Acerca de...
El equipo
Encuestas
WinTablets

Encuesta

Si las WINTABLETs no pudiesen ejecutar aplicaciones de escritorio, ¿las seguirías usando?

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

04
Nov 2016
Opiniones

¿Por qué mi cargador no me carga?

A veces cogemos un cargador y un cable perfectamente válidos y resulta que se niega a cargar nuestro aparato.

¿Por qué? La respuesta, después del corte… de mangas.

cargadores

Antes de comentar el motivo por el cual ocurre eso, he de comenzar con unas explicaciones previas para que podáis entenderlo, vosotros pobres lusercitos…

Hace aproximadamente catorce mil millones de años, de la nada se produjo una explosión primordial que generó algo que, en la actualidad, es nuestro universo. La explosión no se produjo dentro de nada, sino que antes de aquel momento no había nada. Por no haber no había ni siquiera la nada. Es decir, era la no existencia ni siquiera del conjunto vacío.

Eso, claro si tomamos nuestro universo como uno grande y libre, porque si adoptamos las teorías del multiverso la cosa varía un poco…

¿Qué? Ah, si, yo sigo con mi NaNoWriMo y tengo que hacer algo menos de dos mil palabras al día, así que…

Vale, vale, deja esa barra de metal y centrémonos en lo que nos interesa.

(Pero de momento llevo ya ciento ochenta y tres palabras).

Seguro que os ha pasado más de una vez. Miráis las características de carga de vuestro móvil. Cinco voltios no sé cuántos amperios o miliamperios.

Cogéis un cargador compatible y… el aparato no se carga. Supongamos 5V y250 mA, y vosotros cogéis un cargador de 5V y 500 mA, que por cierto es el estándar de carga del USB.

Esto mismo ocurre con un PC o un portátil. Enchufáis vuestra cosa supuestamente compatible pero no se carga.

¿Por qué?

Los motivos pueden ser varios. Os lo cuento todos.

Debéis saber que los cargadores modernos hablan con el aparato que se va a cargar, en una especie de “hola, soy un cargador y te puedo dar 5V y hasta 500 mA”, con la respuesta de “tu no eres mi tipo”, o “no entiendo qué me dices”, o “vaya, pues yo necesito 250 mA”, o “750 pero puedo cargar a 500 mA”.

Después de la negociación, si esta has ido satisfactoria, este empieza a suministrar la energía necesaria.

Evidentemente, cuanto más chino y más barato, más tonto es el cargador, de modo que simplemente suelte 5V y hasta su corriente tope, o si se le pide más, intente soltar más corriente y reviente.

No sería el primero.

Pero entremos en detalles. La tensión, o los voltios, se puede metaforar como un tubo redondo dejando salir el agua a cierta altura a partir del suelo. Cuantos más voltios, de más alto cae el agua. Si tu intentas enchufar un tubo (tu aparato) para que reciba el agua, sólo conectarán si ambos están a la misma altura.

Intentar enchufar dos tubos de diferentes alturas (voltios) suele terminar con el agua al cuello fuera de los mismos. Básicamente destruirás tu aparato con mayores o menores efectos especiales, en ambos lados.

La corriente máxima (los amperios) se puede comparar al grueso del tubo. Tu solo podrás enchufar un tubo igual o menor de grueso. Luego está la corriente real. El tubo de origen (el cargador) sólo podrá dejar pasar el tubo completamente lleno de agua, o menos, pero nunca más.

Por lo tanto, si tu enchufas a ese tubo otro que sea más gordo, del cargador no va a salir más agua que el máximo. Si tu enchufas un tubo de menor tamaño, cuando el agua llegue a tu tubo, solo dejará pasar la cantidad de tu tubo.

Debemos hacer aquí una pequeña trampa: en general los cargadores son “pasivos”. Es decir, cuando conectas tu tubo ellos empiezan a soltar agua hasta que el tubo destino (tu aparato) se llena en relación al flujo de agua.

Podemos visualizarlo como un depósito lleno de agua con una salida debajo. Dependiendo del ancho de la manguera que conectes, saldrá más o menos agua, pero nunca podrá salir más que el tamaño del agujero en el empalme del depósito.

Hay que tener un poco de cuidado con esto, porque hay depósitos (cargadores) que incluyen una bomba en sus salida y entonces sacan el agua a X metros de altura (voltios) a Y litros por segundo (los amperios), ni uno más ni uno menos, de forma independiente a qué hayas enchufado.

Ya debes imaginarte el resultado si ambas partes no son idénticas: tubo reventado. O más bien tu aparato a cargar va a sufrir una descompresión explosiva: sobrecalentamiento, rotura de batería o simplemente combustión espontánea, estilo Galaxy Note 7 (luego hablaré sobre cargas rápidas).

En resumen:

  • Mismo Voltaje que el cargador.
  • Igual o menor Amperaje que el cargador.

Vale. Ya lo has hecho pero tu aparato no se carga. Veamos los posibles motivos.

¿Lo has enchufado a la corriente?

Coñas aparte, pueden ocurrir varias cosas:

  1. Que tu cargador sea de los inteligentes y tu móvil de los tontos, o simplemente que ambos hablen lenguajes diferentes y el cargador se niegue a suministrar nada. (Suele ser el caso de los cargadores de Apple con dispositivos que no son de Apple).
  2. Que tu cargador sea de los tontos de verdad y tu móvil sea de los exquisiten y se nieguen a ser cargados por un cargador al que no entiendan.
  3. Que ambos sean inteligentes y decidan que es mejor no ser cargado o cargar el dispositivo conectado, que alguno de ellos sea lo suficientemente inteligente como para negarse a cargar o ser cargado.
  4. El cable no es el adecuado.

Sí, un motivo muy común es el cable. ¿Sabéis por qué los cables USB-C suelen ser bastante más gordos que los normales?

Por desgracia, la corriente circula por el exterior de los cables. Es decir, los electrones (que al final es lo que genera la corriente) solo es capaz de circular por el canto del cable. Por eso la mayoría cables suelen llevar dentro muchos cablecitos más finos.

No es por pijería, o por poner más cobre y cobrar más caro. Si tomamos como 2*pi*r la superficie de un cable, tenemos que uno de 1 mm de radio tendrá 2pi mm de circunferencia y otro de 1000 mm (1 metro) tendrá 2000pi. Por lo tanto un cable de 1 metro de radio conduce dos mil veces más corriente que uno de un milímetro.

Pero ahora es cuando viene el tío de la rebaja. La superficie de sección del primero es pi por r al cuadrado, o pi mm2. El de metro tendrá una superficie de 10 000 * pi. Por lo tanto, ¿cuántos cables de pi mm2 caben dentro de uno de un diez mil veces pi? Efectivamente, diez mil. Evidentemente no caben tantos, porque quedan huecos entre el círculo al no ser cuadrados. Pero suponiendo que quepan la mitad, cinco mil, todavía es mucho más que dos mil veces.

Por lo tanto, es es el motivo por el cual muchos cables prefieren llevar mayor cantidad de hilos pero de menor diámetro. Otro tema es la flexibilidad. Quien sea electricista lo sabrá: no es lo mismo un cable de 2.5 mm monofilar que uno con más hilos. Además, la cantidad de cobre es inferior.

De todos modos, como el cobre es caro, y cada vez lo es más, los fabricantes suelen optimizar el número de hilos y su superficie, por lo que a veces los cables no son capaces de dejar pasar la suficiente corriente, y ese es otro motivo por el cual a veces nuestro cargador no es capaz de cargar nuestro dispositivo.

Digamos que existe un límite al número de electrones que pueden circular por la superficie de un cable, y no hay forma de hacer que pasen más, y si se fuerza el cable se calentará y terminará cortándose.

Por lo tanto debemos huir como de la peste de esos cablecillos mierdosos y finos que a veces nos encontramos en los cargadores, y ese es el motivo por el cual los nuevos cables USB-C son tan gordos: porque deben permitir el paso de una buena cantidad de corriente, y eso no se puede conseguir con cables mierdosos.

Otro tema bastante delicado son las soldaduras de los cables en los conectores. Son cosas que muchas veces no se tienen en cuenta, pero en esos puntos es donde los cables sufren más torsiones, y se producen cambios de material, con lo que los electrones se mueven a diferente velocidad. Digamos que una soldadura pasa de cobre a estaño, y luego de estaño a cobre o al material del que esté hecho el conector, y muchas veces se produce lo que se llama soldadura fría, con lo que el cable queda mal unido al estaño y se genera un cuello de botella, que calentará la unión y terminará por soltar el cable del conector.

Así que si tu cargador cumple todos los requisitos de tu dispositivo, pero aun así no se carga, prueba con otro cable. Y si entonces carga, yo ya sé dónde pondría el primer cable: un lugar llamado basura.

Ya para terminar (y para conseguir mi objetivo de palabras para el NaNoWriMo), os comento alguna cosa sobre la carga rápida.

¿Cómo funciona?

Si os fijáis, históricamente, la mayoría de los teléfonos se cargaban con el estándar de USB, que son cinco voltios y 500 mA (medio Amperio). Cuando la batería necesita más corriente, suelen sacar un cargador especial que es capaz de suministrar más corriente, como hizo Apple en su momento con el iPad.

Posteriormente los fabricantes de portátiles y PC comenzaron a implementar equipos con al menos algún puerto USB con la capacidad de suministrar más corriente de la estándar, incluso estando apagados.

Pero llegó un momento en que incluso eso era insuficiente. Estamos hablando de cargar a 5V con tres o cuatro amperios, lo que supondría unos cables más gruesos que el propio conector, así que se optó por subir la tensión (el voltaje) para mantener una cantidad de corriente razonable.

Pero entonces esos cargadores ya no son estándar y no se pueden usar de forma indistintamente. Y es aquí donde entran los “inteligentes”.

Son cargadores que antes de suministrar todo su potencial, negocian con el dispositivo las características necesarias y si se llega a un acuerdo, suministran más voltaje y más amperaje.

Y entonces el equipo a cargar, que tiene un chip con firmware especial, se encarga de procesar esa ingente cantidad de corriente y tensión, repartiéndola entre las celdas de forma adecuada y suficiente para que estas no sufran ni se excedan sus parámetros operativos.

¿Y qué pasa si pones entre el cargador y el dispositivo un cable que no es adecuado? ¿Por ejemplo que no sea lo suficientemente grueso para dejar pasar toda esa corriente?

Efectivamente, que no se carga.

Por lo tanto, como recomendación de este luser, usad siempre el cable y el cargador con el que vino el equipo. Si tenéis muchos cargadores y cables, existen unas cosas que se llaman etiquetas adhesivas y que podéis pegar a vuestro cargador y cable para identificarlo.

Y ya para terminar, si el equipo conectado es listo, y le ponemos un cargador que no acepte carga rápida, nos dirá que se está cargando más lentamente, pero se cargará.

Y eso es todo.


Edito para añadir que el amigo Abulafia clava el resumen en uno de los comentarios de la entrada. Tanto, que lo añadimos a modo de sumario:

Hasta donde llegan mis conocimientos en electrónica mi resumen sobre el tema seria el siguiente:

* Lo importante es el voltaje: si usas un cargador que “entregue más voltios” que los requeridos por el dispositivo te lo vas a cargar.

* El amperaje impreso en un cargador es el valor máximo que éste puede suministrar. La mayoría de dispositivos modernos “reclaman” el amperaje que necesitan al cargador, y el cargador les entrega el solicitado. Es decir, se pueden utilizar cargadores que tengan impresa una cantidad de amperios mayor porque sólo entregarán la cantidad que el aparato solicite.

* Si empleas cargadores que lleven impreso un amperaje menor que el que va a reclamar tu dispositivo tardará mucho mas tiempo en cargarse, y si el dispositivo se calienta excesivamente durante la carga por usar un cargador de mayor amperaje, ni se va estropear, ni se va incendiar, pero el calor hará que la vida de la batería se resienta más.

* Una forma de saber si un cargador es malo o bueno (después de haber tenido en cuente que el voltaje y el amperaje sean los correctos) es que esté frío cuando el dispositivo haya sido cargado completamente, es decir, que deje de cargarlo cuando ya no se necesite.

A lo que yo añado:

* Si un cargador que supuestamente debe cargar tu cacharro no lo hace o lo hace mal, prueba un cable de cargar más grueso.

Por RFOG | 9 Comentarios | Enlaza esta entrada

9 Comentarios

abulafia
Enviado el 05/11/2016 a las 00:32 | Permalink

Muy interesante toda la exposición y, especialmente, el tema de la carga rápida sobre la que no me había informado. Aunque alguna de las frases que has puesto me generan dudas (seguramente porque no lo habré interpretado bien).

Hasta donde llegan mis conocimientos en electrónica mi resumen sobre el tema seria el siguiente:

* Lo importante es el voltaje: si usas un cargador que “entregue más voltios” que los requeridos por el dispositivo te lo vas a cargar.

* El amperaje impreso en un cargador es el valor máximo que éste puede suministrar. La mayoría de dispositivos modernos “reclaman” el amperaje que necesitan al cargador, y el cargador les entrega el solicitado. Es decir, se pueden utilizar cargadores que tengan impresa una cantidad de amperios mayor porque sólo entregarán la cantidad que el aparato solicite.

* Si empleas cargadores que lleven impreso un amperaje menor que el que va a reclamar tu dispositivo tardará mucho mas tiempo en cargarse, y si el dispositivo se calienta excesivamente durante la carga por usar un cargador de mayor amperaje, ni se va estropear, ni se va incendiar, pero el calor hará que la vida de la batería se resienta más.

* Una forma de saber si un cargador es malo o bueno (después de haber tenido en cuente que el voltaje y el amperaje sean los correctos) es que esté frío cuando el dispositivo haya sido cargado completamente, es decir, que deje de cargarlo cuando ya no se necesite.

    RFOG
    Enviado el 05/11/2016 a las 10:06 | Permalink

    Lo clavas, tío. Tanto que te subo al cuerpo del post. Te ha faltado lo del cable, que lo añado yo como un punto más.

Enviado el 05/11/2016 a las 10:49 | Permalink

Estupenda entrada. No conocía lo de las negociaciones.

Duda: estaba sopesando un cargador múltiple, por razones de pura comodidad. Pero leído esto, me da yuyito que si es de marca nisu sea un poco tonto y meta calentones

Otrosí: no hablaré de la carga rápida y es un tema cada vez más importante y chungo

    RFOG
    Enviado el 05/11/2016 a las 12:28 | Permalink

    Cada oveja con su pareja. Es mi consejo. A no ser que no tengas más cojones como que estés de viaje y tengas que cargar con una batería de esas externas.

abulafia
Enviado el 05/11/2016 a las 10:57 | Permalink

Me alegro de que te haya gustado el resumen, pero creo que no es más que lo tú habías contado pero con menos explicaciones. Lo he escrito sólo por aclararme y por ver si alguien me corregía alguna barbaridad que hubiese podido escribir (mis conocimientos de electrónica son “antediluvianos”).

Sobre el tema del cable reconozco mi total ignorancia actual. Lo único que creo recordar es, simplemente, que para evitar pérdidas de tensión había que usar cable más gordo, pues si se hacía circular una tensión muy alta por cableado fino se provocaban pérdidas (que imagino que tiene ver con lo de que un dispositivo no cargue tal como explicas tú).

Tampoco tenía ni idea de cómo funcionaba el tema de la carga rápida que has contado.

Me ha parecido un asunto muy interesante, pues todos acabamos teniendo un mogollón de cargadores y, a veces, no sabemos si pueden usarse los de unos dispositivos con otros.

Por poner un ejemplo que me ha ocurrido: en el trabajo usamos unos adaptadores EZCast para proyectar de forma inalámbrica desde ordenadores y tablets a televisores y proyectores. Los adaptadores se conectan mediante HDMI a las tv y a los proyectores y tienen otro cable USB para la alimentación eléctrica. En los casos en los que los proyectores y las tv tienen puertos USB, la alimentación se puede conectar allí, mientras que si no disponen de puerto USB usamos un cargador externo y los conectamos a la corriente. Pues bien, en algunos casos las proyecciones se cortaban o se ralentizaban y se perdía la señal de forma aleatoria. La solución fue tan simple como alimentar con cargadores de 2 amperios a aquellos dispositivos que se “colgaban”.

    RFOG
    Enviado el 05/11/2016 a las 12:18 | Permalink

    En ese caso lo más probable no fuera el cable, sino que los trastos esos consumieran justo en el límite de los 0.5A que tiene el estándard USB, o que las teles/PC no fueran capaces de suministrar la corriente necesaria aunque fuera inferior. A veces he visto puertos USB dejar de funcionar al suministrar más de 100 mA, que es cinco veces menos del estándar.

    (La corriente en los puertos USB pasa a través de un tipo de transistor llamado MOSFET, y como todo, a mejor características más caro. Aunque sean unos céntimos de diferencia, si los sumas a todos los equipos fabricados, la diferencia se nota).

Quique
Enviado el 05/11/2016 a las 14:34 | Permalink

Muy interesante. Me encanto la analogía con el agua. Por fin entendía algo de electricidad.

Enviado el 07/11/2016 a las 10:57 | Permalink

Efectivamente los cables son importantes y lo de los dispositivos “listos” también, y también los “listillos que hacen que sea complicado cargarlos con nada que ellos no quieran… eso les pasa a algunos BlackBerry por ejemplo (¿pensabáis que hablaría de otra marca?… :P)

Lo de la metáfora hidráulica, siempre está bien porque ayuda a entender… lo curioso es que en hidráulica muchas veces se utiliza metáfora eléctrica :D

Como te has metido en mi terreno con lo del agua y sé que no te quedarás a gusto si no te doy cera, la única metáfora que no me cuadra es esto que dices aquí:

“Pero entremos en detalles. La tensión, o los voltios, se puede metaforar como un tubo redondo dejando salir el agua a cierta altura a partir del suelo. Cuantos más voltios, de más alto cae el agua. Si tu intentas enchufar un tubo (tu aparato) para que reciba el agua, sólo conectarán si ambos están a la misma altura.

Intentar enchufar dos tubos de diferentes alturas (voltios) suele terminar con el agua al cuello fuera de los mismos. Básicamente destruirás tu aparato con mayores o menores efectos especiales, en ambos lados.

Justo en el punto de los voltajes, es donde no funciona el simil hidráulico. Si conectas dos tubos a la misma altura (presión)… ¡no circulará ni gota de agua!

Lo que debe pasar es que la diferencia de altura entre equipos, sea la misma (no la altura), es decir que para que circule el caudal de agua necesario entre dos puntos con un tamaño de tubo determinado, éstos tendran que tener una cierta diferencia de altura.

Por eso es lo más complicado de metaforar. Al final, el resumen es que deben tener ambos el mismo voltaje para garantizar que no se va a trabajar a más caudal del necesario. Y eso del mismo voltaje es complicado de asimilar hidráulicamente. Lo único que se me ocurre, y sólo encaja en parte, es el concepto de PN (presión nominal), dos elementos hidráulicos (válvulas, tubos,…) suelen deber de tener el mismo PN porque así aguantan en principio la misma presión y porque además es habitual que los conectores entre ellos (las brida por ejemplo) tengan el mismo número de agujeros para los tornillos y el mismo número de tornillos y en cambio no sean compatibles si el PN es diferente. Así que eso también vale no sólo para el tema de la “resistencia a la presión” sino a la interconectividad.

Los PN, tienen también diferentes normas (UNE, ISO, ANSI, ASME,…) que es como los conectores por ejemplo micro-USB, USB, USB-C, lighting,… cada uno de una manera y no conectable con los otros sin adaptador. Ya tenemos otro símil.

Con el agua si la diferencia de altura es mayor o menor lo que sucederá es que tendrás más o menos caudal del que querías (a mismo tubo) lo cual puede ser un problema, o no serlo.

Ala, ya tienes para poder escribir un poco más :P

    RFOG
    Enviado el 07/11/2016 a las 11:14 | Permalink

    Nada, nada. La metáfora sigue siendo válida. Tu empalmas a la misma altura, es dentro del aparato donde “cae” el agua y sale por el tubo de vuelta, que está a nivel del suelo y es el “otro” cable. Lo que pasa es que tendría que completarla en el texto. 8)

Deja un comentario  

Tu email nunca se publica o se comparte. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
:wink: :-| :-x :twisted: :) 8-O :( :roll: :-P :oops: :-o :mrgreen: :lol: :idea: :-D :evil: :cry: 8) :arrow: :-? :?: :!:
Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)