Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Entradas recientes

Archivos

01
Ago 2012
BYODHardwarepolíticas corporativas

Lenovo apuesta por el usuario corporativo con su nuevo tablet

O apostará en un par de meses, porque va a llevar windows 8. Menuda noticia, pensaréis, Lenovo apostando por un perfil de usuario no-doméstico, corporativo, y en sus necesidades específicas. Lo triste del caso es que hemos llegado a tal extremo de desinformación que, en medios técnicos, hay que explicar las necesidades corporativas en 2012.

Hace poco más de un año Lenovo sacó su thinkpad tablet, un equipo basado en Android. Tenía algunas cualidades muy positivas, como la calidad de componentes y su robustez (sin ser rugged). Pero Android no es un sistema operativo pensado para el usuario corporativo, sino para el consumidor, y por más que aprovecharon su característica libre y abierta para adaptarlo, Android hoy en día da para lo que da. Y que Google no haya apostado en serio por el usuario corporativo es una curiosidad tan grande que algún día hablaremos de ello.

Sea como fuere, en The Verge han anunciado el próximo lanzamiento del thinkpad tablet 2. Montará la próxima generación de Atom, los núcleos duales Clover Trail, 2 Gb de RAM y un SSD de 64 Gb. No sorprende que no quieran competir con el iPad en su terreno, y de hecho presentan el equipo como un dispositivo con una orientación real a las necesidades de las corporaciones. Vedlo por vosotros mismos
Diferencias del thinkpad tablet 2 respecto al iPad

Habrá quien no esté de acuerdo conmigo, pero me temo que no hay mucho que rascar: el usuario corporativo no necesita retina display, por mucho que pueda presumir de ella. Mucho antes que eso, necesita ante todo correr sus aplicaciones Win32, muchas de ellas creadas para la organización. También necesitará el resto de la lista de ventajas que se citan, desde soportar active directory, políticas de grupo, gestión corporativa del cifrado, gestión de las aplicaciones instalables, Mirror por RAID externo… algo que se da por supuesto en sobremesas y portátiles, y que ayuda tanto a asegurar el trabajo y rendimiento del empleado como la gestión del equipo por parte de los responsables de sistemas

Esto, como véis, está en las antípodas de la estúpida y problemática rebelión de los lusers que, desde su asombrosa ignorancia, lo presentan como la revolución computacional (perdón, post-computacional): el Bring Your Own Device o BYOD. Traer tu propio equipo (preferiblemente, iPad), y ya que estás, pues también pones la cama. De los inconvenientes del BYOD ya hablé en otra parte.

¿Qué es lo que ocurre con el BYOD, o con los intentos fallidos de emplear dispositivos orientados al consumidor final como herramientas corporativas? Pues que no están diseñados para implementar las políticas de seguridad y gestión de toda organización seria, y no pueden implementarlas porque son appliances: dispositivos cerrados, no generalistas, con un reducido margen para la gestión.

Por más que al lúser encorbatado y de reloj caro en la muñeca le pueda fastidiar no poder sacar un iPad en una reunión de trabajo para el farde (o para no quedarse atrás, que hay reuniones que parecen sesiones de tupperware pero con iPads), si maneja información sensible o confidencial el iPad no es la herramienta adecuada. Si el equipo es propiedad de la empresa (lo que debería ser), tiene que estar sujeto a las mismas políticas corporativas que los demás equipos de la empresa, sin excepciones de ningún tipo.

Este tablet va a permitir que los de sistemas hagan el trabajo por el que se les paga: asegurar que los equipos pueden operar sin problemas en el entorno corporativo y tienen controlado el riesgo de seguridad potencial. Como equipo altamente portátil, puede ser un elemento que aporte mejoras sustanciales en reuniones, sesiones de venta, toma de requisitos y otras situaciones en las que se agradezca el formato: 10 pulgadas, menos de un kilo, imagino que más de 6 horas de batería, etc.

Pensando en el usuario corporativo que toma notas o rellena formularios, creo que la integración del lápiz digital es una ventaja adicional en comparación con los equipos pensados para el usuario final. El usuario no tendrá que usar un lápiz capacitivo y letras tamaño parvulario, sino que podrá emplear el tablet como un trasunto realista de un bloc de papel, con todas las ventajas que le podrá aportar el software que use para toma de notas (OneNote sería el primer candidato para usuarios corporativos por sus diferentes ventajas: sincronía de audio y compatibilidad con Office local y 365, entre otras).

Podríamos seguir desarrollando el tema y mencionando la inaceptable limitación que para una corporación supondría el sandboxing de archivos y la incapacidad para acceder a una estructura de archivos común, pero no creo que sea necesario: este tablet va a ser una de las diferentes propuestas de los OEM a las organizaciones que pueden encontrar ventajas en el formato tablet para algunos perfiles y roles, pero que necesitan plena compatibilidad, sin compromiso alguno, con sus políticas corporativas. Este tipo de equipos van a poner al BYOD en su sitio y, a no mucho tardar, serán un ejemplo de responder a necesidades fundamentales con equipos adecuados y no con lo que dictan las modas marcadas por el márketing (astroturfero, de bloguero pagado, de fanátio pararreligioso).

Las modas vienen y van, pero las organizaciones tienen trabajo que sacar adelante.

Por jlchulilla | 3 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)