Acerca de...
El equipo
Encuestas
Política de privacidad
WinTablets

Encuesta

¿Cual crees que triunfará?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

últimas entradas importantes

Categorías

Entradas recientes

Archivos

30
Abr 2014
Análisisdispositivos de convergenciafuturo

Un bug destapa que no habrá Ubuntu for Android

Pues si, vecina. Un bug ha destapado la liebre: no va a continuar el desarrollo de Ubuntu for Android. Lo que yo le diga. Parece ser que la promesa rompedora se queda en nada.

No, no me he confundido. Esto es wintablet.info, y yo soy jlchulilla. Por si a alguien le interesa, mi raro apellido viene de aquí. Pero vaya, lo cierto es que estoy hablando de Ubuntu en Wintablet; dejando aparte de que los autores de wintablet pueden hablar de lo que les venga en gana, encima tiene sentido. Lo encontrarás (el sentido) tras la pausa

noname-11

Yo fui uno de los que lo flipó cuando Canonical adelantó esta propuesta en 2012: un teléfono con Android que, al conectarse a un dock con teclado, ratón y monitor, te lanzaba un ubuntu completo y no la tonterida sin futuro que va a ser durante un tiempo ubuntu mobile. En un comentario reciente, Mahjong se hace cruces con la posibilidad de tener un móvil que se pudiera conectar a un dock y actuar como PC completo. Y no es el único.

A mí mismo me encantaría esa posibilidad. Llevar un dock encima y poder transformar a mi note 3 en un PC, con software de PC. Mi note 3 tiene más de todo (CPU, RAM, almacenamiento… pantallaca) que el PC con el que hice casi toda mi tesis, que incluía no sólo el nefasto word de la época – y digo nefasto por su maldito formato binario y la corrupción de la hoja de estilos, que duró hasta Word 2003 y que se fumigó sin remedio mi documento a poco más de una semana de depositar. Eso ahora no pasa con docx. Fin del excursus – sino software de análisis cualitativo, SPSS, trabajo con miles de imágenes, referencias bibliográficas, etc. Cuando al K7 le pedía algunas cosas, se quedaba pensando o se flipaba para no volver. Mi note 3 tiene más de todo que mi vieja máquina con la que hice tanto.

De hecho, estoy escribiendo esta entrada con el Note 3, en un dock de Note 2, con teclado BT y ratón. Se puede hacer, pero es un coñazo. Es Android. Hace lo que le da la gana en ocasiones. La fuente es tamaño 78 en un monitor externo, lo que es un alivio para mi decreciente vista pero no es lo que uno espera de un teléfono conectado a un monitor externo. El software no está adaptado ni remotamente a sacar partido al monitor, y tengo que decir que sólo uso esta configuración para sacar videos en grande, o como máquina de presentaciones de emergencia si tengo que improvisar o si, raramente, todo lo demás falla. Paranoia power.

Es un retroceso evidente respecto a mi entorno de trabajo habitual. No me aporta nada. De hecho, me he hartado y he sacado el teléfono del dock para seguir escribiendo en la pequeña pero fabulosa pantalla del N3, con el teclado externo y prou. Con la app de WordPress se trabaja muy bien en Android o iOS y es una solución válida para bloguear en movilidad.

Pero se me quedan los dientes largos. Me parece evidente que un smartphone actual podría ofrecer un entorno de PC cuando se conectara a monitor externo, teclado y ratón. Si ubuntu es pesado para un ARM, hay otras opciones. Por ejemplo, la muy humilde Raspberry Pi funciona muy suelta con LXDE e incluso con XFCE, y estamos hablando de 512Mb, un ARM11 a 700 Mhz y una GPU LOL. Pero no hay que olvidar que, con todo, sigue siendo más potente que el PC con el que hice mi tesis.

¿Cuál ha sido el problema de Ubuntu for Android? En mi opinión, y puedo estar equivocado, la dirección errática de Canonical. Un día deciden una cosa, y seis meses después la contraria, siempre a su bola y aislados de la comunidad Linux. Está el caso de Wailand y Mir, dos posibilidades planteadas una detrás de otra para servidor gráfico que sustituya al dinosaurio y que han quedado en nada de momento. O su propio Unity, el quiero y no puedo definitivo de los entornos de ventanas en Linux que ha sido el responsable principal del éxito de Linux Mint. O su kickstarter para lanzar el teléfono ubuntu, que quedó en kickass épico.

Y conste que les tengo simpatía. Han hecho mucho por popularizar linux para usuarios finales. Algunas distros de éxito se basan en ubuntu. Tomaron decisiones iniciales erróneas (como emplear gnome en vez de KDE, lo que se ha acabado demostrando con el abandono generalizado de Gnome 3). Vaya, que no me caen mal. Pero eso no significa que me fíe de sus promesas, menos cuanto más grandilocuentes sean.

Canonical tiene problemas muy serios. No ha logrado asentar un modelo de negocio rentable, y no es una charity. Le quedan unos años de probar propuestas, pero cuantos más bandazos da, más difícil le resulta encontrar socios empresariales que se fíen y apuesten. Ojalá me equivoque, pero me temo que no les queda mucho.

Esto es wintablet, y he soltado una parrafada considerable sobre Ubuntu. Pero precisamente creo que era necesario asentar el contexto para entender por qué Ubuntu for Android ha sido una de tantas exhalaciones de vapor que no han llegado a fructificar.

No conozco nada parecido a Ubuntu for Android en el mundo linux. Es un proyecto muy complejo, que requiere colaboración de fabricantes y un desarrollo de dimensiones elevadas.

Descartaría sin más a Apple para un dispositivo de convergencia. Si un iPhone pudiera ofrecer conectado a un monitor externo lo que ofrece un iPad o, no digamos ya, un PC con OSX, amenazaría la venta de otros productos. Y Apple vive de vender dispositivos.

Queda windows. Obviamente.

Quedan los teléfonos con windows y su convergencia en Windows 9. Desgraciadamente, creo que se puede descartar una emulación de Win32, pero al menos se podría contar con las aplicaciones metro. Si un teléfono Microsoft (antes nokia) se pudiera conectar a monitor, teclado y ratón y la experiencia fuera la de PC con metro, ofrecerían algo que nadie más tiene. Ofrecerían un dispositivo apto para múltiples funciones (entre otras cosas, debería poder ejecutar IE completo, como las tabletas RT), así como la totalidad de las apps que se desarrollen o porten a Metro.

En la calle, sería un smartphone con windows phone. En el despacho, o en un hotel, sería un PC con windows. El viajero podría olvidarse de llevar hasta tablet, porque sólo con el teléfono bastaría.

Yo podría perdonar la ausencia de lápiz (aunque seguiría sin comprenderla) si me ofrecen algo así. He terminado de redactar esta entrada en mi note 3, y lo he hecho sin problemas… con la pantalla física del móvil, grande hasta que la comparas con el monitor que tengo al lado. Se puede, pero no es óptimo ni de lejos para una mesa de despacho.

De hecho, la promesa cumple 10 años. El primer UMPC antes que los UMPC fue el fabuloso OQO, con su pantalla de 5 pulgadas y windows XP. A mí me tentó muchas veces comprarlo, era una maravilla de la ingeniería pero el precio era una burrada injustificable. Pero la idea de dispositivo único ya estaba ahí

OQO Desktop

Yo creo que el problema son las modas. Las malditas modas. O los lúsers que no disfrutan de las tecnologías, pero que por su masa mueven el mercado. O los directivos encorbatados, que toman decisiones cobardes e impiden que se saque partido a la burrada de capacidad que ofrecen hoy nuestras máquinas.

El teclado, el ratón y el monitor externo ya no están de moda. No es cool ni fashionable vender un teléfono que se transforma en una máquina de escritorio. Vende mucho más una moza de buen ver, tumbada lánguidamente en un sofá con su tableta. Pero ahorrar peso a los currantes sería un salto muy destacable para el que ya disponemos de todos los ingredientes.

¿Lo veremos? Ojalá. Pero no soy demasiado optimista al respecto…

Por jlchulilla | 9 Comentarios | Enlaza esta entrada
contacto@wintablet.info tema WinTablet.info por Ángel García (Hal9000)