Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

26
Oct 2013
Opiniones

Estudiando con una tablet – Autor: Albert Fernández

El curso pasado (2012-13), después de cargar cada día con más de 2000 hojas en formato de libros y una carpeta llena a rebosar de apuntes (casi 8 kg a final de curso sumando libros y libreta), deberes, trabajos y notas sin sentido alguno de mis horas de aburrimiento en clase, decidí que había llegado el momento de dar el paso: comprarme una tablet.

Hay gente que opina que para trabajar es mejor un portátil (según en que casos puede ser), pero en mi caso, opino todo lo contrario. Hoy en día existen tablets “transformables” y fundas con teclado que permiten trabajar casi al nivel de un portátil, pero sin sacrificar las ventajas de una tablet.

¿Por qué una tablet y no un portátil? Normalmente menor peso, mejor formato de lectura, mayor comodidad a la hora de usar maquinas de diagnosis, mayor facilidad a la hora de apuntar esquemas (aunque mayor dificultad a la hora de escribir textos) y el plus, de que en mi horas muertas, puedo leer con comodidad cómics y libros, ver películas o series, navegar por Internet, sin necesidad de tener una mesa.

Una vez decidí que quería una tablet, tuve que decidir que plataforma y modelo. Las opciones para mi eran claras, Nexus 7/10, iPad 4 y tablets con el SO Windows 8. Mi decisión fue sencilla: tablets con Windows 8, en este caso, Acer W700 de 64 GB.

¿Por qué me decidí por una con Windows 8?

La primera razón: MS Office. Si, se que hay alternativas en iOS y en Android y que en Windows existen suites como Open Office, Libre Office o Kingston Office, que son gratuitas o de código abierto. Lo se. En el caso de las alternativas en Windows (GNU/Linux o Mac, me da igual), las alternativas son viables para un uso “serio”, pero en el caso de iOS/Android, las alternativas no son todo lo útiles que uno cabría esperar y, en la mayoría de situaciones, solo sirven para hacer “4 cosas” que luego en casa tendrás que retocar con una suite “seria” (MS Office, Libre Office o la que más te guste).

Pantalla compartida en Windows 8

Pantalla compartida en Windows 8

Segunda razón: la biblioteca de software, a pesar de muchas veces no estar optimizado para pantallas táctiles, es enorme. Por poner un ejemplo, en prácticas usamos el Picoscope (osciloscopio), Elsawin (información de vehículos de la casa VAG), Autodata (información de vehículos de todas las marcas), Bosch ESI[tronic] (sistema de diagnosis de la casa Bosch) o FluidSim (hidráulica, neumática, etc.). Todos ellos los puedo usar desde mi tablet, sin problema alguno. ¿Hay alternativas en iOS/Android? En algunos casos las hay, a pesar de ser normalmente programas muy limitados, pero en otros ni las hay ni parece que a corto plazo las vaya a haber.

Tercera razón: no depender del fabricante para obtener las actualizaciones. Con un dispositivo Apple obtienes las actualizaciones directamente de Apple, hasta que un día deciden cortar el grifo (iPad, iPhone, etc). En Android, si tienes un dispositivo Nexus también, pero en el resto de casos… Dependerás “de la comunidad”, de tu teleoperadora, del país en el que vives o de tus conocimientos informáticos para saltarte esas limitaciones. Con Windows 8, obtengo las actualizaciones de MS directamente y si el día de mañana sacan Windows 9, a no ser que impongan unos requisitos absurdos (lo cual tampoco me extrañaría en exceso, viniendo de MS), en principio podré instalarlo.

Bien, una vez hecho mi explicación de porque una y no otra, paso a describir mi día a día en un CFGS de Automoción con una tablet.

El año pasado estructuré todo el contenido del ciclo en carpetas que tengo sincronizadas en Dropbox. Ahí tengo una carpeta por cada módulo (cada asignatura), carpetas de libros alternativos, de artículos técnicos, etc…

Este año he continuado con el mismo sistema, solo que añadiendo el uso de OneNote 2013 como herramienta principal para tomar apuntes. Para trabajar cómodamente, he creado una sección por asignatura y cada asignatura la divido en los temas de los libros, para poder localizar todo rápidamente.

Usando OneNote

Usando OneNote

Lo bueno de OneNote es que te permite adjuntar archivos (imagen, PDF, etc.) como parte de las anotaciones y tú escribir encima, subrayar, añadir grabaciones de audio o video, añadir tablas, formas (flechas, formas geométricas), etc. Con lo cual, salvo que quieras escribir muy rápido, puedes tomar apuntes con relativa facilidad.

No conozco en detalle otras aplicaciones similares (Evernote, etc.), pero creo que actualmente no tiene rival sustituyendo la libreta física (o el papel). Un 10 para MS por haber creado este programa.

Otra ventaja es que como continuamente nos cuelgan en Dropbox, Moodle o Drive, contenido variado (PDF, diapositivas, etc.) para complementar las clases con material que no sale en los libros yo dispongo de ellos en clase. Al igual que hago con los libros, los añado en OneNote y de nuevo, al igual que con los libros, subrayo, garabateo o añado cosas sin tener que imprimir nada en casa.

Una de las mayores limitaciones con las que me encontraba era en entornos multitarea, pero ahora, con Windows 8.1, se corrige el problema permitiendo la multitarea prácticamente total. Tener una libreta de papel, el libro abierto en uno de los lados de la pantalla y una calculadora al otro lado es una gozada.

Uno de los puntos más críticos en el mundo de los portátiles y las tablets es el tema de la duración de la batería. Todas las marcas te dicen que dura unas horas que luego, en uso real, son muchas menos. En perfiles de energía de Windows tienes bastantes opciones que, en mi caso, han servido para optimizar la duración de forma considerable. Creé un perfil al que le puse de nombre “Lectura”, limitando la potencia máxima de la CPU al 50%, desactivando el brillo automático (de hecho, esta opción la he deshabilitado en todos los perfiles ya que la considero muy molesta), desactivando el Bluetooth y configurando al mínimo la potencia de la GPU. El brillo lo configuro siempre según la estancia, pero suele rondar el 50%.

Alguno puede pensar que al 50% la CPU pueda no ser suficiente, pero salvo algún momento puntual, siempre va todo fluido con un uso ofimático (OneNote y Office, Firefox, lector de PDF, etc), consiguiendo que la batería nunca baje del 50% en los días que tengo 6 horas de clase (30 minutos por medio de recreo, así que 5 horas y media).

Como conclusión, puedo decir que el producto es muy bueno al que solo le pongo dos pegas: el peso en comparación a otras tablets y la no compatibilidad con la tecnología Wacom. Por lo demás, puedo escribir a velocidades cercanas a formatos tradicionales teniéndolo todo digitalizado, llevo todo conmigo en un peso de 1 kg aproximadamente y si tengo tiempo libre puedo hacer trabajos directamente en mi tablet o pasar el rato con ocio de todo tipo (comics, pelis, libros, juegos…)

Por ctitanic | 31 Comentarios | Etiquetas: | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)