Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Entradas recientes

Archivos

19
Ene 2017
OneNoteOpiniones

OneNote, Evernote y S-Note en modo extremo

El otro día debido a una crisis tremenda de fe decidí que no iba a escribir en una temporada. Luego vino el hangout sobre el tema y la propuesta de Juan Luis Chulilla de abrir los temas sobre los que escribimos en wintablet.info como de hecho ya hacemos desde hace mucho tiempo en el hangout y en el podcast. Eso sumado a la insistencia en que siga escribiendo ahora que el tema ya no tiene porque ser de Microsoft ha hecho que me replantease las vacaciones.

Pero… ¿de qué escribo? Desde que tenemos los foros de Slack allí se producen algunas controversias y comentarios que deberían pasar a ser artículos pues suelen resultar bien interesantes. Si no lo hacíamos era porque muchos de esos comentarios son de temas que no tienen que ver con el tema que tenía la página web. Pero como eso ha cambiado aquí os cuento una bonita historia.

 

 

Básicamente me puse a trastear con OneNote y de ahí pasé a S-Note de Samsung y de ahí a Evernote. Os lo cuento. Es largo, estáis avisados.

Todo empezó porque Rafa Ontivero puso este link a un artículo donde se comenta que Microsoft ha sacado un nuevo sistema de desarrollo o API o como se llame (leeros el artículo) de modo que las aplicaciones universales sea autoadaptativas a las condiciones del equipo donde se ejecutan, sea un teléfono, una Xbox One, un wintablet o un PC.

(Como siempre todas las imágenes puedes darle click sobre ellas y se amplían para poder leer lo que pone allí)

Como se ve mi comentario y el de otros fue… «Otro API más».

Pero eso hizo que volviese a probar algunas cosas en el OneNote de mi Samsung Galaxy Note Edge. Creí haber visto que ahora cada vez que abría una nota OneNote en mi Note Edge esta se bajaba en el momento, como hace Evernote. Esto es buena idea puesto que así puedo tener miles de notas en OneNote (o Evernote) pero no están ocupando sitio en mi móvil que tiene como todos poco espacio.

Así que me puse a escribir notas en el OneNote de mi Note Edge e instalé la extensión OneNote en mi Chromebook de modo que mientras navego por Internet puedo capturar web tal y como hago con Evernote.

El problema vino al ir a OneNote Online en el Chromebook a ver mis notas y hacer lo propio en el OneNote del teléfono. Vi esto:

Como se ve no se estaba sincronizando bien el Note Edge. Por un lado la nota que había escrito en el Note Edge no aparecía en OneNote Online (la nota «Probando OneNote») y un par de notas que había realizado en OneNote Online (entre ellas una captura de web llamada «Frecuencias telefonía móvil») no se habían bajado al Note Edge.

Lo que siguió fue una diatriba por mi parte ante los posibles «a mi no me pasa» que se suelen soltar en estos casos.

Yo no había hecho nada raro, simplemente había usado OneNote en Android creyendo falsamente que ya funcionaba correctamente. La recomendación de Vicente Sansaloni siempre es que el usa SOLO el OneNote de escritorio en varias máquinas (de hecho en más de tres) y que le sincroniza correctamente. Pero no recomienda usar ni la OneNote UWP del PC (o wintablets), ni la OneNote Android de los teléfonos, precisamente por los problemas que generan a la hora de sincronizar.

Sabias palabras. Pero… a ver, las aplicaciones existen y tienen un sentido. Es bueno poder usar el Note Edge en las reuniones para tomar notas rápidas, y en mi opinión en los tablets de 7 y 8 pulgadas con stylus deberían utilizar la versión UWP de OneNote pues se adapta mejor a ese tamaño de pantalla y a las prestaciones que podemos necesitar en movilidad. Pero es una opinión, discutible, lo que pienso que es indiscutible es que ambas aplicaciones (la de Android y la UWP ex-metro) existen y están soportadas y por tanto es lícito usarlas.

Pero el caso es que no sincroniza.

Y dejé pasar una noche entera, con todos los equipos en cobertura de Internet buena (300 Mbps simétricos) a ver que pasaba.

Lo que pasó, oh sorpresa de las sorpresas, es que después de esas 12 horas en el Note Edge aparecieron las dos notas que faltaban y en el OneNote Online apareció la famosa nota «Probando OneNote» que había escrito en el Note Edge.

Genial ¿no? Pues no mucho. De entrada ha tardado 12 horas en estabilizarse el problema y de salida es que no lo podía dejar así, quería probar más cosas. Estando sentado desperezándome en la cama hice DOS pruebas.

La primera fue tomar esa nota «Probando OneNote» y copiarla en el OneNote de Android a un «notebook» que teníamos compartido por parte de Vicente Sansaloni a todos los editores de Wintablet.info hacía tiempo. La idea que llevó a Sansa a compartir ese «notebook» era tratar de usar OneNote para coordinar los hangouts, almacenar los guiones, etc… Buena idea, pero terminó en nada cuando vimos lo mal que sincronizaba y que la parte colaborativa va infinitamente peor que la solución que usábamos (y seguimos usando) en ese momento que era un documento de Google Docs donde la función colaborativa (estar tecleando varios a la vez) funciona perfectamente y de un modo casi instantaneo.

Pues bien esa primera prueba FUNCIONO. Cuando llegué al trabajo y conecté con OneNote Online vi que allí estaba la nueva nota. Genial ¿no? Pues no. Porque he dicho que hice DOS pruebas.

La segunda prueba fue escribir (reconozco que a mala leche) en una nota antigua de ese «notebook» compartido por Vicente que se llamaba «OneNote es la leche» (por «bueno», para los lectores de fuera de España) y hice algunos comentarios (jocosos) manuscritos en el Note Edge sobre, como digo, la nota original de Vicente.

El tema es que al llegar al trabajo la nota seguía sin poder verse en el «notebook» compartido usando OneNote Online. ¿Conclusión? Había un problema de sincronización en el Note Edge.

NO PASA NADA, todo el mundo tranquilo, el OneNote tiene en todas sus versiones una opción para forzar la sincronización, cosa que en el día anterior había hecho como 15 veces sin éxito, pero nada lo volví a intentar.

Surrealista. El teléfono tenía cobertura Wifi sin problemas y de hecho podía seguir comentando en Slack sin problemas, pero el pelotudo de OneNote decía una y otra vez que no tenía conexión a Internet. What the fuck???? Sí, el OneNote pese a que el teléfono tenía conexión a Internet por Wifi saltaba conque no podía sincronizar porque no tenía conectividad.

Hice un bonito vídeo (en vertical, lo siento, fui un melón) al respecto:

!

Como se puede ver el OneNote una y otra vez da un error diciendo que no puede sincronizar por no tener conectividad a Internet, cosa que como se ve en el vídeo si tenía.

Pero como dice mi madre los Tejedor (mi segundo apellido) somos tozudos y seguí lanzando/forzando la sincronización en el OneNote de Android hasta que…

…sincronizó.

Pero claro no es cuestión de estar 10 o 12 veces forzando la sincronización para que funcione. De hecho es que no tendría que FORZARLA nunca, no, debería funcionar por si solo.

Claro la conclusión que hice en ese momento tenía que ver con la profesión más antigua del mundo y con las heces, vamos, que dije que era una «puta mierda».

En esa conversación con Rafa comenté que por muy mierda que fuese la sincronización la realidad es que no hay un sustituto para OneNote a nivel de toma de notas manuscritas integradas en documentos. La única alternativa es S-Note que es muy bueno pero solo funciona en los teléfonos Galaxy Note y en los tablets Galaxy Tab Note, vamos allí donde tenemos un stylus S-Pen.

Evernote, concluimos, se queda muy corto en cuanto a integrar los textos manuscritos dentro de notas que contengan más cosas. Como ejemplo puse que a mi me gusta llevar a las reuniones una nota de OneNote ya preparada con pantallazos de lo que voy a comentar, mis cifras y tal, y luego tomar notas debajo durante la reunión, y puse de ejemplo esta nota real de hace un par de años:

Como se ve ahí se mezclan pantallazos de la hoja de cálculo donde realizo mis cálculos de precios y condiciones junto a las notas que voy tomando en la reunión. De echo puedo hasta pintar encima de esas imágenes sin problemas.

También puse como ejemplo, en la conversación de Slack, la nota «Probando OneNote» que escribí en el Note Edge para probar si el programa en Android ya funcionaba mejor. La famosa nota. La que también copié al «notebook» compartido por Vicente. Es esta:

Como se ve mezcla perfectamente texto escrito con el stylus con imágenes y más texto e incluso dibujar formas que pisan las imágenes resaltándolas.

El problema es que no hay otro programa que haga eso. Evernote desde luego NO. Pero en realidad si que lo hay, S-Note de Samsung, pero como digo solo funciona en aquellos equipos con tecnología S-Pen de Wacom/Samsung.

En esos equipos, eso sí, funciona de fábula para tomar notas manuscritas mezcladas con imágenes y gráficos y todo tipo de cosas. Puse dos ejemplos de mi uso cotidiano en una reunión del colegio de una de mis hijas.

En la primera entre el texto que iba escribiendo inserté una foto de la que iba a ser su clase, quedando la foto perfectamente integrada en el documento:

En el segundo ejemplo integré en el texto que estaba escribiendo una foto de una lista que me pasó la profesora de útiles que necesitaba y que yo marqué con mis comentarios una vez añadida al documento.

El comentario ante los dos documentos por parte de Rafa fue, y cito, «diox, no compro nada más que no lleve palito incorporado – punto – recordádmelo cuando diga de comprar el nuevo nosequé o nosecuántos». Muy comprensible. El stylus en mi opinión marca la diferencia en tablets… si no creyese eso no habría empezado a escribir aquí, y también pienso que marca la diferencia en teléfonos como el mío que se acercan al concepto «phablet».

Siguiendo con el debate de Slack, le dije a Rafa que el problema con S-Note es que salvo en los mencionados equipos con S-Pen no se puede usar en otro lado. Cierto es que hay un S-Note para PC pero tanto Rafa como yo coincidíamos en que es un truño. Un mero visualizador y no muy bueno. Aunque se que Juan Luis Chulilla piensa distinto pues el lo suele usar.

Entonces le recordé a Rafa algo que en su día yo había probado y que Vicente nos recuerda día sí y día también siempre que nos escucha hablar de S-Note.

S-Note puede sincronizarse con Evernote de modo que las notas de S-Note en vez de almacenarse en la nube de Samsung (otra más) se almacenan en Evernote.

Como digo es la frase que siempre dice Sansa cuando nos oye hablar de S-Note y sus problemas de no ser multiplataforma.

Así que activé esa opción, a las bravas, sin backup ni nada, ¿quien dijo miedo?

CAGADA… o eso dije en un primer momento cuando empecé a ver en Evernote Web que me iban apareciendo todas mis notas y libros S-Note en Evernote mezclandose con las notas que ya tenía en Evernote.

Pero luego me di cuenta de varios temas.

Primero que todas las notas me estaban apareciendo juntas en Evernote pues se cargaban con fecha de hoy, lo cual llegado el caso podría ayudarme a borrarlas todas juntas. Pero segundo que en la aplicación Evernote de Android me aparecía una nueva carpeta, en realidad una nueva entrada de menú, donde se me agrupaban todas. Aunque esa agrupación no aparece tal cual en las otras versiones de Evernote que manejo (la web y la de ChromeOS).

¿Cómo solucionar este problema? Sencillo. Dado que todas las notas S-Note están localizables fácilmente en esa opción de menú lo que hice fue seleccionarlas (de 20 en 20 pues es un límite que tiene Evernote en Android) y poniéndolas una etiqueta a todas llamada «snote» de modo que en Evernote Web (y otros) ya pudiera seleccionarlas de golpe.

Funciona. Si en el Evernote Web selecciono la etiqueta «snote» solo me muestra esas notas importadas. En único problema es que cada vez que genere una nota S-Note en Evernote tengo que ponerle luego la etiqueta yo a mano. Tampoco es tan grave.

Así que, como se ve en la imagen, las «Action memos» que son los post-it amarillos que hacemos en el Note Edge y los cuadernos S-Note se ven en Evernote Web sin problemas. Bien es cierto que los cuadernos se ven un poco rarunos, pero son usables.

La verdad es que integran bastante bien porque curiosamente cuando damos click en una nota S-Note dentro de Evernote Android para editarla se abre el S-Note, esto es, no la editas con Evernote. Eso está muy bien, pero me dejó pensando si se estropearán las notas S-Note almacenadas en Evernote si las trato de editar con Evernote Web o con el Evernote de ChromeOS.

La respuesta es que no. ¿Motivo? No deja editarlas, lo cual es bueno pues prefiero no poder editarlas a tocarlas y estropearlas.

Como se ve en Evernote Web cuando tratamos de editarla la nota salta un mensaje diciendo que no podemos pues es una nota hecha con otra aplicación. Y en el Evernote de ChromeOS lo que salta es esta pantalla:

De modo que no nos deja editar en primera instancia, pero… ¿qué pasa si pulsamos «Iniciar». Pasa lo que dice, el ChromeOS abre la Android Google Play Store para proponer una app para abrir ese tipo de contenido, ¿y cual propone? pues S-Note de Samsung, por supuesto.

El problema es que como se ve en la pantalla anterior, el S-Note de Samsung es una de las más o menos pocas aplicaciones Android que no parece que dejen instalarse en mi Chromebook Acer R11.

Pero claro la reflexión era inmediata. Cuando salga el Samsung Chromebook Plus o el Pro con su stylus S-Pen y su S-Note (en algún vídeo ya he visto que parece que trae una versión, o a lo mejor es la versión Android) podré hacer lo mismo que hago con el Note Edge, editar y crear notas S-Note con el S-Pen y almacenarlas en Evernote, consiguiendo así que S-Note sera más o menos multiplataforma. Podré crear y editar notas en el móvil y en el Chromebook y verlas en el resto de equipos ya sea con Evernote Web o con el cliente de Evernote para ese equipo concreto.

Una solución ganadora por tanto, en mi caso particular, el S-Note en Evernote.

Hay un pequeño problema que es que Evernote no es capaz de leer dentro de las notas de S-Note. Por ejemplo si buscamos en S-Note la palabra «Anexo» me sale una nota que la contiene.

Pero si realizo la misma búsqueda por «Anexo» en Evernote, debería sacar las notas que tenga en Evernote conteniendo la palabra «Anexo» además de las notas S-Note contenidas en él mismo que contengan esa palabra, pero no. Solo muestra los documentos Evernote que contienen la palabra «Anexo». No mira dentro de las S-Notes almacenadas en Evernote.

Así que aparentemente Evernote solo almacena (y permite visualizar) las notas de S-Note, pero para modificar o buscar debes ir a S-Note. Tiene su lógica. De todo punto son notas de otra aplicación almacenadas ahí. No me invalida la solución… al final Evernote solo es para backup y para poder verlas/consultarlas desde la web de Evernote en cualquier dispositivo. Eso sí, Evernote si que busca en los títulos de las notas S-Note lo cual es útil si ponemos títulos significativos.

En fin, como digo S-Note y Evernote son una combinación ganadora.

El artículo bien podría terminar aquí con sus más de 2600 palabras, pero no. Con esto en mente me vine arriba y ya empecé a probar locuras. Vamos Evernote Modo Extremo.

En el Chromebook puedo llegar a tener tres copias de la aplicación Evernote. Primero la propia que instalas desde la Chrome Web Store que es una aplicación ChromeOS que puedes usar perfectamente y que es la que yo uso normalmente. Segundo la aplicación Evernote para Android que hoy por hoy puedes instalar en un Chromebook gracias al soporte de Google Play Store. La tercera y última es la Evernote Web que puedes configurar en ChromeOS para que aparezca como una aplicación, pero en realidad es la propia página web de Evernote tal y como la verías en un navegador normal.

¿Que pasaría si abro las tres y comienzo a escribir una nota en una, luego salto a otra, y luego a la tercera? Pues que funciona.

En esta imagen vemos la aplicación Evernote ChromeOS maximizada, no tiene opción de ponerla en ventana, y sobre ella la versión Evernote para Android en formato ventana. Ese fue mi primer paso en la prueba.

En esta otra imagen vemos ya las tres versiones de Evernote corriendo en el Chromebook a la vez. La Evernote ChromeOS maximizada de fondo, la Evernote Web en modo aplicación en segundo plano y sobre todas ellas Evernote para Android. Las tres sincronizadas y funcionando.

Así que compuse esta nota autoexplicativa que se ve en la siguiente imagen.

Como vemos en la nota la cree en Evernote para Android en el Chromebook, esperé a que se sincronizara y añadí más texto y una imagen en Evernote ChromeOS en el Chromebook, esperé a que se sincronizara y añadí más texto desde Evernote Web en el mismo Chromebook y de vuelta, una vez sincronizado, a Evernote Android para sacar el pantallazo que habéis visto arriba.

Y ojo, cuando digo «esperar a que se sincronice» quiero indicar que tardaba tan solo 10 o 15 segundos en hacerlo. A los 15 segundos máximo de dar click en «Listo» o en el «tick verde» para grabar la nota o los cambios, estos aparecían en el resto de las versiones. Hay que saber que pese a estar las tres en el mismo equipo al mismo tiempo se sincronizan por medio de Internet. Evernote no me dice que no tiene conexión a Internet aunque la tenga el equipo y me obliga a forzarlo una y otra vez, como me hizo OneNote (tal y como conté al comienzo de esta laaaarga historia).

El gran final de fiesta fue cuando Evernote (la empresa) detectó que estaba usando el Evernote en más de dos equipos, cosa que no se puede hacer con mi cuenta gratuita. ¿Cómo que más de dos equipos? Solo usas dos, el Note Edge y el Chromebook.

Os lo enseño en la ventana que saltó:

Cuenta la primera «Android (Android-google-Acer Chromebook R11)» que se refiere a la aplicación Evernote Android instalada desde la Play Store en el Chromebook. Luego la segunda es «Android (Android-samsung-SM-N915FY)» que es la aplicación Evernote para Android instalada en mi Samsumg Galaxy Note Edge. Lo sorprendente es la tercera que es «Android (Android-chromium-App Runtime for Chrome)». Después de mucho pensar se refiere a la aplicación que yo llamo Evernote ChromeOS. Aparentemente no es más que la aplicación Android encapsulada con el sistema que antes tenía Google para ejecutar aplicaciones Android dentro de ChromeOS.

Así que lo que tengo que seleccionar es para solo usar la aplicación Android Play Store en mi Chromebook y borrar la aplicación llamada Evernote ChromeOS y que instalé desde la Chrome Web Store.

En cualquier caso… ¿qué pasaría si hubiese hecho eso con OneNote? De entrada en el Chromebook no hay app nativa de OneNote y la de Android no deja instalarse pues la ha bloqueado para los Chromebooks la propia Microsoft, así que solo podría usar la OneNote Online. Pero si que hay un sistema donde yo he podido probar dos aplicaciones OneNote a la vez. Mis wintablets.

En un Wintablet podemos tener la app OneNote Onlien en el navegador, la app OneNote UWP (antigua Metro) y la OneNote Escritorio. Pues bien ambas pese a estar en el mismo equipo y al igual que pasa con Evernote sincronizan por Internet. ¿El problema? Sencillo, que como ya hemos establecido varias veces y confirmado por varias fuentes la app OneNote UWP (al igual que la OneNote Android) es una puta mierda y sincroniza fatal con lo que la prueba, similar, es un desastre garantizado puesto que esas sincronizaciones que Evernote hacía en 10 o 15 segundos es seguro que OneNote UWP quedaría bloqueada en algún momento tirando por la borda la prueba.

Así que…

QUOT ERAT DEMOSTRANDUM

Evernote 1 – OneNote 0

 

Olvídense de OneNote mientras Microsoft no solucione los problemas que tiene con la aplicación de Android y la mal llamada UWP. Por muchas opciones que tenga, por muy maravillosa que sea OneNote la realidad es que si la caga sincronizando NO SIRVE PARA NADA.

Por Mahjong | 11 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)