Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

16
Mar 2014
AnálisisDesarrollofuturoImportantemarketMetroModern UIOpiniones

Quo vadis, Microsoft

Hoy me han enviado una foto por correo electrónico a mi Windows Phone y no he podido dejarla en el Hub de fotos del teléfono. He intentando subirla a SkyDriveOneDrive y no he podido, el navegador me ha devuelto un error genérico que no me dice absolutamente nada. Me la he puesto en Dropbox pero resulta que no hay ningún cliente oficial para el servicio, y el navegador web sólo me deja borrarla o copiar el enlace.

En mi MAC no me sale el sistema de archivos del teléfono. En mi Windows 8 se ha cortado a medio copiar y he tenido que reiniciar el terminal… ¿A dónde cojones se supone que vas, Microsoft?

Sigo con mi odisea 2.0. Después de ver el sistema de ficheros del teléfono, descubro que me equivoqué y metí la música en la carpeta de fotos. Supuestamente un corta/pega sería suficiente (y rápido) para llevar las cosas a su sitio.

¿Seguro? Pues no, el corta/pega es un copia/borra más lento que el caballo del malo. Cuando uno mueve archivos entre un mismo disco, de toda la vida lo que se cambia es la entrada en la tabla de índices y no se copia el archivo y luego se borra en anterior.

¿Resultado? Pues que no sé si tengo toda la música o he perdido algo en la operación, porque durante el proceso ha habido tres pérdidas o desconexiones o como quiera que se llame. Y menos mal que la SD insertada es de clase 10, que si no todavía estaría moviendo… digo copiando.

Una solución rápida habría sido apagar el teléfono, sacarlo de su funda, sacar la tarjeta, meterla en el PC, hacer el proceso desde ahí y volver a meterla en el teléfono… para que luego te diga que tiene algún tipo de problema y la tengas que formatear.

***

INCISO: A ti no te pasa o no te ha pasado. Perfecto. Eso que te llevas. Un diez para ti, y unas palmaditas en la espalda.

La parábola del programador.

Los programadores somos gente muy rara. Cuando terminamos de hacer algo lo probamos en nuestros terminales y ordenadores para que todo vaya bien. A nosotros, cuando lo enviamos a QA para que lo verifiquen, no nos pasa. Todo va bien. Sería muy imbécil decir que va bien sabiendo que te lo van a echar para atrás a la primera de cambio.

O peor de todo, que sepas que va mal y sepas de que va a terminar fallando. Si haces eso, me vas a perdonar la expresión pero no eres programador (o desarrollador o como quieras llamarte), eres más tonto del culo de lo que los demás piensan que eres.

Bueno, supones que va todo bien. Pero lo de QA te dicen que algo falla. En tu máquina no lo hace, pero en la de ellos sí. Aquí de nuevo el programador tonto del culo dice que es algo que ellos hacen mal. Aun siendo así, el programa falla.

Punto. Falla. Hay un bug. Si a ti no te pasa, eso que te ganas. Si a otro le pasa, aunque sea haciendo un uso incorrecto de lo que esté probando, es que hay un error, ya sea por permitir ese uso ya sea porque hay un error en algún lado que sólo se produce bajo ciertas circunstancias.

¿Oído cocina? Pues aplícate el cuento.

***

Seguimos con el rollo. ¿Pude poner dicha foto en el teléfono? Sí, pero tras encender un MAC y un PC, y tras bastantes quebraderos de cabeza.

Esto antes no pasaba. Windows tenía problemas, pero estas cosas no solían pasar. Entiendo que es un tema de complejidad, pero OS X, iOS y Android son tanto o más complejos que Windows y no hacen este tipo de tonterías ni tienen esas limitaciones.

Se habla de que iOS tiene una serie de trabas que afectan enormemente a la usabilidad. Mentira. Os lo dice alguien que quiere quitarse de eso de las iCosas y no puede.

En este momento tengo dos tabletas Windows, un Samsung Note 10.1 2014, un teléfono Windows Phone de gama alta, un Note 3 con Android que también es de gama alta, un iPad Air y un iPhone 5.

Los fines de semana, que es cuando más tiempo libre tengo para entretenerme con mis juguetes, básicamente leyendo (noticias y libros) y echando unos ratos a juegos casuales.

Fijaos que todos los aparatos que os he descrito son equipos de gama alta, los más punteros en su sector, con más o menos la misma calidad de pantalla y de rendimiento. Quitando el iPhone, todos los demás lo son.

Siempre comienzo con las tabletas Windows. Bueno, ya no. Últimamente las vigilo para que si si bajan de batería las pongo a cargar, les doy una vuelta a Windows Update y las vuelvo a dejar en su lugar de la estantería.

Como he estado toda la semana desarrollando para Windows Phone y usando terminales de ese tipo, el Nokia 1520 también se queda un poco a un lado. Ya los sufro bastante entre semana para hacerme mala sangre los sábados y domingos.

Luego volveremos sobre por qué he dejado de usar Windows, pero tiene mucho que ver con la falta de aplicaciones de valor añadido y el hecho de que la interfaz es de todo menos bonita, aunque lo primero predomina sobre lo segundo.

Me quedan el teléfono y la tableta Android, ambos la creme de la creme en su género.

¿Sabéis? Son lentos. Muy lentos comparados con las iCosas. Aparte de eso, la calidad de las aplicaciones que uso no es muy allá, aunque sí que las hay con un enorme valor añadido.

¿Cuáles? Zite (que por cierto tiene los días contados), Flipboard, Mantano Reader, Moon+Reader, Magzter, Gmail (dado que uso gmail como mi correo principal), Feedly, ChatOn, WhatsApp, Pocket, Instapaper, News 360, Pocket Casts, Música…

Chulilla es un fan de Mantano, a mi me parece bastante pobre (y a él se lo parecerá cuando pruebe Marvin en iOS), con el problema de que de cada cinco actualizaciones que hacen, en cuatro siempre estropean algo.

Con Moon+Reader pasa lo mismo, muchas veces la aplicación no termina de ir todo lo bien que debiera, saltándose trozos de texto o simplemente poniéndose a hacer cosas raras como quedarse a media pantalla o cortando líneas, o comiéndose los finales de las palabras.

Pocket Casts a veces le da un yuyu y se vuelve a bajar todo aunque ya lo hayas escuchado o marcado como oído, Música guarda la canción por la que vas pero no el punto dentro de la misma. Si bien esto es normal con música, con un audiolibro es una castaña.

Todas esas aplicaciones también funcionan bien en la tableta… con el inconveniente de que todas ellas presentan o bien problemas de diseño, o bien bugs todavía peores que sus versiones de teléfono.

¿Al final?

Pues al final termino leyendo en mi iPhone, mirando las noticias y el correo en mi iPad, con el que leo PDFs, el Analog SFF en Magzter (con una sensible mejor calidad y nitidez en el texto pese a que la resolución de la Note 10 es mayor que la del iPad), y la supuesta limitación no es tal.

En Android tienes acceso al sistema de ficheros, por lo que puedes navegar por él y abrir cualquier archivo con cualquier programa compatible que tengas instalado. En iOS no.

Ja.

Yo uso File Explorer, pero hay más. Digamos que este programa tiene su propio sistema de ficheros local, con acceso a un montón de nubes como OneDrive, GDrive, Dropbox, Box… y cuando quieres abrir algo te vas a la aplicación, navegas hasta donde quieres, y eliges “abrir con”.

En Android haces lo mismo pero sobre el sistema de ficheros local, por el que tienes que navegar a mano y acordarte de dónde está lo que buscas. Con iOS y una aplicación de este tipo ocurre lo mismo, y en el caso de que abras un documento con otra aplicación desde ambos sistemas, lo normal es que la aplicación se cree una copia local del mismo, dejando el original sin tocar.

Yo personalmente no veo diferencia alguna, de hecho usar iOS me resulta más cómodo porque cuando termino de modificar el documento, o bien la aplicación se encarga de subirlo ella sola a la nube o bien la devuelvo yo manualmente a File Explorer, cosa que también hay que hacer en el caso de Android ya mayoría de veces.

¿Y sabéis una cosa?, iOS es mucho más bonito y agradable a la vista. Y rápido pese a tener un hardware inferior.

***

Respecto a las aplicaciones, existe un problema que está presente en mayor medida en Windows y en mucha menor en Android, y es casi inexistente en iOS: la carencia de valor añadido.

Todas las tiendas se llenan la boca con que tienen tantos miles de aplicaciones, cuando la realidad es que útiles de verdad apenas hay mil. Obviemos los juegos por un momento.

Una aplicación debe tener un valor añadido sobre la versión Web. Recordemos que estamos ante teléfonos y tabletas, no ordenadores de escritorio y/o portátiles.

De Windows se dice que no le hacen falta aplicaciones porque ya tienes el navegador completo. Vale, no necesito las típicas, las que en todas las plataformas encapsulan una funcionalidad web, pero sólo si abstraemos el hecho de la velocidad. Una tableta con Windows RT es lenta abriendo aplicaciones Web 2.0 del estilo de Gmail o similares, cosa que con la variante app no suele ocurrir.

Pero yo no quiero ese tipo de aplicaciones. Como se ha dicho en otro lado, eso no es más que pan para hoy y hambre para mañana, aprovechar el momento y luego ya veremos.

Un teléfono (o una tableta) es algo que utilizamos para enriquecernos y enriquecer nuestro entorno, para no tener que estar sentados delante de una pantalla de escritorio, para poder responder a un correo en el autobús o para aprovechar esos diez minutos de parada para hacer algo útil, aunque sea jugar al Angry Birds. (Quien diga que eso no es útil se equivoca de medio a medio, ya que rebajamos nuestro nivel de estrés, cambiamos un poco el chip, o simplemente tenemos un momento de gozo dentro del devenir diario, cosa que quizás evite que mandemos al jefe a la mierda dentro de dos horas).

Todos los teléfonos tienen un sistema de alarma, para avisarnos a una hora en concreto. Pero existen aplicaciones que integran esa alarma dentro del calendario de la empresa, por poner un ejemplo. Imagina que llegas tarde porque hay un atasco. Coges tu teléfono, abre la aplicación de la agenda, cambias la fecha y envías la actualización a los demás asistentes de una reunión a la que llegarás tarde.

Si tu teléfono solo tuviera la alarma básica, nadie sabría por qué no has llegado. Sin embargo, una aplicación con valor añadido ha mejorado la comunicación entre las personas.

En mi caso concreto, una aplicación de valor añadido es un lector de PDF que me permita anotar y luego o bien mezclar esas anotaciones en el mismo fichero o bien exportarlas y/o enviarlas de forma colaborativa. Y que pueda enviar un trozo de lo que estoy mirando por correo electrónico, o ponerlo en Twitter o en Facebook.

Otro ejemplo es un lector de RSS, estilo Feedly. En este caso la WEB es casi tan potente como cualquier aplicación existente, excepto en el hecho de que con una aplicación puedes leerlas en modo desconectado, y en Android incluso enviar una a Pocket sin tener conexión ya que luego cada programa se encargará de subir sus cosas pendientes.

Eso es valor añadido. Ese es el futuro de las aplicaciones, como lo ha sido el de los ordenadores. Un sobremesa no lo es porque sí, lo es porque contiene una serie de programas de valor añadido que se superponen al devenir diario.

Si analizamos las plataformas respecto a esta medida, está más que claro que Windows sigue en caída libre. No hablamos ya de aplicaciones que no terminen de funcionar bien, hablamos de valor añadido.

En general, cero o ninguno. Sí es cierto que por ejemplo Mahjong ha conseguido grabar y subir sus audios con una Surface RT, pero son puntas de iceberg en un mar más que plano.

La usabilida de los interfaces Metro, la real, la que la gente quiere y utiliza es prácticamente inexistente. Lo mismo que el valor añadido de las aplicaciones que existen a fecha de hoy.

Y llevamos dos años con ello y todavía no arranca. Yo recuerdo con cariño que cada nueva versión de Windows venía acompañada de un ohhhhhhhhhhh de gozo por los cambios gráficos, las mejoras en usabilidad y las novedades en cuanto a aplicaciones nuevas.

Desde Windows 7 Microsoft no hace más que cambiar cosas sin mucho fuste, cada nueva versión y actualización de Windows es más fea y tiene un desempeño más desigual que la anterior, con más problemas y cambios a peor para los desarrolladores, y lo que está por venir.

La historia se repite otra vez más. Parece ser que a C# le quedan dos versiones de Visual Studio. Para los profanos, C# es el lenguaje y la herramienta con la que se construyen las aplicaciones Windows sean del tipo que sean. Existen otros lenguajes como C++ y VB.NET, pero el principal es C#.

Yo asistí a su nacimiento y a su desarrollo. Las primeras versiones apestaban. ¿Alguien recuerda Visual Studio 2002? Mejor que no, os lo aseguro. Ahora C# es un lenguaje más que maduro, y su compilador y entorno de ejecución básico, el CRL, Jitter y la máquina virtual funcionan realmente bien.

Lo único que deja bastante que desear es XAML, que es la parte de creación visual de las ventanas. XAML para escritorio funciona más o menos bien. La de Windows Phone tiene bugs épicos, y la de Metro… mejor no os cuento.

Pues bien, Microsoft está empezando a pensar en cambiar los compiladores y el lenguaje por algo más moderno y que según ellos funciona mucho mejor. Están desarrollando un nuevo lenguaje de programación que estará más cerca de C++ y más lejos de C#…

Aprendí a programar con Windows 3.1, luego pasé a Windows 9x, ambos sistemas en C, en Windows 2000 me pasé a C++ y ahora estoy con C#, siguiendo la estela de Microsoft. He sufrido en mis carnes los bugs de Win16, los de Win32 y los de .NET, junto a sus respectivos entornos de desarrollo.

Visual C++ 6.0, con sus seis Services Pack era el no va más de la época. Igual que Visual Basic 6.0, primos hermanos. La documentación funcionaba.

Después cambiaron la arquitectura de la herramienta de desarrollo, pasando a llamarse Visual Studio seguida de un año. Eso fue en 2002. Han tardado casi doce años a tener una versión de la herramienta con un funcionamiento más o menos equivalente a las 6.0.

Y digo más o menos porque Visual Studio 2013 todavía hace sus cosas raras, tiene sus autismos y en cierta medida no ha llegado a la altura de perfección que tuvieron las 6.0. Ojo, con la salvedad del tiempo, claro está. A fecha de hoy Visual C++ 6.0 es una mierda, pero si nos ponemos en 2002, Visual C++ 6.0 era la repera comparado con lo que ahora es Visual Studio 2013.

Y eso sin hablar de la documentación. Después de 12 años de desarrollo, la documentación para los programadores ha bajado a niveles insospechados de incompetencia y de imperfección.

Como ejemplo, el otro día un compañero que desarrolla para Android se puso a mirar la documentación porque no se creía que lo que estaba enseñando en el debugger de Visual Studio funcionara así (de mal). Pues bien, al rato su veredicto fue “menuda mierda de documentación, esto no vale ni para limpiarse el culo”.

En el ínterin, el problema está en que la documentación se saca del código fuente con un sistema automático que añade cosas según otro sistema experto automático, y son muy pocas las páginas escritas por gente real.

Pues bien, no me esperes, Microsoft, si vuelves a cambiar las cosas de nuevo. Con tres ya son suficientes. Creo que veinticinco años haciendo el tonto dan para mucho.

***

Volviendo al tema que nos ocupa, si os fijáis en el blog hay cada vez menos entradas. ¿Por qué será? Quizás los editores estén un poco desencantados.

Desencantados de presentar la enésima revisión de la enésima tableta exactamente igual que las enésimas anteriores…

Va ya para dos años que Metro está con nosotros y no termina de arrancar. Empresas importantes se ven forzadas a retirarse (léase Mozilla y la retirada de la beta Metro de su navegador), o simplemente ignoran la plataforma RT (léase VideoLan y su reproductor, sólo disponible para x86).

Parafraseando a Pablete, a fecha de hoy Windows Phone tiene menos cuota de mercado real que en su momento tuvo Windows Mobile, pese a todas las maquinaciones de números que quieran hacer.

No soy el único que piensa así, ni mucho menos. Y no me refiero a otros editores de WinTablet, que sé que piensan igual, sino a gente que ha estado trabajando muchos años en Microsof y que en un mismo libro primero alaban y luego denostan a la compañía.

Personalmente creo que a Microsoft le queda un solo intento antes de morir y ser la nueva IBM. Esperemos que Nadella y Gates sean capaces de volver al dinosaurio a sus orígenes…

Por RFOG | 36 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)