Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

19
Mar 2014
Análisisfuturo

Una ojeada al futuro: el final de los soportes físicos de almacenamiento y reproducción

El avance de la tecnología se ha ido convirtiendo en un imparable e incansable reloj que va marcando el paso del tiempo, abandonando en el baúl de los recuerdos aquellos aparatos fascinantes que llegaron como se fueron; en un suspiro de expectativas, deseos y abandono.

Así, desaparecieron las cintas de audio, con la máxima expresión de calidad conseguida en aquellas bañadas en cromo y ferrocromo. En su momento llegaron las cintas de video, con su lucha a dos bandas entre vhs y beta (con una breve presencia del sistema 2000), que desaparecieron entre estertores con la llegada del dvd y el desembarco de los sistemas de visualización de calidad hd y full hd.

El mp3 y el desplome del coste por gigabyte del almacenamiento en los discos duros domésticos, abrió la puerta a la inevitable crisis actual de la industria audiovisual. Y estos, junto con las colecciones de películas ripeadas y compartidas, se van acercando lentamente a su desaparición al haberse generalizado la explosión de la Sociedad de la Información en tiempo real, vía streaming, gracias al incremento constante de la velocidad y ancho de banda de las conexiones domésticas, con un precio contenido.

Hoy, haciendo un análisis de un equipo, me he percatado que el espacio utilizado y sacrificado para la unidad de dvd/br ya no tiene sentido ni en un ordenador, ni en una consola, ni prácticamente en ningún dispositivo moderno. Y que este reproductor multimedia ha iniciado, su desaparición como le ocurrió a las incombustibles disqueteras.

Soy poseedor de un excelente reproductor de discos Blue Ray, con una calidad que siempre me ha parecido superior incluso que la del cine, pero que ha iniciado su declive a causa de los formatos 4K y, sobre todo, a la distribución de audiovisuales y juegos vía streaming o por sistemas como steam.

Y me pasa viendo mis estanterías llenas de discos físicos, lo que me pasa viendo mi antigua biblioteca de libros en papel, y que se resume en: “Cuanto espacio, cuanto peso, cuanto polvo!!” Pudiendo tener la colección entera en un disco duro. O, aun mejor, pudiendo verla en tiempo real desde un servidor, almacenándola en Internet o en Cloud.

Además, siguiendo la secuencia vital acelerada de nuestros tiempos, el almacenamiento también está cambiando. La llegada de los SSD (disco duro de estado sólido) han impulsado enormemente las prestaciones de mi portátil y tabletas. Y aunque aún el precio por Gb. es alto, este reinado ya se tambalea con los usb 3.0 de más de 100gb, los cuales me permiten el que podamos llevar encima todas mis fotos y videos, como antes llevaba a las imágenes de mis seres queridos en la cartera.

Es decir, no solo mantengo la capacidad de almacenamiento, sino que gano en velocidad y en movilidad.

Claro que tampoco tiene sentido el almacenamiento en local de nuestra información cuando, cada vez más, toda ella se almacena en la nube.

Al correo, contactos y vida social, se une ahora el material audiovisual, siendo todo depositado, gestionado y consumido de forma remota.

La única barrera es el ancho de banda que limita la capacidad de transferencia. Pero este también está dentro del ciclo continuado de crecer en prestaciones y abaratarse el precio, por lo cual ya es más fácil tener sincronizado nuestro teléfono con la nube y guardar automáticamente las fotos en Cloud, que andar leyendo la tarjeta SD de la cámara de fotos en un lector especial, para transferirlo a un disco duro.

Así que creo que, en menos tiempo del que pensamos, el almacenamiento local quedara reducido a una especie de cache de unas pocas decenas de Gb. Un sitio en donde guardemos datos de forma temporal, para ganar velocidad de funcionamiento, como ocurre con el sistema operativo o los juegos que más utilizamos.

Los equipos ya no necesitaran dispositivos de reproducción de medias, ni almacenamientos tan grandes. Y podrán ser más finos, baratos y potentes, con baterías que no tendrán que mover dispositivos de almacenamiento y reproducción glotones de energía.

En mi opinión, el futuro será de las tabletas táctiles, o híbridos. Dispositivos con una altísima capacidad de consumo y reproducción de información y material multimedia; con mucho menos peso y mucha más duración de la batería; y siendo principalmente Network machines que dejen la responsabilidad de la salvaguarda de los datos a sistemas ubicuos en la Nube.

Por Juan Quijano | 15 Comentarios | Etiquetas: , , | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)