Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Archivos

26
Jul 2015
AnálisisBateríaHardwareLenovoOpinionesPrimeras ImpresionesthinkpadWindows 8.1

Una semana con el Lenovo Thinkpad W550s

Por fin llegó la cosecha, o más bien el fin de semana y os puedo contar con la tranquilidad sufiente el resultado de mi primera semana usando mi recién adquirido Lenovo Thinkpad W550s del que os comenté en otras entradas.

Se trata de un uso profesional como desarrollador de sistemas (nada de mariconadas de esas de págnas web, acceso a bases de datos y otras zarandajas pijas :-) ). Y os lo puedo resumir en una palabra: acojonantemente satisfactoria.

Sí, ya sé, son dos palabras, pero si Jesulín puede, yo también, hala. Lo primero de todo es comentar sus características:

  • Intel Core i7-5600U vPro (4 MB de caché de primer nivel, 3.2GHz en modo Boost). 2 Cores (4 considerando HT). El término vPro quiere decir que trae TMP y otras lindezas de seguridad, cosa que los micros móviles no suelen traer.
  • Windows 8.1 Profesional, con el número de serie integrado en el EFI, por lo que el arranque es completamente seguro y está libre de rootkits. Yo me lo pedí en inglés, que es una forma fácil de que al abrir el portátil por primera vez solo tengas que cambiar el país y la zona horaria para seguir en España y tenerlo todo en el idioma de Shakespeare.
  • Pantalla táctil (ala iPad, es decir, táctil de dedos, no de palito. Quizá la única contrapartida del equipo).
  • 15,5 pulgadas, resolución 3K (2880×1620), IPS y mate. Al menos más mate que lo habitual. No suele reflejar casi nada.
  • Tarjeta integrada Intel 5000, la que traen los i7.
  • Tarjeta de vídeo independiente NVIDA K620M con 2GB de RAM dedicada.
  • 4GB de RAM en origen, cambiada a 16GB como ya os conté.
  • Teclado español sin retroiluminar. Es un error que cometí pero ya lo tenía pedido. Yo lo quería iluminado. Algún día Chulilla y yo lo cambiaremos por uno con luces.
  • El típico trackpad de los Thinkpad, con sus botones arriba de la superficie táctil, aparte del clítoris rojo en medio del teclado. Esto tiene anécdota, porque el primer día, en un descuido por mi parte, mi gato lo arrancó de cuajo y se puso a jugar con él. Ahora parece que ya se ha acostumbrado a él y suele pasar del mismo. (Para los que no lo sepáis, se trata de un simple taponcito de goma del que se puede comprar repuesto hasta en otros colores diferentes del rojo original).
  • Cámara frontal HD (720p), que funciona muy bien. Me veréis a través de ella el próximo hangout ya que de momento, mis MAC están durmiendo el sueño de los justos.
  • Batería interna de 44W/h, igual a la de la Surface 3.
  • Batería externa intercambiable en caliente de 72W/h.
  • Wifi de doble banda AC/B/G/N (como la del iPad y últimos modelos de MAC) + Bluetooth 4.0.
  • 4G
  • 512GB de disco duro mecánico de 7200 RPM, sustituido por uno igual pero SSD (el Samsung EVO de 500GB).
  • 256GB SSD tipo M.2 (mATA), añadido con posterioridad y que me sirve de copia de seguridad.
  • 3 puertos USB 3.0, uno de ellos con carga.
  • 1 RJ45 para red (no sé la velocidad, supongo que hasta 1Gbs)
  • 1 puerto mini DisplayPort par aun monitor externo.
  • 1 puerto VGA de los de toda la vida.
  • Lector de tarjetas SD
  • Puerto para poner una tarjeta PCMCIA (de las finas, no recuerdo versión).

Si no queréis leeros la lista anterior, el resumen es: portátil con pantalla táctil 3K de 15 pulgadas y tarjeta de vídeo NVIDIA K620M de 2GB de RAM, procesador i7 móvil de tercera generación con 16GB de RAM, dos discos duros SSD de 512 y 256GB, WiFi, Bluetooth, 3G/4G, combinado de baterías de 116W/h, 3 USB 3.0, lector SD, entrada de RED, salida VGA y mini DisplayPort, y teclado completo en español.

Personalmente creo que es uno de los portátiles más completos de la actualidad, y con ampliación de futuro, ya que la mayoría de las cosas vienen insertadas como placas y son accesibles por el usuario.

Es decir, supongamos que en un futuro saliera un WiFi Ñ de tropecientos terabits de velocidad, o un 7G con ziritione. Pues con cambiar la placa pertinente, listo. Además, que se trata de un puerto estándar, el famoso y conocido por nadie P.2, del que me enteré de su existencia al mirar las especificaciones de este y otros portátiles.

Básicamente se trata de un acceso poco menos que directo al southbirdge del chipset, y se encuentra estandarizado, por lo que hay bastantes fabricantes que tienen elementos para él. En concreto, mi disco duro P.2 es Transcend, el WiFi es de Intel y el 4G de Sierra.

Este portátil trae 3 puertos de ese tipo, internos, y que al menos yo tengo ocupados con lo que os he comentado.

Aparte de eso, la RAM y el disco duro normal son completamente estándar en su categoría, por lo que la ampliación está asegurada con su SATA3.

He de decir que la RAM es un poco especialita, con sus 1.35V de alimentación en lugar de los típicos 1.5V, pero cada vez hay más portátiles que la usan y fabricantes que implementan sus módulos de memoria con esta tensión.

Y señores, como diría Chulilla, es un Thinkpad. Eso quiere decir que su construcción es tanto o más cuidadosa que la de los MAC, de hecho me juego un gallifante a que lo es más. Y más robusta, aunque la carcasa sea de plástico.

Pero las tripas no lo son, y la accesibilidad al interior tampoco. No es metrosesuá, no es fachion, no es aluminio del que cagó el moro ni pesa medio quilo, pero joder, le puedo meter mano y cambiarle lo que me dé la gana.

Tampoco es anoréxico, por lo que cuenta con una batería combinada de más de 100W/h, lo que me da una autonomía de… bueno, eso lo cuento luego. ;-)

Y tampoco pesa tanto, 2.23Kg con la potencia equivalente al de MacBook Pro más caro de todos, que por cierto pesa algo más de 2Kg y vale justo la mitad más. Es decir, el mío me costó algo más de 2000 euros, que si le quitamos el disco SSD M.2 se queda en los 2000, y el MBP vale 3000 justos.

Aproximadamente tienen la misma batería, casi el mismo procesador (el de Apple es más potente, pero si quieres potencia en bruto tienes la serie W450 de Lenovo, que encima es más barata que la W550), la misma RAM, el mismo disco duro, la misma resolución de pantalla aunque la del Lenovo es táctil…

¡¡¡Pero señores!!! (Que diría Chulilla)

Al MBP no le puedes meter mano. Al Lenovo toda la que quieras.

Ya sé que todos me consideráis un punto fanboy de Apple, pero nunca he negado los valores no de Windows, que a veces no los tiene, pero sí del hardware de terceros. Valoro las ventajas de los MAC y también la de los Windows, aunque suelo ser bastante más ruidoso en el primer caso.

Pero como estáis comprobando por esta entrada (y por otras recientes), no es así. Al César lo que es del César, y Panete en su casa.

Nunca he negado el valor de Windows para el trabajo profesional. Ni creo que lo negaré. Sí que he dicho que las Surface, con todo lo fashion que parecen, son mierda. No per sé, sino por el poco cuidado que Microsoft pone en ellas, aunque digan lo contrario.

Y para muestra un botón. Más de un año para solucionar un problema de WiFi. Todavía siguen descargándose solas si le dejas el teclado conectado. Windows 10 no termina de funcionar bien en ellas, con problemas de audio y en el driver de vídeo. Tras tres años en la calle, la interfaz Modern UI (Metro para los amigos) sigue siendo una mierda, plagada de bugs. Tres años en los que no han solucionado ni siquiera los problemas con la tienda (es cierto que parece que con W10 la cosa mejora, pero repito que han tenido que pasar tres años, lo que me retrotrae al .NET Framework que no llegó a funcionar bien hasta la versión 3.5, tras más de cinco años. ¡¡Cinco putos años!!).

Yo a eso lo llamo incompetencia, o dejadez, que no son palabras bonitas. Por lo menos Apple, cuando la caga (que lo hace, y cada vez más a menudo), no suele tardar más de tres meses en arreglarlo, y en general menos.

¿Y para este Lenovo? Pues todo son plácemes. Lo siento pero es así. ¡Qué hostia! No lo siento. Me place, como se decía antes. También es cierto que no uso la interfaz Modern UI, no me acerco a ella ni con palo no sea que se me pegue algo.

Ya lo dije en su momento: Windows 8.1, en el escritorio, no tiene rival. Quizás la única pega sea la carencia de algo similar a Vista Previa, aunque creo que Windows 10 mejora bastante ese aspecto. Lo sabremos en unos días.

Respecto al Lenovo, en primer lugar lo utilicé en modo portátil, es decir, solo la pantalla del mismo, que se ve acojonante aunque un poco, pero solo un poco, turbia a causa de la capa táctil. Supongo que la versión sin, se verá acojonantemente igual de bien que la de los MBP Retina porque tiene la misma resolución, y Windows presenta mucho mejor el texto que los MAC siempre que hablemos del escritorio clásico.

Luego le añadí uno de mis montiores de 24 pulgadas, y la cosa no mejoró por el tema de las diferentes DPI, cosa que terminé de arreglar cuando recibí el Dock del que hablaré pronto. Pero ahora sí, ahora no tiene nada que mejorar a mi anterior escritorio. Bueno sí, ahora tengo tres pantallas.

Mi equipo anterior era (es, aunque esté en un rincón), un i7 de primera generación de 4 núcleos (8 con HT) y 16GB de RAM en una placa base Gigabyte (misma familia que la de los iMAC de la época), con varios discos duros SSD (bastante antiguos e ineficientes, de la asombrosa capacidad de 64 GB -era lo que había) y mecánicos. Que por cierto me costó, hace cuatro o cinco años casi lo mismo que el Lenovo.

Desde ese punto puedo compara el rendimiento con el Lenovo, así como desde mi MBP del 2012 (el mismo que tenía Mahjong) y el de mi actual iMAC de 27” del 2011.

Aquí la mayor diferencia entre los equipos antiguos y el nuevo es el procesador, que en el nuevo es una versión móvil pero más moderna, y se nota, pero no mucho.

Es decir, que pese a que la supuesta potencia bruta de los antiguos es sensiblemente mayor, en el uso normal apenas hay diferencia. Sí que es cierto que si tengo ya varios programas cargados y lanzo otro nuevo, se nota.

Pero a nivel profesional, en el que uno carga Visual Studio, que como siempre tarda mucho a arrancar sea donde sea, el sistema de ayuda, y alguna ventana del navegador y lo deja ahí hasta que o bien revienta algo (no tan inhabitual) o apagas porque has terminado, no hay diferencia alguna.

De hecho, compilando C++, el Lenovo es sensiblemente más rápido que el anterior. En este momento hablamos de unas 5000 líneas de código de C++ y unas 1000 de C#, y se las come en apenas medio minuto con un “build all”, y eso que unos proyectos dependen de otros y tiene que encolarlos.

En mi anterior i7, eso era al menos minuto o minuto y medio.

Por lo tanto no puedo estar más contento. Además, la diferencia de temperatura es asombrosa. Con estas calores que nos están cayendo, mi cuarto se calienta bastante menos con el Lenovo que con el anterior, que con su fuente de 850W echaba un buen chorro de aire caliente.

El Lenovo se mantiene bastante frío hablando relativamente, ya que entre unas cosas y otras, la CPU no baja del 10% de uso y en general suele estar más alta que eso.

Eso me lleva a la duración de la batería.

¡¡Ja!!

La batería.

¿Os he dicho que el mínimo de uso de CPU es del 10%? ¿Y que compilar C++ lleva los cuatro cores al 100% de uso? ¿Y que, por lo menos yo, compilo una vez cada dos o tres minutos?

¿Cuánto le dura la batería?

Mi jornada actual es de unas 10 horas entre que me levanto, enciendo el ordenador y me voy calentando yo para empezar, y luego sigo sin parara con pausas de minutos para comer, hacer pis y cuando me lo manda el Apple Watch, que para eso sí que sirve.

(Sí, yo como en minutos, quince a lo sumo).

Pues señores, ¡¡me dura toda la jornada!! Las 10 horas y algo más, porque a veces hay algo más. Me refiero a que no son 10 horas continuas, sino que a veces son 11 o 12 por cuestiones de rendimiento y de terminar lo que está a medias.

¡¡Y aguanta como un jabato!!

No estoy contento, estoy estupefacto con la duración.

Es lo que más me gusta.

La semana que viene lo voy a cambiar, pero en esta mi ritmo ha sido dejarlo cargándose al terminar de trabajar y empezar al día siguiente con el 100% de carga. A partir del lunes voy a seguir otra dinámica, que es la de no ajustar ningún ciclo.

Me refiero a ponerlo a cargar, esté usándolo o no, y cuando esté cargado soltarlo y dejarlo que descargue, usándolo o no, para repetir ciclo ad infinitum. De este modo creo que la batería durará más ciclos que andar dejándolo cargándose toda la noche, porque eso sí, tarda dos eternidades a cargarse, tres si lo estás usando.

Además, lo hace de una forma muy extraña. Primero agota la batería externa, aunque a veces lo he pillado usando la interna sin que la externa llegara a su religioso 5% de carga,luego la interna, luego carga la interna hasta un nivel, para pasar a la externa, terminando de cargar la interna cuando la externa está al 85%… No sé, ellos sabrán qué se traen entre manos.

Ah, no os lo he dicho, pero este equipo no utiliza el método de cargar la batería interna desde la externa, sino que usa ambas, a ratos, a su bola, supongo que con algún algoritmo de probada eficacia para maximizar el rendimiento y la duración de ambas.

Es algo que no me preocupa en nada. Como siempre, cuando noto el cargador frío (con estos calores estivales es más o menos frío, joder, hasta apagados están calientes los equipos), lo suelto, como ya conté en su momento.

Y ya para terminar esta corta entrada, no os cambio el Lenovo por ningún MAC del mundo, lo que no quiere decir que haya hecho un back-switching, que no lo he hecho porque yo siempre he sido onvre de dos mujeres, y menos aún por la Surface Pro 3, que es muy metrosexual ella pero que no termina de valer ni como portátil ni como tableta.

Me gusta tanto el Lenovo, que estoy por volver a pillarme el Yoga 8 Tablet con Windows, aunque esperaré a finales del verano a ver qué sacan nuevo.

Por RFOG | 12 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)