Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Entradas recientes

Archivos

01
Mar 2015
AnálisisBYODDesarrollodispositivos de convergenciaeducaciónMultiplataformaNoticiasteclado

Historia de una ida y una vuelta

“En un agujero del suelo, vivía un Hobbit.” No, esperad, no es esa la historia que os quiero contar. Vaya cabeza la mía. Lo que os quiero contar es mi viaje a un evento de Microsoft llamad dotNet Spain Conference 2015 en relación a mi Surface PRO 3, que me llevé como equipo principal.

En sí el evento no estuvo mal. Hubo una gran afluencia de gente, sobre todo el viernes, más que nada porque había una buena espuerta de estudiantes a los que les daban puntos por asistir. Mi mayor problema es que el 99% de las tecnologías descritas no me interesan y no creo que lleguen a interesarme en un futuro más o menos cercano.

Desde luego todos los ponentes sabían de qué hablaban (cosa que no se puede afirmar siempre), al menos a las charlas/laboratorios a los que yo asistí, y como conozco personalmente a otros que dieron otras, por ellos también puedo mojarme y afirmar lo mismo.

Otras veces la organización ha tenido algún que otro altibajo, pero en este caso no ha sido así. Salvo algún pequeño error con la organización de las salas, que fue solucionado de forma casi instantánea, no hubo ninguna cosa a destacar. Incluso el reparto de la comida y desayuno estuvo perfectamente organizado. No siempre ocurre así, ya que en otros eventos de este tipo lo que suelen hacer es poner unas mesas con picoteo de calidad pero sin control de consumo por parte de la gente, por lo que cuando se acaba, se acaba, y si has salido tarde de alguna charla o simplemente te has despistado, te toca salir a comer a algún sitio o simplemente quedarte sin comer o lo que es peor, tener que tragarte doce empanadas de esas que nadie ha cogido porque saben a rayos fritos.

Al entrar y registrarnos nos dieron una especie de mochila con cosas dentro (ved la foto), entre las que se encontraba una cartulina con pestañitas recordables en los lados. A poco espabilado que fueras, pestaña = papeo con el nombre adecuado.

IMG_0763

Los desayunos consistían en una pasta tamaño estudiante (es decir, grande grande, no el típico micro-cruasan) y una bebida cafético-lechera, ambas cosas a elegir sobre una gran variedad, sobre todo el tema sólido. Yo el viernes me comí una especie de ensaimada con pedacitos de fruta por dentro, y el sábado una palmera XXL envuelta en miel.

La comida consistió indefectiblemente en dos bocadillos con chorizo, salchicón, salami o jamón serrano junto a una pieza de fruta (manzana o plátano) y un botellín de agua. Sin ser para tirar cohetes te podía dar incluso para cenar, aunque lo habitual era juntar el condumio de los dos bocatas en uno solo.

Bueno, vamos al tajo que nos interesa.

Surfaces, lo que se dice Surfaces, solo vi cuatro. La de un ponente, la de un estudiante, una que llevaba Toni Recio y la mía. De hecho vi más MacBook Pro y Air que Surfaces. Con eso ya os lo he dicho todo.

(Sí, había bastante gente con MAC, más de la que me pensaba. Y sí, el 80% de las cosas vistas se podían hacer con ellos. Más sobre esto a lo largo de la entrada).

Antes de comentar los casos específicos de uso de la Surface PRO 3 en cada evento al que asistí, os cuento más o menos el rendimiento de la misma.

Lo único destacable, la duración de la batería. Aguantó como una jabata los dos HoL (Hands On Labs, vaya manera más pija de llamar a un taller) del viernes y el intenso del sábado.

Problemas con el teclado físico. Muchos. A veces no detectaba que estaba puesto y me saltaba el de pantalla, teniendo que soltarlo y volverlo a colocar. Al desplegarlo la tableta no se enciende. Una vez dejaron de funcionar las teclas especiales de arriba. En fin.

Al instalar Visual Studio perdí la suspensión híbrida o como se llame eso. Eso significa que cuando se suspende se hiberna y luego me tarda más de medio minuto a estar activa. Por cierto, de un tiempo a esta parte el encendido de la tableta ya no es el prometido de 5 segundos o así. Es bastante más.

El rendimiento de Visual Studio es penoso no, lo siguente, aunque lo más seguro se deba a ReSharper y a las extensiones que tanto Xamarin como Unity3D introducen. La carga desde luego es desesperante en un SSD de alto rendimiento como es el de la SP3. No quiero saber lo que tarda en uno mecánico de toda la vida.

En una de las sesiones, no sé cómo, se me activó la aplicación de cámara y no veas qué odisea hasta que me di cuenta de que se había activado con la tableta bloqueada, porque no había manera de cerrar eso.

Yo asistí a tres laboratorios. El primero fue el de programación funcional en C# y F#. Para los no entendidos, y hasta donde yo alcanzo (que no es mucho), la programación funcional es un paradigma para desarrollar, no mediante el modo imperativo de los lenguajes actuales, sino mediante el uso de una especie de árboles de decisión encadenados, algo así como LINQ pero a lo grande.

Cuando uno desarrolla con C#, por poner un ejemplo, el código queda de la siguiente forma:

HazUnaCosa();

HazOtraCosa();

If(tengoHambre)

Come();

Else

NoComas();

SigueHaciendoCosas();

En un lenguaje funcional, eso mismo se hace más o menos así (la sintaxis es inventada):

HazUnaCosa.HazOtraCosa.Option(tengoHambre):Come|NoComas.SigueHaciendoCosas…

(El ejemplo no cualifica el desarrollo funcional, pero os he puesto un ejemplo que se acerca, y pasa, el límite de mis conocimientos sobre el tema. Evidentemente no es poner en horizontal lo mismo que en otros lugares se pone en vertical).

Pues bien, el ponente nos estuvo contando más o menos cómo funciona todo esto mientras nosotros íbamos tecleando ejemplos de código en nuestros equipos en base a unos ficheros que él mismo nos pasó.

He de comentar que no me enteré de la misa la mitad. El código equivalente en C#, o más bien todo lo equivalente que podía ser al funcional pero en C# sí que lo entendí (faltaría más), pero la parte de F# se me escapó por completo.

Hasta el punto de que en algunos momento me vi pensando que ese mismo código funcional escrito en F# podía estar escrito mucho más claro en… ejem… C++. Hasta el nivel que entendí F#, no es más que C++ con predicados o functors.

Quiero creer que se debe a mi incomprensión de F#. A todas luces es evidente que debe ser así. O no. Porque el código equivalente de C# no era más que el equivalente a la sobrecarga de un predicado genérico (o un functor templatizado) en C++. En fin, dejémoslo aquí.

¿La Surface PRO 3 utilizando Visual Studio 2013 Community? Aparte de lo comentado en la sección de en general más arriba, cumplió. Aparte de eso, quizás fuera esta la única sesión obligada a usar Windows dado que F# sólo está presente en Visual Studio.

Lo que no cumplió, ni de lejos, fue el Nokia 1520. Dada la posición en la que yo estaba, el ponente me pidió que le sacara fotos mientras daba la charla, cosa que hice con pulcritud y elegancia. A foto por slide del PPT y por ejemplo de código.

Lo que hacía, más o menos, era echar una foto, activarlo (si se había apagado), echar foto, etc. Dos reinicios del terminal y un bloqueo del que no salió hasta que me cansé de apretar el botón de encendido. Y en dos ocasiones la aplicación de fotos dejó de funcionar. En una de ellas con la pantalla en negro, como si no hubiera podido conectar la cámara, y en la otra mostrando la cámara en la pantalla pero sin mostrar los botones. De hecho esta última situación la puedo reproducir a voluntad.

En fin, más de lo mismo. Por cierto, el iPhone 6 Plus se comportó como un jabato. Aparte de que hace las fotos como cinco veces más rápido con la misma calidad que el 1520 (y sin encender el flash), la duración de la batería fue exquisita no, lo siguiente. El 1520 solo lo utilicé para las fotos de esa sesión y poco más. Por la noche estaba, con el GPS apagado, estaba al 20% mientras que el iPhone tenía un 55% de carga después de haberse pasado el viaje de ida a Madrid reproduciendo audio y yo leyendo en la pantalla, trasteando el correo y Mensajes con mi novia durante todo el día, mirando Twitter y mis RSS con Inoreader, etc..

El sábado apenas saqué el 1520 del bolsillo y a la hora de escribir esto está al 64% de carga. El iPhone está al 61% pero tras hacer las mismas cosas que el viernes.

Ni punto de comparación, vamos.

Luego asistí a otra de Marc Rubiño sobre Xamarin y Xamarin Forms. Todo comenzó haciendo una aplicación para Android con Xamarin (sin Forms) y luego se amplió a iOS… y ya no sé más porque me salí del laboratorio dado el grado de cabreo que cogí con la SP3 y el propio Xamarin.

No voy a negar que Marc sabe de lo que habla, ni mucho menos. Sí que voy a negar la viabilidad de Xamarin.

Básicamente, como la conexión de internet que teníamos fallaba bastante, Xamarin se negaba a compilar el código de los ejemplos con la versión demo.

Blanco y en botella.

Blanco y en botella 2.0.

Incluso ahora me pongo de una mala leche que no os podéis ni imaginar. La SP3 no estuvo a la altura, con Visual Studio de enganchones y el IDE de Xamarin petando.

Otras limitaciones es que al parecer no hay diseñador visual para las Forms y hay que picar el código a mano (personalmente para mi no es mucho problema, pero entiendo que para otra gente puede llegar a serlo).

Pero hubo otra cosa que me llamó la atención más allá de todo, algo que confirma mi actual escenario de desarrollo, pero en QT en lugar de Xamarin: Windows no es la mejor plataforma para desarrollar en multiplataforma. La mejor es, tachan, OS X.

¡¡Penitenciágite!!, como diría Chulilla.

El escenario es: Instala en OS X y podrás desarrollar para el propio OS X, iOS y Android. Luego instala una máquina virtual y compila para Windows/Windows RT desde Visual Studio.

Marc, dado el lugar en donde estaba y dado que era una conferencia de Microsoft, tenía cierto handicap. Él tenía un MAC y dentro una VM con Windows. Desarrollaba desde Visual Studio pero todo lo demás lo tenía en el MAC, desde los emuladores de Android (por cierto, no comentó nada de los x86 que funcionan cojonudos en un MAC pero no pueden hacerlo en Windows dada su incompatibilidad con Hyper-V). Tampoco es mal escenario, sobre todo dado lo mierdoso que es el IDE de Xamarin, corra donde corra.

En fin, entre unas cosas y otras me quedé sin ver a Marc trastear con las Forms de Xamarin.

Ya el sábado, asistí a la que tenía más interés para mi, la de Desarrollo de un videojuego con Unity3D. Aquí fue más de lo mismo, la SP3 no es adecuada para este tipo de desarrollo. El IDE de Unity3D funciona mucho peor en Windows que en MAC (dicho por el conferenciante, no por mi), y sin un ratón real con tres botones, hay cosas que en Windows no se pueden hacer, y menos en la SP3, que apretar con dos dedos a la vez NO es simular un tercer botón.

Daba gusto ver a la gente hacer las cosas mucho mejor y más rápido desde sus MAC que los pobres windowseros.

El laboratorio fue increíblemente bueno, mejor de lo que me esperaba, pero también llegué a la conclusión de que el desarrollo de videojuegos no está nada centrado en la tecnología de Microsoft aunque en el caso que nos ocupa parte del código se haga en C#.

En fin, finalmente debía haberme llevado el MacBook PRO, que fue mi primera intención. Básicamente habría tenido menos problemas y lo que más temía, que no me hubiera servido para seguir el evento, no hubiera sido cierto. De hecho ya lo he comentado, me sorprendió ver tantos MAC en un evento de este tipo.

La verdad es que después de asistir al evento, estoy más convencido de que Windows está muerto y enterrado. No deja de ser una opinión muy personal, pero nada de lo visto me ha convencido de lo contrario, sino más bien a favor de ello.

¿Lo mejor de todo el evento? Encontrarme con algún belmnt que hacía mucho tiempo que no veía, hablar con colegas, y el segundo evento con la gente de WinTablet y algún que otro impresentable, junto a las birras y posterior cena con ellos.

Por RFOG | 22 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)