Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

09
Feb 2014
dispositivos de convergenciafuturoHardwareOpiniones

Community Day 2014 y quedada WinTabletera (más Windows Phone)

El viernes y el sábado fui invitado a un evento de Microsoft que se conoce como Community Day y que sirve de contacto entre tres grupos de gente: Microsoft, ciertas comunidades de estudiantes y los MVP que tenemos algo que ver con apadrinar a uno de ellos o simplemente estamos más implicados dentro de la ayuda y soporte a terceras personas.

Y aparte de toda esa gente de buen vivir, me invitaron a mi. :-) Aparte de eso, ya que estaba en Madrid, también hice una mini quedada con otros dos de los impresentables que hacen WinTablet…¿Y de qué se habla en esos eventos? Pues si os lo contara luego tendría que mataros a todos, y no es cosa de ir perdiendo lectores. No, no nos cuentan secretos inconfesables, ni nos adelantan novedades de las que nadie más deba saber hasta que salgan.

Se trata más bien de una reunión de gente que muchas veces sólo se conoce online, y una especie de “premio” por la labor gratuita que se realiza. Aparte de comida y cama, que no está nada mal la calidad de ambas, está la recompensa de conocer y tratar a otros frikis como tu mismo.

Y además suele haber una actividad lúdica “a lo grande”. Este año nos han llevado a un campo de esos de aventura y el que menos ha tenido que saltar de árbol a árbol o escaparse de una cárcel muy chula… Buscad #CommunityDay2014 en Twitter y veréis.

En la parte seria, hay una serie de conferencias realizadas por algunos de los miembros, y mesas redondas y mucho buen rollo y risas y amistad.

Normalmente a mi las conferencias se me quedan un poco grandes porque los temas tratados no son de mi interés directo. Que te expliquen cómo hacer chuladas con los pivotes de Excel o con SQL Server, pese a ser enormemente interesantes, la verdad es que no me cuajan mucho.

Incluso las de desarrollo tampoco tienen más interés que el de confirmar o reafirmar lo que ya sé… ¡¡No, no, espera!! A ver. Que hubo una sobre cómo compartir código entre Windows 8 y Windows Phone (que por desgracia ya había visto), y otra sobre un nuevo sistema de instrumentación que Microsoft está preparando, en el que con un mismo sistema podemos tener lo mejor de Localythics y de BugSense en un solo producto y válido para Web, escritorio y Windows Phone, pudiendo incluso comparar con los símbolos de depuración almacenados en el servidor, que para Windows Phone es toda una ventaja sobre lo que hay en la actualidad… Se llama Application Insights y está, de momento, en beta.

También hubo algunas mesas redondas. Bueno, en realidad no había mesas de tal tipo, sino que era un cuarto con muchos bancos para estar tirado mientras hablas del tema a tratar.

Yo asistí a una sobre el futuro de la informática, que parece ser es algo que preocupa bastante a Microsoft (la que se les viene encima como no se espabilen). No, de nuevo decir que no hablamos de secretos sobre nuevos productos ni nada de eso.

Fue muy interesante, eso sí, porque partiendo de lo que nosotros esperamos sea el futuro de la informática, se terminó en el actual modelo de outsorcing y subcontratación que está matando esta nuestra industria.

Se habló de todo ello, cada uno expuso su opinión y llegamos a conclusiones bastante interesantes, como el hecho de que sobran el 99.999999999999% de las aplicaciones de todas las tiendas, de que el futuro son los wareables (Kinetic entró a saco Paco en ello), y de que C y C++ (ji ji) van a estar en la palestra por muchos años hasta que llegue algo nuevo que lo sustituya (y no, no es Go).

Evidentemente, y de nuevo como renuncia de responsabilidad (disclaimer, que dicen los americanos), el que la conversación se llevara a cabo en las oficinas de Microsoft no significó nada especial en el sentido de conocer nada que no se pueda decir en público.

***

Después de todo aquello me sobraron dos horas que debía perder paseando por Atocha a la espera de mi Ave hacia Alicante, así que como no tenía otra cosa mejor que hacer, contacté con Chulilla y Mahjong y nos vimos allí, al calor de unas cocacolas (los tres somos tirando a ancianos ya, y el alcohol como que no nos termina de sentar bien y aunque decir “al calor de unas copas” hubiera quedado más c00l y fashion, la verdad es que fueron cocacolas).

WP_20140208_19_06_04_Pro (1)

Otra cosa fue la conversación que mantuvimos. Hablamos de muchas cosas, nos reímos de otras muchas más, y fue algo épico digno de ser grabado para la posteridad.

Entre los tres, y sin juntar la mía, que poco habría incrementado el nivel, había allí más BI y más CTO y más de todo que haya podido haber nunca en ningún otro lado. De hecho amablemente nos indicaron que debíamos separarnos antes de las dos horas porque se estaba empezando a producir una distorsión espacio-temporal que podía haber acabado con el universo entero.

Qué dos, señor, qué dos. Da gusto hablar con ellos de todo y de más allá.

No voy a comentar aquí nada sobre lo que tratamos, ya que WinTablet es fiel reflejo de ello. Eso sí, Chulilla quedó estupefacto cuando le mostré cómo cierta supuesta limitación del iPad no era tal, y Mahjong no le fue a la zaga su uso con GoodReader.

De lo demás, leed WinTablet y sabréis de qué hablamos.

***

Ya para finalizar, este fin de semana he hecho un experimento que ha consistido en llevarme mi Nokia 1520 de paseo como único terminal y/o ordenador y/o tableta.

¿Resultado? Casi satisfactorio, lo que no es poco ya que lleva un sistema operativo que no brilla precisamente por sus características de usabilidad o mejor dicho: que está a la cola en funcionalidad respecto a los otros dos campeones en el ring: iOS y Android.

Lo más destacable del evento han sido dos cosas: en un lugar en el que lo habitual es que la gente lleve móviles con Windows Phone (recordad, ha sido un evento de Microsoft orientado a tecnologías Microsoft), cuando yo sacaba semejante tocho todo el mundo giraba la cabeza a ver eso del 1520. Luego, a lo largo de los dos días, la gente iba acercándose a verlo, tocarlo y hacerme las dos mismas preguntas: ¿Qué se siente o qué tan útil es una pantalla tan grande? y la primera de todas, la que absolutamente todos han hecho: ¿Cuánto le dura la batería y si aguanta un día completo?

Antes de responder a ambas, una reflexión: ¿tan poco dura la batería de un Nokia? Pues sí, es una de las principales pegas que tienen la mayoría de los terminales. Todo el mundo tiene el mismo problema: poca batería, extensible a cualquier sistema operativo, pero por cómo veo a mi Zeta usar su 520… Bueno, ahora tiene una batería recargable cortesía de Microsoft, y en unos días otra más cortesía de su consorte, que soy yo para más señas.

¿Todos? No. Yo no. No con mi 1520, ni con mi Note 3. Sí con mi iPhone 5, aunque poco porque tampoco es mi terminal principal. Ventajas de los móviles de cuarto de quilo con gran espacio para poner una gran batería.

Otra de las cosas que hacía la gente era coger el 1520 y metérselo en el bolsillo, y la gran mayoría de ellos movía negativamente la cabeza por el tamaño. Hay que ser de hueso ancho y tener pantalones en consonancia para que ni moleste mucho ni se note. De hecho, como también he llevado mi iPhone 5 (sí, soy un poco mentirosillo), este último se pierde si está junto al otro. Digo se pierde literalmente, porque si quería cogerlo tenía que rebuscarlo en el bolsillo.

Tampoco hablamos de llevártelo a la oreja. Incluso para alguien con tamaño cabezón como el mío, destaca. No es como pegar un iPad a la cara, pero casi. De todos modos a mi eso me da igual.

Retomando el hilo de un uso exclusivo, he comentado que casi cumple su cometido. Si abstraemos el hecho de que no tiene un teclado completo, casi llega a ser completamente satisfactorio excepto por algunas cosas:

  • No tiene push en el correo. Esto casi me hace perder mi cita con los WinTableteros, porque Twitter tampoco me notificó los privados.
  • A veces los pushes se pierden y no te enteras (relacionado con lo de arriba).
  • Centro de notificaciones: como no lo pilles en el momento justo, te toca ir abriendo uno a uno los programas que tienes activos para recibirlas a ver cuál de ellos ha sido.
  • A veces le cuesta mucho conectarse con 3G o con Wifi si hay.
  • Empezó a hacer cosas raras y lo tuve que reiniciar. Dos veces en dos días.
  • Me dio por seguir una de las rutas que hicimos en el autobús y si hubiéramos seguido al Here Maps, habríamos terminado en la Conchinchina o más allá (tampoco es que el navegador que llevaba el conductor fuera mejor, insistentemente quería que cruzáramos al lado contrario de una avenida de varios quilómetros con seto de separación).
  • Tanto la reproducción de vídeo como de audio va a trompicones. Cada cierto tiempo se detiene un poco, y luego continua. No sé si es un problema específico de este terminal o del sistema.

 

Todavía estoy esperando que mi iPhone o mi Note 3 se pierda una notificación o que no pueda conectarse a 3G/Wifi en condiciones normales.

No todo ha de ser malo, claro. Salvo la falta de alguna que otra aplicación o, como dijo un chaval en el evento, “para qué quiero semejante pantallón, si luego tengo el mismo contenido que con mi 520”, refiriéndose a Twitter, que simplemente escala el tamaño. No solo Twitter, sino que salvo honrosas excepciones (como Fiction Book Reader) ningún programa aprovecha mejor el tamaño de la pantalla.

Ya para terminar, comentar que sí, que pude hacerlo todo sin problemas, y la batería al final del día estaba por el 40%, tras mucho navegar (cuando no tenía aplicación equivalente), leer correo, chatear, leer noticias y hablar por teléfono.

A ver, que con 6 pulgadas da para poder ser usado tanto como tablet/micro portátil, si tan solo se le pudiera añadir un teclado físico y tuviera una salida para un monitor grande… y sistema de ficheros, aunque fuera básico, tendríamos un micro-ordenador de lo más completo. Falta que MS dé los pasos correctos en la dirección correcta, cosa que es muy difícil dado lo cabezones que están.

Sin embargo lo que más me jodió de todo es la ausencia de centro de notificaciones. Personalmente, tras dos días de uso intensivo en el que tengo que estar al loro de las mismas sí o sí, muchas veces me volví loco y perdí una impresionante cantidad de tiempo buscando entre las aplicaciones instaladas cada vez que oía el “ping-ping”… para terminar yéndome al iPhone y mirarlo allí.

Vamos, que se comportó como un campeón, aunque ahora tengo que repetir la operación con mi Note 3, que creo irá mejor porque tiene más aplicaciones, lo que resume todo esto: aplicaciones de valor, no cantidad de aplicaciones. A ver si se lo aplican los tres grandes contendientes.

 

Por RFOG | 13 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)