Acerca de...
El equipo
Encuestas
WinTablets

Encuesta

Si las WINTABLETs no pudiesen ejecutar aplicaciones de escritorio, ¿las seguirías usando?

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

20
Nov 2012
AnálisisDesarrolloSoftwaretendencias industriales

Windows 1.0, un tropiezo en el camino a la gloria

Dice el refrán que el: “tropezar y no caer, adelantar tierra es”. Y nada mejor para ilustrarlo que la historia del Windows original.

Prepárate para una historia que desmiente varios mitos firmemente arraigados, plagada de chapuzas, pero con una gran determinación.

Nunca ningún sistema operativo llegó tan lejos empezando con mal pie…

Lunes, Noviembre de 1982. La COMDEX se celebra en el Centro de Convenciones de Las Vegas, y un joven Bill Gates de 27 años se pasea por ella.

No era una visita de turismo, sino de negocios. Iba en busca de socios… y de competencia.

Socios ya tenia, y muy poderosos. Uno de ellos era IBM, al que proporcionaba el MS-DOS para la plataforma PC estrenada un año antes.

El otro era Apple. No era la competencia de Microsoft, siempre y cuando no decidieran licenciar su sistema al PC. Mas bien, Apple tenia una plataforma en la que Microsoft podría crecer.

Pasando entre los stands, vio uno que lo dejo de piedra. En el stand de la VisiCorp, con sede en San José, California, pudo contemplar el futuro, y pintaba muy negro.

VisiCorp era el rival natural de Microsoft en el negocio de las aplicaciones, y por aquel entonces facturaban 45 millones de dólares, el doble que Microsoft.

Su producto estrella para la feria era un revolucionario interface llamado VisiOn. Se controlaba mediante un ratón, lo que ahorraba al usuario matarse a escribir comandos.

VisiOn le metió el miedo en el cuerpo a Gates...

Gates vio la amenaza en seguida. Los interfaces gráficos eran el futuro, como él ya sabía. De hecho, estaba desarrollando en secreto software para la nueva bomba de Apple, el Mackintosh. Incluso tenían uno en Microsoft para trabajar con él. Lo malo es que Bill tenía las manos atadas. No podía vender ningún software controlado por ratón hasta Enero de 1984, un año después de la salida prevista del Mac.

Si VisiOn tenía éxito con su Sistema Operativo para PC, el MS-DOS se vería desplazado, perdiendo su gran negocio. Había que hacer algo. Había que crear su propio entorno gráfico.

Mito roto N. 1: Microsoft empezó su propio entorno gráfico no para competir contra Apple, sino contra VisiOn.

INTERFACE MANAGER

Gates regresó volando a Bellevue, y de entre su personal buscó a los mejores: Dan McCabe y Rao Remala, este último un hindú llegado a los Estados Unidos en 1979 que era un máquina. Debido a su acuerdo con Apple, no podían utilizar los diseños del nuevo Mac. De hecho, Gates se lo tomó muy enserio. Únicamente los empleados que hacían programas para Apple podían entrar a la habitación donde tenían guardado el Mackintosh. De estos empleados, ninguno trabajaba en el GUI de Microsoft. Incluso empapelaron las ventanas para que nadie pudiese verlo. El Mac estaba dentro de una pequeña fortaleza.

Remala, el primer hindú en trabajar en Microsoft.

Mito roto N. 2 Microsoft no utilizó su acceso privilegiado a la tecnología de Apple para crear su entorno gráfico. En otras palabras, Microsoft no robó.

Por eso, fueron directamente a la fuente que había inspirado a Apple. Compraron un Xerox PARC Star por 15.000 $ para estudiarlo.

La única fuente de inspiración disponible, pues Gates en persona prohibió echar un vistazo al entorno de Mac.

Durante los próximos meses los dos desarrolladores estuvieron trabajando sin parar.

Remala se encargó la administración de las ventanas, y McCabe de los gráficos y los iconos. Poco se imaginaban esos dos que su trabajo perduraría hasta el día de hoy…

Dan el grafista...

En Abril de 1983 tenían por fin un prototipo. Lo llamaron Interface Manager (Interface Administrador). Era un sistema que era capaz de mover ventanas, y poner unas sobre otras, como hojas de papel. Lo malo es que no era más que la interface gráfica. Debajo de aquello no había nada más. Solo era un programa para mover ventanas.

La tarea de sacarse un sistema operativo con interface gráfica de la manga era algo demasiado grande para dos personas, máxime cuando casi la mayoría de gente que tiene la experiencia necesaria trabaja para la competencia.

Además, su única tarea era hacer algo para competir con la VisiCorp, y no tenían ningún liderazgo estratégico.

Había que reclutar más gente…

RECLUTANDO AL DREAM TEAM

Steve Wood era un programador legendario de Yale. Era famoso en el mundillo por ser un programador rápido y elegante, pero también por su enorme ego y sus manías (se dice que se pasó a otra marca de cereales cuando los que le gustaban cambiaron los colores de la caja).

Había pasado un tiempo trabajando en Xerox, pero frustrado por la manera de trabajar de la empresa, los mandó a todos a tomar viento, y se llevó sus ideas consigo.

Steve Ballmer trató de reclutarlo en el 81, pero su respuesta fue que “no estaba interesado en trabajar en una empresa de ordenadores de juguete”.

Pero las circunstancias cambian, y tras su boda en Mayo de 1983, empezó a reconsiderar la oferta de Microsoft. Así que viajo hasta Seattle para ver que le ofrecían.

Allí le entrevistó el veterano de Microsoft e inventor del WYSIWYG de Xerox, Richard Brodie. Pero Wood era tan soberbio que se negó a responder a sus preguntas de programación, porque a su parecer, eran estúpidas.

No obstante, a Ballmer le gustó su carácter, y le dio trabajo.

Pronto se dio cuenta que los trabajadores programaban sin ninguna estrategia a largo plazo. Así que le dijo a Ballmer que necesitaban a alguien que liderara el grupo, y más le valía que no fuera él.

Gates le echó el ojo al gurú de los interfaces de Xerox, Scott McGregor. Así que tomó un avión para reunirse con él en Palo Alto para cenar. Fueron a un restaurante marroquí. Y allí, entre danzas exóticas orientales, Gates sedujo a Scott (laboralmente hablando, claro).

Firma Scott, firma...

McGregor se quedó impresionado del nivel de conocimientos de Gates, y de lo rápido que podía aprender. Ya lo tenían casi en el bote, pero antes quería ver donde se metía.

Scott era un hombre de gustos caros, así que se dio una vuelta en helicóptero, pilotado por su amigo, ex de Xerox, y futuro compañero de Microsoft, por Seattle. Le gustaron las instalaciones que vio desde el aire, y también su futura casa, en Mercer Island, de lo mas chic del lugar.

McGregor hace un par de años.

Una vez con McGregor abordo, hubo una reestructuración interna. Se destinaron personal y recursos al nuevo proyecto de Microsoft, Interface Manager, con Scott a la cabeza. Se les unió Marlin Eller, matemático brillante. Dado que las imágenes digitales son en esencia representaciones matemáticas, Eller era el candidato perfecto para encargarse del GDI, (Graphical Device Interface). Wood, por su parte, se sentía en su salsa escribiendo el kernel, las tripas del sistema. Remala escribió “User”, que básicamente se trataba de los iconos, barras de desplazamiento y demás, otorgando su característico aspecto.

Otros empleados descontentos de Xerox PARC que vieron su oportunidad en Microsoft fueron Dan Lipkie y Leo Nikora. El equipo al cargo del proyecto se llamaría Intercative Systems Group.

Mito roto N. 3 Al igual que en Apple, el equipo de Microsoft estaba lleno de ex-empleados de Xerox.

Ahora el dream team del Interface Manager estaba completo.

Sin embargo, para Rowland Hanson, jefe de marketing, algo fallaba. Interface Manager era un nombre horrible. Después de mucho estudiar, la propuesta de Hanson convenció a Gates. El nuevo proyecto se llamaría Windows.

HACIENDO AMIGOS

McGregor y su equipo tuvieron su primera reunión para fijar las metas. No tenían ningún tipo de directriz estratégica, tan solo la orden de Gates de “plantar cara a VisiOn”. Las decisiones para llevar a cabo esa tarea, recaerían en ellos.

Querían hacer un entorno “cool”, agradable a la vista, pero fácil de usar. Se trataría de una capa virtual que uniese todo el hardware en el que funcionara todo el software. En definitiva, se habían propuesto crear un nuevo estándar para PC, y llevaría la marca de Microsoft.

El producto tenia un gran potencial para generar ingresos. Podían vender licencias a los fabricantes de PC para que lo incluyeran, vender licencias individuales, cobrar regalías por hacer programas y vender ellos los suyos.

Era un gran chollo, tan grande como los obstáculos a superar.

Si querían que funcionara en equipos de fabricantes diferentes, tenían que escribir infinidad de drivers. Pero el equipo no llegaba a las 10 personas, y no había tiempo material de cubrir los ajustados plazos. Lo ideal sería que cada fabricante hicieran los controladores por ellos. Pero era como la serpiente que se muerde la cola. Los fabricantes no los respaldarían si no había programas, y los programadores no crearían aplicaciones si no había respaldo de los fabricantes. La solución sería laboriosa.

Irían con esta cantinela a los fabricantes:

“El mundo se mueve a los entornos gráficos. Si no haces drivers para Windows, te quedarás fuera. En el futuro todos los programadores harán aplicaciones para Windows, y no funcionarán en tu hardware”.

Al mismo tiempo, trataba de convencer a los programadores que se unieran a su plataforma. Para ello les decían que los fabricantes harían sus propios drivers.

“No querrás trabajar en una plataforma donde tengas que escribir los drivers para cada dispositivo, ¿verdad?”

Luego volvían a los fabricantes:

“¡Mirad que desarrolladores han firmado por Windows! No querrás quedarte fuera, ¿verdad?”

Luego volvía a los desarrolladores:

“¡Mirad que fabricantes están haciendo drivers para Windows! No querrás quedarte fuera, ¿verdad?”

Y así una y otra vez.

Los calendarios iban muy justitos, y las presiones aumentaban cada vez más. VisiCorp anunció a bombo y platillo su VisiOn.

Si no querían perder el tren, tenían que mostrarse al mundo ya.

¡TEMBLAD, TERRÍCOLAS!

La presentación de Windows fue en dos fases. En la primera se trataba de mostrar al mundo la nueva imagen de Microsoft, y hacer gala de su poder.

El 10 de Noviembre de 1983, Microsoft organizó un gran acontecimiento en el Hotel Plaza de Nueva York.

Las negociaciones con los fabricantes habían tenido éxito, consiguiendo el apoyo público de 24 de ellos. Entre ellos estaban Dell, HP, NEC, y muchos mas. Era alucinante ver como empresas que se odiaban a muerte, estaban todas juntas para apoyar el nuevo y maravilloso sistema de Microsoft. IBM no estaba entre los presentes, pero no importó. Windows era capaz de funcionar en máquinas diferentes.

Pero eso no era nada comparado con lo que ocurriría 10 días después.

A la semana siguiente se celebró la feria informática por excelencia, la COMDEX.

Las Vegas se inundó de publicidad de Windows. Durante la feria hubo material de promoción a porrillo, concursos, fiestas, cócteles y cantantes famosos. Todo el mundo estaba intrigado, y quería saber que era eso tan alucinante que se avecinaba.

El 20 de Noviembre fue el día clave.

Allí, un joven Bill Gates, con esa imagen de empollón que le caracteriza, iluminado como una estrella del rock, presentó al mundo lo que sería la mayor revolución en la historia de la informática: Microsoft Windows.

La gente pudo ver, en una pantalla gigante, un sistema de ventanas con aplicaciones multitarea capaz de escribir, dibujar o lo que sea a la vez.

Aquello era el delirio. Porque Windows prometía un entorno visual con ratón, ejecutándose en máquinas con 192 Kb de RAM, en dos discos de 320 Kb.

El Apple Lisa, presentado ese mismo año, costaba la friolera de 10.000 $, y el sistema VisiOn requería de caros discos duros y enormes cantidades de RAM.

Además, cualquiera podría hacer aplicaciones para Windows en su IBM PC o compatible, y no necesitaban caros equipos UNIX (para VisiOn) o un Lisa.

Y mientras otros sistemas carecían de aplicaciones, Windows sería compatible con MS-DOS 2.0 y sus programas. No solo eso, sería capaz de “windowssizar” algunas aplicaciones DOS.

Microsoft Word y MultiPlan para MS-DOS windowsizados gracias a Windows...

No solo eso, con tantos fabricantes como socios, Windows podría ejecutarse en cualquier máquina, sin importar la marca. ¡Y todo ello, a precio de complemento!

Apple, Xerox y VisiCorp habían pensado que el ratón era para élites adineradas. Bill Gates, cual Prometeo moderno, llevaría el fuego de los dioses (GUI y ratón) a las masas. Y las masas lo tendrían para la primavera de 1984.

Tras la presentación, los allí presentes tuvieron acceso a unos PC’s con prototipos de Windows.

Prototipos con Windows en la Comdex 1983. Era tan espectacular, que empezaron a llamar a VisiCorp, VisiCorpse (corpse significa cadáver en inglés).

La gente y la prensa coincidía: Windows iba a ser la leche.

ENEMIGO MÍO

Sin embargo, no todo el mundo compartía ese entusiasmo. Cuando el anuncio de Microsoft llegó a los oídos de Steve Jobs, este entró en cólera. Hecho una furia, ordenó a Mike Boich, uno de los evangelistas de Apple, que trajera a Bill Gates a su despacho a la mañana del día siguiente.

Cuando Bill se personó ante Jobs, se encontrósin ningún apoyo, rodeado por una decena de empleados. Habían acudido a ver el espectáculo de como su líder despedazaba a ese empollón. Jobs le espetó:

“¡Te has aprovechado! ¡Confíe en ti, y nos has robado!”.

Lo que nadie esperaba es que Bill Gates era inmune a los poderes de Jobs. Gates sabía que sus intentos de intimidación estaban vacíos. El contrato que firmaron en 1981 prohibía a Microsoft vender programas manejados con ratón para otras plataformas hasta un año después de que el primer Mac se pusiera a la venta.

El problema era que en el contrato fijaron la disponibilidad en Enero de 1983, y no habían previsto los retrasos. Primavera de 1984 quedaba fuera de los limites que la propia Apple fijó, así que Microsoft tenia todo el derecho de, a partir de Enero de 1984, poner a la venta lo que quisiera.

Mito roto N. 4 Bill Gates no rompió ningún contrato, pues la propia Apple, en lugar de dejar en en el aire el día de salida del Mac, puso una fecha límite.

Por eso Bill respondió: “Bueno, Steve, creo que hay otra manera de verlo. Creo que sería mas parecido a que ambos tenemos un vecino rico llamado Xerox. Yo irrumpí en su casa a robar la TV, y me encontré con que tu ya la habías robado”.

Y era cierto en cierto sentido, pues si Apple había contratado a empleados de Xerox para que hicieran su sistema, Microsoft también.

Fotograma de Piratas de Silicon Valley. -Oye Steve ¿Qué se supone que está pasando? ¡Esto no ocurrió así! - ¿Y que esperabas de una película publicitaria que parte de una premisa falsa, Bill?

Por desgracia para Jobs, los programas de Microsoft eran demasiado importantes para Apple, así que se vio obligado a mantener su asociación.

Pero a partir de ese momento, la enemistad de Apple y Microsoft surgió imparable, y empezaron los mantras repetidos por todo el mundo hasta el día de hoy, como que Microsoft copia y roba, la idea fue de Apple, que fueron espiados, etc etc y bla bla bla.

UN MAQUERO EN MICROSOFT

El mismísimo día en que el Mackintosh salió a la venta en Enero de 1984, una de las limitaciones del contrato con Apple vencieron. Ahora el equipo de Windows tenia acceso al Mac y sus API’s, y no solo el equipo que hacia programas para Mac, como ocurría hasta entonces.

Bill Gates dio una nueva dirección al equipo de Windows. Ahora quería que fuera compatible con el software de Apple. Y por una razón practica. El equipo de programación para Mac había conseguido unos resultados impresionantes con sus programas. Para evitar tener que volver a hacerlo todo, quería ejecutarlos directamente, con el mínimo de modificaciones.

De lo contrario, tendrían que tener el doble de gente, y gastar el doble de dinero y tiempo para hacer el mismo programa dos veces.

Cuando el equipo de Windows le echó un vistazo al Mac mas de cerca, vieron que era una tarea imposible, pues aunque por fuera parecieran similares, por dentro no tenían nada que ver.

McGregor le dijo que con lo justos que iban, ni en broma lo conseguirían a tiempo.

Gates entonces pensó que lo que necesitaban es que Neil Konzen entrara en el equipo Windows.

Konzen era uno de los que componían el equipo de Microsoft que hacía aplicaciones para Mac. Su estrecha relación con el funcionamiento interno del sistema manzanesco le hacía poseedor de los valiosos datos que necesitaban.

Mito roto N. 5 Konzen no fue un odioso espía. No se involucró en Windows hasta meses después de su anuncio.

A partir de entonces, la inestimable ayuda de Konzen sirvió para hundir el proyecto…

Konzen era un maquero fanático. Dicho de otro modo, para él el Mac era el sumun de la perfección, y todo lo demás era directamente basura.

Aparte de la reescritura interna de Windows, se dedicó a quitar cosas, porque sencillamente, en Mac no eran así.

Por ejemplo, habían desarrollado una barra de desplazamiento que podía mostrar información extra de las aplicaciones. A la porra.

Tampoco ayudó que cuando Neil tenía un problema, acudía directamente a Gates, poniéndolo en contra de los programadores. Su estilo personal era la bronca diaria.

No tardaron en surgir tensiones, lo que enrareció el entorno de trabajo. Lo único que impidió las deserciones en masa fue que todos creían sinceramente que Windows iba a ser algo revolucionario, y querían estar allí cuando eso sucediese.

Uno de los debates mas acalorados fue el de si las ventanas se superponían o no. Konzen estaba a favor, y los ex-Xerox en contra. Su argumento era que con las ventanas superpuestas, los usuarios se pasan la vida arrastrando ventanas para ver que hay debajo. De la otra manera, había siempre información visible. Según los estudios realizados en PARC, su sistema era más eficiente.

Gates también quería ventanas superpuestas, pues la prensa empezaban a llamarlos perezosos.

Al final el equipo Windows “gano”, pero mas tarde descubrirían que la gente prefería menear las ventanas a discreción que tenerlo todo a la vista…

Windows solapado

Para cuando Gates despertó de su Mac-sueño, el tiempo había pasado demasiado rápido.

El tremendo error de la compatibilidad con el Mac le costó a Microsoft unos preciosos 8 meses de desarrollo. Abril de 1984 se perdió, y la COMDEX de ese año también.

La prensa empezó a mofarse de Microsoft. Por aquel entonces se acuñó el termino “vaporware” y los desarrolladores empezaron a alejarse de una plataforma que nunca venia.

Gates se olvidó de los Mac e introdujo una mejora: Windows podría usarse sin ratón, creando para ellos los atajos de teclado.

LA VENTANA SE ROMPE

En Agosto, IBM presentó su propuesta de entorno “grafico”, TopView.

TopView no iba a ser licenciado para otros fabricantes. Además, era muy feo (entorno de caracteres de texto), lento y se comía la memoria que daba gusto. Pero Gates vio una terrible amenaza.

Si Microsoft estaba donde estaba, era porque se había subido a la chepa de IBM creando el sistema operativo para PC. IBM, pese a haber perdido el control de la plataforma PC, era su mayor fabricante. Si IBM volvía a tomar las riendas con TopView, Microsoft estaría criando malvas. No había elección.

Windows correría en TopView. Para ello, tendría que funcionar también en IBM PC-DOS (no confundir con MS-DOS).

Esta decisión acarrearía mas retrasos.

Al final TopView fue un fracaso, así que tanto trabajo para nada. Pero las desgracias seguían sin parar…

El hermano menor de Steve Wood murió en Junio, y apunto estuvo de dejar la empresa.

Se hizo una reestructuración total de la empresa, y Ballmer recibió la tarea de sacar Windows a la calle.

En Microsoft, todo el mundo, desde Gates hasta otros departamentos, tenían ideas y sugerencias para Windows. La lista de cosas que hacer crecía sin parar, lo mismo que el propio Windows.

Ya empezaban a decir que iban a necesitar mas RAM y un disco duro.

Eller se ganó el mote del Dr. No porque a todas las sugerencias decía: “perfecto, lo incluiremos en la siguiente versión”.

La maneras de trabajar de Ballmer y de McGregor chocaban violentamente. Este último no aguantó mas la tensión y abandonó Microsoft, descabezando la dirección técnica de Windows.

Aunque Ballmer no podía darles ninguna orientación técnica (Steve es un hombre de negocios, no un programador) si que fue el estímulo anímico que necesitaban.

Con su vozarrón, sus ademanes y su manera de hablar, fue capaz de insuflar fe en el proyecto y energías al equipo hasta el final.

1985 llegó, y muchos se preguntaban si Windows saldría alguna vez. Ese año salieron entornos gráficos como setas: Atari, Amiga Worbench, y el mas curioso, GEM.

Los que dicen que Microsoft copió a Apple no ha visto el GEM. No es mas que un clon del aspecto de Mac Os para X86.

Busca las diferencias...

La prensa empezaba a ver con buenos ojos esos Entornos Gráficos, augurando que el largamente esperado Windows tendría serios problemas, si es que alguna vez salía a la venta, claro…

LUZ POR LA VENTANA

La suerte llamó a Ballmer, literalmente. Justo cuando estaba buscando a alguien para que sacara el proyecto adelante, Tandy Trower llamó a su oficina. Trower había trabajado con FORTRAN, Pascal, COBOL, 8086 Macro Assembler, y el primer compilador de C para MS-DOS. Incluso se había encargado del Flight Simulator. Pero quería un cambio de aires. Ballmer, que vio el cielo abierto, a las dos semanas le ofreció el puesto de Director de Windows.

Al principio Tandy se asustó. Windows había cosechado una fama interna terrible. Era algo así como un proyecto arruinador de carreras. Razones no le faltaban, por esas fechas ya se le había encomendado esa tarea a cuatro personas y habían fracasado. De hecho, Trower pensaba que querían despedirlo, y por eso le daban un “proyecto maldito” para que fracasara y tener una excusa para su cese.

Tandy es el de las gafas

Le comentó sus preocupaciones a Ballmer, y este se rio. Le tranquilizó comentándole que lo único que querían era que alguien sacase Windows en los próximos seis meses.

Para ello no podía introducir cambios drásticos que retrasaran la fecha. Ballmer le prometió libertad creativa para Windows 2.0

Cuando se hizo cargo del proyecto, se encontró con que casi todo el trabajo estaba ya hecho. Lo que no daba tiempo a terminar, iría a la siguiente versión.

Eso si, Windows 1.0 estaba pelado de programas. Tandy se encargo de que se terminaran a tiempo las aplicaciones que estaban en desarrollo. También se las apañó para introducir Write, un mini procesador de textos, que en realidad era una versión experimental de Word para Windows.

Lo malo es que Windows necesitaba mas depuración y testeo, y no estaría a tiempo. Se decidió lanzar una versión preliminar llamada Premiere Edition (Windows 1.00) para que fabricantes, analistas y periodistas lo testeasen y diesen su opinión.

Las vacaciones tuvieron que esperar, y trabajaron durante siete días a la semana durante el verano para llegar a tiempo a la COMDEX. Entre esos laboriosos trabajadores, destacó un director de programación llamado Gabe Newell (actual director de Valve que se forró gracias a sus acciones de Microsoft y ahora echa pestes sobre Windows 8). Gabe incluso llegó a dormir en su oficina, trabajando día y noche. Recibió el mote de “Bad Guy”.

Tanto esfuerzo veraniego dio sus frutos, pues lograron terminar de una puñetera vez Windows.

Se compiló el programa, se diseñaron las cajas, se redactaron los manuales, y todo estuvo listo para el 20 de Noviembre, el gran estreno.

ABRIENDO LA VENTANA AL MUNDO

Pam Edstrom, que dejó Microsoft para tener su propia agencia encargada de las relaciones publicas de MS, patrocinó el evento, conocido como “asado de Windows.”

El lugar elegido fue el Alexis Park Resort en Las Vegas. La música que sonaba de fondo era “To Dream the Impossible Dream” (para soñar el sueño imposible).

Allí, Ballmer, Gates, y otros responsables de Microsoft presentaron al mundo, ataviados con smoking y pajarita, la versión final de Windows, numerada como 1.01, ante unos 300 analistas y periodistas del sector.

Sabían que tantos retrasos y frustraciones habían generado un ambiente “calentito”, por lo que decidieron hacer la presentación en clave de comedia para que todo el mundo se divirtiera.

Entre bromas y chistes se disculparon por la tardanza en salir al mercado. Ballmer y Gates se responsabilizaron de los retrasos, pero con mucho humor. Fue memorable el chiste de: “cuando empezamos a programar Windows, Ballmer aun tenia pelo”.

Stewart Alsop, gurú de la industria, entregó el premio “vaporware de oro” a Gates, diciendo: “El retraso de Windows era parte de un plan secreto para que Bill cumpliese los treinta años antes de la presentación.”

Como curiosidad, querían un ambiente con niebla. Utilizaron una docena de cubos con agua, que al echar hielo seco en ellos, producía una niebla que se disipaba en el árido aire de Las Vegas, cosa que le pareció muy divertida a los asistentes.

WIndows fue ampliamente promocionado. Programadores expertos dieron conferencias para animar a los desarrolladores de software.

Empezaron a circular “rolling demos” de Windows 1.0 para ver las maravillas que aguardaban a los afortunados compradores.

¿Y que decir del anuncio de Ballmer promocionando Windows como si de un vendedor de coches usados se tratase?

ASÍ ERA…

Windows 1.0 no era un Sistema Operativo propiamente dicho, pues corría sobre MS-DOS. Mas bien, era un entorno gráfico capaz de lanzar sus propias aplicaciones.

No era imprescindible tener un ratón, tan solo un IBM PC o compatible, 256 Kb de RAM y dos unidades de disco flexible de 5¼. También tenía soporte para disco duro, lo que aumentaba el rendimiento.

Windows traía de serie un montón de soporte para, entre otras cosas, adaptadores gráficos. Tenia desde el clásico IBM Color Graphics Adapter (CGA, 4 colores), pasando por el monocromo Hercules, hasta llegar a IBM Enhanced Graphics Adapter (EGA), con una resolución máxima de 640X350 y 16 colores.

Además, con el hardware adecuado, podía trabajar superando la barrera de los 640 Kb.

Era capaz de tener varios programas ejecutándose a la vez en la pantalla, y no eran trucos de esos de poner la aplicación en pausa y tonterías de esas, no, que va. Aquí esta la prueba:

 

También era capaz de generar vistas miniaturizadas de un programa en ejecución. ¡Podía verse como la aplicación seguía trabajando en tiempo real a tamaño sello!

Otra gran función era la del portapapeles. Ahora podemos copiar y pegar información entre diferentes aplicaciones y parece lo más normal del mundo, pero en 1985, era la pera limonera.

Lo que tal vez te desconcierte era su manejo. Los que dicen que con Windows 1.0 Microsoft se copió de Apple es que no han probado ambos sistemas. ¡Se parecen lo que un huevo a una castaña!

Colores de Wintablet.info, cortesía de Wintablet.info...

Olvida toda tu experiencia anterior en Windows, porque a penas te va a servir de algo…

Nada mas empezar la sesión, nos encontramos con MS-DOS Executive, conocido hoy día como el explorador de ficheros. Desde esta ventana, podemos lanzar todas las demás aplicaciones haciendo doble click en ellas.

Tal vez pienses que al lanzar una aplicación cualquiera, podamos observar su correspondiente icono en la barra de tareas…

¡Pues no! No hay ninguna barra de tareas, aunque se parezca en la practica. En realidad es parte del escritorio, como se puede ver si minimizamos todas las aplicaciones. Lo que pasa es que los iconos de estas aparecen siempre abajo.

Y eso no es todo. Las aplicaciones que están abiertas solo tendrán su icono abajo siempre y cuando no estén minimizadas o bajo otras ventanas.

Si tienes abiertas dos aplicaciones, no verás ningún icono.

Veamos el funcionamiento de las ventanas, que poco tiene que ver con lo que conoces.

Antes de nada has de saber que las ventanas ni se superponen, ni están sueltas. Al menos un lado de la ventana ha de estar siempre en contacto con un lado de la pantalla.

La ventana se compone en su parte superior por un botón de funciones de ventana, una barra con el nombre, y otro botón.

El botón de la izquierda tiene lo que te esperas, las funciones básicas de la ventana, como la pantalla completa, cerrar la ventana y cosas así. Si haces doble click en la barra del nombre (ojo, que no en el nombre) se minimiza en forma de icono abajo, y si pinchas en él, volverá a su sitio. Pero lo chungo viene a la hora de mover las ventanas…

¿Ves ese icono tan raro de la derecha? Pues tiene dos funciones. Si se pulsa en el, pasa a modo de pantalla completa. También puede arrastrarse. Sabremos que lo estamos haciendo bien si el puntero se transforma en dicho icono.

Si lo arrastramos hacia los extremos laterales de la pantalla, y soltamos, la aplicación ocupará la mitad de la pantalla (en caso de tener otra maximizada). Pero si la movemos hacia abajo, aparecerá una línea vertical. Esto indicará que ahora puedes redimensionar un lado de la ventana. Si hacemos cualquier otra cosa, no surgirá el menor efecto.

También se pueden colocar las ventanas en los laterales arrastrando los iconos desde la “barra” hasta los extremos de la pantalla.

De no hacerlo así, las aplicaciones se irán colocando unas encima de otras. La verdad sea dicha, era bastante lioso, sobre todo si ya conoces otros sistemas.

El acierto de diseño que tuvieron, fue que cada ventana contenía todos los controles relativos a su aplicación, al contrario que en Mac o Visi On, que los tenían desperdigados por ahí…

Salvo los controles de la ventana en si, el diseño permanece casi inalterado...

Las aplicaciones que traía de serie eran, entre otras, el (famoso) reloj, el juego Reversi, el bolc de notas, el procesador de textos Write, el Paint, con una profundidad de color de 1 byte…

¿Quién no ha aprendido a dibujar en el PC con cualquier versión de Paint?

Contaba con Terminal, una aplicación para conectarse a otras computadoras y un calendario que depara una pequeña sorpresa a los mas observadores…

¡Windows 1.0 ya estaba preparado para el efecto 2000!

… Y ASÍ LE FUE

Las criticas por lo general indicaban que Windows tenia una buena relación calidad/precio. Lo que gustaba era su compatibilidad con MS-DOS y TopView, su multitarea, la posibilidad del color y las sencillas aplicaciones. El poder utilizar los programas sin teclear comandos también gustó mucho.

Lo que no gustaba tanto era el sistema de ventanas, superado por Apple, que era mas sencillo y podía solapar varias aplicaciones. La multitarea en la practica no era muy útil, y también se criticó lo lento que funcionaba en algunos ordenadores. Erik Sandberg-Diment, analista del New York Times, se quejó de que era más sencillo utilizar Windows con ratón que con teclado (¿¡!?)

Lo peor fue ausencia de grandes aplicaciones diseñadas para Windows por terceros.

Microsoft vendía el SDK (un kit con todo lo necesario para hacer aplicaciones) por 500$. Por un precio similar al de otros SDK, el paquete incluía 7 discos y dos manuales tochos con 1000 páginas.

Fueron apareciendo varios programas para Windows 1.0, pero hacían falta herramientas de producción mas solidas. Cuando esto pasara, Windows mostraría su gran potencial.

Como dijo un análisis de PC Magazine: “Aunque las aplicaciones son inmaduras y se podrían implementar mejor, Windows se convertirá en una poderosa herramienta para usuarios avanzados, y establecerá una base sólida para las futuras generaciones de aplicaciones de PC.”

Las sucesivas versiones traerían muchas mejoras, como mayor estabilidad, mas fuentes, compatibilidad mejorada con las ultimas versiones de MS-DOS y un mayor soporte de ratones, teclados, impresoras y otros periféricos. Las versiones 1.03 y 1.04 incluirían las ya clásicas Windows Device Drive Library(s), también conocidas como DLL.

No obstante, las ventas eran menores de lo esperado. En parte, por la carencia de programas. ¿Para que gastarse 99$ en Windows, si al final vas a estar lanzando aplicaciones MS-DOS?

Ni siquiera Microsoft sacó su afamado Word para Windows. Tendrían que conformarse con la versión para MS-DOS.

La cosa no iba muy bien, hasta Enero de 1987, que fue cuando salió a la venta el Aldus PageMaker. Fue el primer WYSIWYG para Windows, y una autentica razón para comprarlo. Pero ya era tarde, pues Windows 1.0 estaba cercano a su fin. El 9 de Diciembre saldría su sustituto, Windows 2.0.

Aun así, Windows 1.0 mantuvo el soporte hasta Septiembre de 2001, convirtuendose en el sistema gráfico mas longevo de la Historia.

LA NUEVA ERA

Tres años de desarrollo, uno y medio de retraso y dos de vida en las tiendas. Lamentablemente, Windows 1.0 no fue un éxito comercial. Los continuos retrasos y un sistema de ventanas poco vistoso empañaron el duro trabajo que habían realizado. Sin ser realmente un mal producto, Windows 1.0 pagó la novatada de entrar en un campo pionero para PC. De hecho, ninguna de las otras propuestas alcanzó el éxito.

Sin embargo, Windows 1.0 colocó los cimientos de la informática moderna.

Para empezar puso a Microsoft en primera línea del sector. Aunque Windows original no hizo muchos méritos, ahora todo el mundo conocía a Microsoft, a Gates, el Word y ese entorno que se quedó a medio camino: Windows.

Afianzó el PC como estándar. El que cada empresa haga los controladores para el sistema operativo, algo de sentido común hoy en día, se debe en parte al sueño de Microsoft de una plataforma gráfica “universal”. Ya nadie recuerda la pesadilla que era instalar cualquier periférico en los 80.

También hizo ver a la gente que era posible tener un entorno grafico en su PC sin tener que gastarse increíbles cantidades de dinero. Al principio había mucho donde elegir, pero muy caro.

Por ejemplo, Visi On costaba 495 $, a lo que había que sumarle un ratón de 295 $. Pero como un sistema por si solo no sirve, para trabajar con él podías comprar el Visi On Calc por 395 $, el Visi On Graph por 250 $ y el Visi On Word por $375. La broma te salía por 1765 $ (ordenador caro para hacerlo funcionar aparte).

Microsoft había dado sus primeros pasos en el camino del entorno gráfico, y si Windows 1.0 levantó mucho revuelo, Windows 2.0 sería un gran terremoto.

Pero eso, querido lector, ya es otra historia…

Por Exteban | 4 Comentarios | Etiquetas: , , , , , , , , , | Enlaza esta entrada

4 Comentarios

Qwert.V0
Enviado el 21/11/2012 a las 23:45 | Permalink

He disfrutado como un pulpo con la historia thks ;)

Enviado el 22/11/2012 a las 11:55 | Permalink

Me encanta el resumen de los mitos de windows y mac. No hay mentira suficientemente grande que no se acabe creyendo si no se repite el número suficiente de veces: por más que desde el campo apple se siga insistiendo en que Windows es una copia del SO de MacIntosh, la realidad es tozuda.

Tremendo lo de “robar en el chalet de xerox” :D

Quique
Enviado el 23/11/2012 a las 17:26 | Permalink

Ante tod mis más sinceras y envidiosas felicitaciones. Me encanta leer este tipo de artículos. Solo un pequeño detalle, me da la sensación de que faltan mencionar algunas fuentes (por ejemplo, hay una parte que parece transcripta de http://www.folklore.org).

Como decía recién, siempre disfruto de este tipo de artículos y, curiosamente, cuando se trata de Microsoft es muy difícil de conseguir. Como si su historia fuera voluntaria o involuntariamente eliminada. Durante años he leido de la historia de Apple, IBM, Next, Digital, Compaq, Atari y Commodore, entre otros. Pero de Microsoft poco y nada. Por más de que lo he intentado es muy difícil conseguir algo.
Diría que este es el artículo más largo y completo que he podido leer sobre los orígenes de Windows y debo darle las gracias por ello.

Una lectura que siempre he disfrutado es la de folcklore.org, que trata de la historia del Macintosh original. Es una historia algo contemporanea a la del Windows 1.0 tratada aquí por lo que es interesante hacer algunas comparaciones.
Primero, ambos fueron influenciados por Xerox pero mientras Microsoft pudo contratar a varios de los empleados y hasta comprar una Xerox Star, en Apple sólo tenían a u ex empleado y una única visita a Palo Alto. Independientemente de ello, y como bien se indica en el artículo, todas las empresas de ese tiempo vieron en la iniciativa de Xerox el futuro de la computación que había que llevar a cabo.

Segundo, ambas compañías (Apple y Microsoft) desarrollaban diferentes proyectos en paralelos pero cada uno en estricto secreto y sin intercambios con el otro. Mientras en Apple tenía la Apple II, la Apple III, la Lisa y la Macintosh; en Microsoft se descubre a un equipo trabajando con DOS, otro sobre este Windows 1.0, un tercero con todo lo vinculado al Macintosh, etc.

Tercero, tanto en la Macintosh original como en Windows 1.0 primo el corto plazo. Aquí se menciona que el equipo de Windows 1.0 carecía de una estrategia a largo plazo. Y pasaba exactamente lo mismo en el equipo de la Macintosh, hacían un producto único que no mantenía herencias del pasado y tampoco tenía preocupación por su sustentabilidad a largo plazo.

Cuarto, mientras que a Apple lo antes mencionado le aparejo problemas a largo plazo (ya que tuvieron serías dificultades en tratar de actualizar su System a lo largo de los años), parece que Microsoft tomo conciencia de ello con anticipación y el retraso en Windows les permitió incorporar características que le permitirían progresar a largo plazo.

Quinto, la visión a corto plazo mencionado en el tercer punto parece ser un problema común de muchos productos de esa época en prácticamente todas las empresas (IBM, por ejemplo, tampoco creía que su IBM PC subsistiera al paso del tiempo, y ni que hablar de la Commodore 64). En parte parecía una inevitable consecuencia de la inmadura tecnología y la necesidad de tratar de bajar los costos al máximo. Esa gente realmente exprimía su imaginación y conocimientos al límite para hacer las cosas que hacían con todas las restricciones que enfrentaban. Hay que esperar casi una década para que el hardware ofreciera un poder de computación lo suficientemente razonable como para poder comenzar a olvidarse de algunas limitaciones.

Sesto, de hecho, esta necesidad de estar al límite es lo que impedía que el software desarrollado para Macintosh se pudiera portar fácil y rápidamente a Windows.

Septimo, me parece interesante que Microsoft logró sobrevivir a algunos descabezamientos mientras que en Apple, apenas se lanzo el Macintosh, prácticamente se disolvió el equipo. En cierta medida hasta en esto Microsoft parece tener un “ADN” más paciente y menos verticalista.

Octavo, también es interesante que aquí se diga que el responsable en Microsoft en el desarrollo para Macintosh creyera tanto en este último que no compartiera ni ayudara al equipo de Windows. Sus colegas del equipo del Macintosh original que escriben en folcklore.org sospechan exactamente de lo contrario.

Noveno, me parece interesante la obsesión de Bill Gates por tratar de meter dentro de Windows muchas cosas relativamente diferentes. Algo difícil de hacer. En cierta medida parece iluminar algunos de los problemas que enfrento el desarrollo de Cairo y, más polemico todavía, el que terminaría siendo Windows Vista (el último proyecto importante de ese Bill Gates con el puerto de “jefe de arquitectura de software). Esto tiene que ver un poco con su cosmovisión de mundo, ya que muchas veces sostenía que cuanto más cosas tuviera el software mejor. En ocasiones, el poderoso Office lleno de opciones parecen darles la razón (con aplicaciones como Outlook, que funcionan como un todo-en-uno). En otras cosas, como Cairo y Vista, parecen ser las recetas para crear un monstruo.
Vale decir que Steve Jobs no parecía ser muy diferente, imponiendo cada vez más y nuevos requisitos para ese ordenador “económico” y fácil de usar.

Decimo, Microsoft siempre acerto cuando hace honor a su nombre y crea software capaz de correr en hardware limitado. Windows rescata, en este sentido, la esencia de la idea del Micro Software que le da nombre a la compañía.

Decimo primero, me encanta descubrir que todos en esa época tenían sus “evangelistas” destinados a convencer a fabricantes, clientes, desarrolladores, etc. que su producto era el mejor para proveer, comprar, desarrollar, etc.

Decimo segundo, en general casi todo lo que se lee de los trabajadores de Microsoft es que es un ambiente de trabajo razonablemente agradable, incluyendo a sus principales ejecutivos, como Bill Gates y Balmer. Es muy diferente a lo que se lee de la mayoría de los que estuvieron subordinados a Steve Jobs.

    Exteban
    Enviado el 23/11/2012 a las 19:11 | Permalink

    Me alegro que te guste el articulo.
    Es cierto lo que comentas sobre la ausencia de información de la historia de Windows. La mayoría la he sacado de libros.

    Curiosamente, la historia de Windows que se puede encontrar en internet, esta escrita en su mayoría por maqueros, con suposiciones de lo que paso tomadas como hechos. Sirva como ejemplo lo de Konzen. Para el equipo de Mac su interés era por espionaje industrial. La realidad es que era “amor al arte”, por ser un gran admirador de Apple y por profesionalidad (de hecho, sus programas eran los mejores para el Mac, por eso Jobs no cortó relaciones).

    La verdad es que el pobre no tuvo nada que ver con Windows hasta mucho después de su anuncio, al contrario de lo que sugieren los fans de Apple.

    Aunque como he dicho la mayoría lo he sacado de libros, al ser un articulo tan largo y al escribirlo durante tanto tiempo, es posible que se me haya escapado alguna.

Deja un comentario  

Tu email nunca se publica o se comparte. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
:wink: :-| :-x :twisted: :) 8-O :( :roll: :-P :oops: :-o :mrgreen: :lol: :idea: :-D :evil: :cry: 8) :arrow: :-? :?: :!:
Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)