móvil lo más parecido posible. ¿Difícil? Sí, pero para eso están los empollones de la clase.

Enviado el 27/10/2011 a las 13:07 | Permalink

Jose, ese ordenador que pintas no esta mal y ya ha salido algun portatil que en vez de teclado lleva una segunda pantalla. La queja habitual a eso.es.que los dedos al teclear sufren más porque no ceden las teclas y no se amortigua el golpe xel dedo sobre la tecla. A mi ese razonamiento me.pareció un poco absurdo. Solo ocurre eso porque la gente esta precisamente acostumbrado a teclear fuerte. A mi por ejemplo en este momento tecleando esto en el Galaxy S2 no me duelen los pulgares… pero no estoy usando la misma fuerza que en un teclado real.

Asi que si sacan a la venta tu invento… me lo compro fijo… en 10 pulgadas.

Enviado el 27/10/2011 a las 13:10 | Permalink

Digo Jose porque JLFT coincide sospechosamente con las iniciales de quien tiene la desgracia de ser mi hermano. jejeje pobre…

Deja un comentario  

Tu email nunca se publica o se comparte. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
:wink: :-| :-x :twisted: :) 8-O :( :roll: :-P :oops: :-o :mrgreen: :lol: :idea: :-D :evil: :cry: 8) :arrow: :-? :?: :!:
Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)