Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

21
Ago 2012
HardwareOpinionesSeguridad y malware

GTR: lo que todo el mundo sueña pero nadie quiere


Todo se acaba, y si estamos hablando de la carga de la batería, nos parecerá que duran demasiado poco.

Ya hemos hablado varias veces de tener mayor duración de batería. ¿Que sería lo ideal? ¿Unas pocas horas, como el Litio? ¿Semanas como promete el hidrógeno? ¡Paparruchas! Tenemos la tecnología para construir hoy mismo baterías que duran… ¡Toda la vida! ¿Para qué nuevos inventos, si ya tenemos los GTR?

Las siglas GTR responden a Generador Termoeléctrico de Radioisótopos (RTG en inglés).

No te lleves las manos a la cabeza que no estoy hablando de un reactor nuclear de bolsillo (¿crees que estoy loco o qué?).

El GTR es una de los generadores más sencillos que existen. ¿Como funciona?

Gracias al fenómeno termopar. Consiste en que dos metales diferentes que al estar pegados, si hay una diferencia de temperatura entre ellos generan electricidad.

Es algo tan simple que asombra...

Solo hay que proporcionar calor, y ya tendremos corriente. El problema reside en encontrar una fuente de calor duradera. Lamentablemente, las cerillas, que dan unos cuantos cientos de grados, se consumen en seguida.

La solución reside en los isótopos radioactivos. Dichos isótopos van soltando su increíble excedente de electrones en forma de radiación y calor.

El que tiene la mejor tasa de duración/radiación es el Plutonio 238. ¡Aguanta durante 87 años!

Colocas un isótopo de Pu 238 dentro de una capsula termopar,  la forras con plomo, y ya tienes tu Generador Termoeléctrico a Radioisótopos listo para funcionar. Si, se lo que estás pensando…

¿ES SEGURO?

Los GTR no necesitan mantenimiento. Por ello son utilizados en sistemas que necesiten electricidad y que estén ubicados en lugares que sean de difícil o imposible acceso. Balizas para la navegación o sondas espaciales se benefician de este sistema. Si la sonda Titán Mare Explorer sale adelante, contará con este sistema, pues las densas nubes de Titán hacen inútiles los paneles solares.

Otro punto a favor es que son bastante seguros. Tanto, que en Francia los utilizaron para impulsar marcapasos, utilizándose con éxito por primera vez en 1970.

El Plutonio es exageradamente tóxico. Un microgramo en la sangre es suficiente para matarte. Por ese motivo, esas pequeñas capsulas fueron diseñadas para retener escapes. Podían soportar altas incineraciones (por si el paciente era incinerado sin extraérselo), golpes violentos equivalentes al de un accidente aéreo o incluso un disparo.

Termopila de Plutonio para marcapasos de Alcatel

¿Y las radiaciones qué? Eso no era problema. La radiación detectada a 2 centímetros de la capsula era de 1mR/hora, cosa que con un pequeño escudo tendríamos 100 mRem al año. ¿Eso es mucho o es poco? Si tenemos en cuenta que ingerimos 40 mRem de radiación natural en la comida normal y corriente, pues es poco.

Un paciente joven con uno de estos marcapasos, no tendría que ser intervenido por este tema para el resto de su vida.

A mediados de los 80 empezaron a retirarlos pese a los magníficos resultados, y no por motivos de salud, al menos física. Por lo visto era mejor para la mentalidad del paciente que le abrieran en pecho cada 10 años para meterle lo último en tecnología, a tener que llevar una maquina infalible durante mas de 50 años.

Otro ejemplo de seguridad lo tenemos en el malogrado Apollo XIII. En realidad, estaba compuesto por tres naves: el módulo de servicio (motores y suministros para el viaje de ida y vuelta), el módulo de mando (donde se controlaba la nave y se hacia la reentrada en la Tierra) y el módulo lunar, para bajar y subir de la Luna. El módulo de servicio explotó y se fue a hacer gárgaras. Como se quedaron sin propulsión, emplearon los motores del módulo lunar para volver a casa. Pues bien, cuando llegaron a la órbita terrestre, dicho modulo fue desechado, y acabó estrellándose contra el océano. ¿Que fue del generador a radioisótopos que llevaba consigo (los únicos empleados en misiones tripuladas)?

Un GTR típico de las misiones Apollo

Atravesó la atmósfera a tal velocidad que el aire circundante se convirtió en plasma, y chocó contra el agua a cientos de kilómetros por hora (a esa velocidad da igual que choques contra una piscina o un bloque de cemento). El generador se hundió para siempre en la fosa de Toga, en unos 8000 Km de corrosiva agua salada.

Pues bien, se han hecho varias mediciones radiológicas y no se ha detectado ninguna radiación anómala en la zona. Por lo tanto ahí debe estar, aguantando 40 años después con toneladas y toneladas de agua encima. El diseño GTR de los Apollo demostró ser el adecuado, pues otros tres anteriores no soportaron la reentrada.

Mini RTG Ángel de la Mars 96. Dos de estos se estrellaron en la selva sudamericana, pero como no expulsan radiación, no hay manera de encontrarlos...

Y no, no existe riesgo de explosión nuclear. Las bombas atómicas son máquinas que requieren de una complejidad apabullante. Lo difícil es hacer que explote. Si ni siquiera el reactor de una central nuclear puede generar una explosión atómica, mucho menos un GTR.

Por mucho que les guste a los medios de comunicación meter el miedo en el cuerpo, lo único que puede generar una explosión nuclear es una bomba atómica

GRAN POTENCIAL

Si se equiparan tabletas y portátiles con GTR, nos veríamos en la circunstancia de tener una batería que su carga duraría más que la vida útil del aparato en sí (o la de alguno de sus usuarios). En un mundo ideal uno se compraría su batería, y sería el titular de su GTR para toda la vida. Por ley todos los aparatos del mismo tipo podrían tener el mismo conector. Así se podrían ir cambiando los dispositivos a lo largo de los años.

Problema de las baterías resuelto para siempre.

Y AHORA A DESPERTAR

El que tengamos cada uno nuestro propio GTR va a ser algo imposible, por diversas razones, algunas muy buenas:

Precio: En 1974, un GTR para marcapasos costaba 3200$ con su inflación correspondiente. Hoy costaría mucho más. El Plutonio no se puede comprar en la farmacia de la esquina, es caro manipularlo, y si su uso fuese masivo estaría cargado de impuestos. Pero estamos hablando de no comprar otra batería ni conectarla a la red eléctrica… jamás.

Percepción negativa: Ni aunque lo regalasen con el periódico, nadie lo querría. No importan las medidas de seguridad. ¿Quién iría tranquilo con un poco de Plutonio en el bolsillo? La energía nuclear, sea del tipo que sea, goza de muy mala prensa. Los ecologistas (esos mismos que recomiendan bombillas llenas de vapor de mercurio ultra toxico porque en teoría son de bajo costo energético) podrían el grito en el cielo.

La mala gente: el llevar dispositivos tan sumamente caros, sería una tentación demasiado poderosa para los cacos, rateros, y tabletistas. Eso sin contar con que los terroristas, haciéndose con unas cuantas tabletas, podrían construir una bomba sucia o algo peor.

Riesgo inherente: ya sea en la fabricación, o en su uso, si se generalizase tarde o temprano habrían accidentes. Serian pocos, pero de carácter muy feo. Aunque por otra parte, para que podamos disfrutar de las comodidades del día a día han muerto seres humanos.

Contaminación: Tras décadas de disfrute ilimitado, a la hora de retirar los GTR habría que almacenar el Plutonio. Aunque su radiación ya no sería suficiente para ser útil, seguiría siendo mega venenoso. ¿Te apuntas a tener una planta de tratamiento de residuos nucleares en el barrio?

Concluyendo, aunque hoy por hoy podríamos tener baterías de duración casi ilimitada, la sociedad no está preparada para ellas. Técnicamente no hay ningún impedimento, el problema está en nosotros mismos. Lo siento por los defensores de la energía libre. Hacer girar imanes es algo muy chulo, pero si quieres cantidad y calidad de manera indefinida, esto es lo que hay.

Piensa en ello la próxima vez que pongas a cargar tu batería.

Por Exteban | 6 Comentarios | Etiquetas: , , , , , | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)